11 cosas que los humanos hacen y que a los gatos no les gusta.

Nuestros gatos enriquecen tanto nuestras vidas, que nos duele tan sólo pensar en hacer algo que pudiera molestarlos. Sin embargo, existe una pequeña barrera de lenguaje entre nuestra especie y la suya, por lo que hay cosas que podemos hacer de forma inconsciente y que a ellos les desagrada.

- Anuncio Publicitario -

Si alguna vez has hecho cualquiera de las cosas que aparecen en la lista de abajo, no te preocupes; nadie es perfecto (¡excepto nuestros gatos, por supuesto!). Y por suerte, nuestros felinos siempre encuentran perdón para nosotros en su corazón. Sin embargo, al ser conscientes de las cosas que les molestan, podemos ayudar a nuestros familiares felinos a vivir la mejor vida posible.

1. No ofrecerles un lugar cómodo para hacer sus necesidades.

Todos sabemos que los gatos son criaturas exigentes, y esto también aplica con sus preferencias respecto a la caja de arena. Como regla general, debe haber una caja de arena para cada gato en casa, además de una extra. Deben ser aseadas diariamente, pero puede que a tu gatito le guste que la limpies incluso más seguido.

Si su gato está evitando usar la caja de arena y no entiendes por qué, trata de hacer varios cambios simples.

2. Hacer ruidos fuertes

Debido a sus sentidos tan desarrollados, los gatos pueden ser muy sensibles y asustadizos, especialmente cuando se trata de ruidos fuertes. Gritar, lanzar o golpear algo con fuerza – incluso si la acción no va dirigida a ellos – seguramente le hará sentir un frío en la espalda a tu gato.

3. Rechazarlos

Si bien es posible que quieras entrenar a tu gato para que haga o deje de hacer algo, gritarle, señalar o forzarlo a hacer algo simplemente no va a funcionar. Forzar a los gatos sólo les hace sentirse confundidos y asustados. En su lugar, intenta guiarlo con sutileza y recompensarlo por su buen comportamiento.

4. Ignorar algún comportamiento extraño

Por naturaleza, los gatos suelen disfrazar su dolor, así que depende de nosotros detectar a tiempo que algo no anda bien. Tú conoces a tu gato mejor que nadie, por lo que si notas cualquier comportamiento extraño, como un rascado persistente, visitas excesivas o muy esporádicas a su caja de arena, o una inusual falta de aseo, asegúrate de llevarlo al veterinario para una revisión.

- Anuncio Publicitario -

 

5. Darles de agua en un recipiente que no les gusta usar

Es importante que todas las criaturas se mantengan bien hidratadas, pero tu gato podría estar evitando tomar agua simplemente porque no le gusta su tazón. Aunque está bien ofrecerle a tu gatito algunos sorbos directamente del grifo, este siempre debe tener acceso a una fuente de agua con la cual se sienta cómodo.

6. Acosarlo demasiado

Esto es bien sabido, pero los propietarios deben asegurarse bien de que el espacio personal del gato sea respetado cuando hay visita. Empujarlo, tirar de él, perseguirlo o hacer movimientos repentinos hará que cualquier gato se sienta asustado e inseguro.

7. Quitarles las garras

Este procedimiento, que se practica por simple conveniencia para los propietarios, puede causar estragos en tu gato. Los amantes de los animales se han vuelto más conscientes de que eliminar las garras es de hecho una amputación del hueso, no sólo el recorte de la garra.

Esto puede causarle un dolor crónico a tu mascota, además de hacerla sentir indefensa y vulnerable. Esto puede conducir a un aumento en su nivel de agresión, y realmente representa un problema para los gatos que terminan abandonados en las calles sin poder valerse por sí mismos.

8. Vestirlos

Los gatos tienen fuertes instintos que les dan muchas similitudes con sus antepasados ​​salvajes – ¡Esa es precisamente una de las cosas que nos encanta de ellos! Es por ello que ponerle un “lindo” vestido a tu gatito probablemente le hará sentirse incómodo. La ropa puede hacer que los gatos se sientan limitados y obstaculizar su agilidad. Además, se sabe que no les gusta que se rían de ellos.

- Anuncio Publicitario -

9. Ignorar sus necesidades de higiene

Aunque tu gato hace un buen trabajo manteniéndose limpio, a veces necesita que le eches una mano. Es posible que no le guste bañarse, que les limen las uñas o los cepillen (¡o tal vez le encante!). Pero nada le molesta tanto como estar sucio.

El pelo enredado puede causarle nudos dolorosos, las uñas largas pueden engancharse en algunas superficies, y las pulgas y garrapatas no son divertidas para nadie. Acicalarles es una excepción en donde vale la pena hacer algo que podría no gustarles, pues es para garantizar su bienestar general.

10. No respetar su espacio

Cada gato debe tener una “zona de confort” en donde pueda alejarse de todo, ya sea una habitación, una jaula, un closet o una caja de cartón. Al respetar los deseos de tu gatito de estar sólo, harás que se sienta seguro y querido. Los gatos nunca deben ser forzados a interactuar con alguien – esto suele ser contraproducente.

11. No prestarles suficiente atención

Habiendo aclarado el punto anterior, cuando tu gato tiene ganas de recibir afecto, asegúrate de atender su solicitud con los brazos abiertos. Aunque tienen la reputación de ser muy independiente, los gatos necesitan amor al igual que nosotros. Y recuerda: ellos son capaces de mantenerse ocupados todo el día, pero no hay nada como un juego uno-a-uno con su humano favorito.

¿Nos faltó mencionar algo importante? ¡Compártelo con nosotros abajo en los comentarios!

FUENTEIHeartCats