21 ocasiones en las que los gatos dijeron “Si entro, me siento” y demostraron estar en lo cierto.

Sólo hay una cosa que a los felinos les guste más que acostarse sin hacer nada, y es meterse en lugares estrechos. Y su placer es aún mayor cuando logran entrar en una caja de Amazon, un estante de zapatos, o incluso una caja de pizza, cuando sus humanos piensan que no van a caber. Oh, el placer de demostrarle a tu esclavo humano que estaba equivocado…

- Anuncio Publicitario -

Mientras que muchos de nosotros encontramos este comportamiento un tanto extraño (es decir, ¿por qué te meterías en un lugar tan dolorosamente incómodo?), los científicos tienen un par de explicaciones para esta divertida actitud felina.

Primero, recordemos que los gatos son depredadores – y las cajas son un buen lugar desde el cual acechar a las víctimas y ocultarse. Por lo tanto, los gatos tienen una sensación de comodidad y seguridad en los espacios cerrados, y algunas investigaciones sugieren que las cajas incluso disminuyen los niveles de estrés felino.

Otra razón por la que a los gatos les encanta acurrucarse en lugares pequeños y apretados, es que les ayuda a preservar su calor corporal. El rango neutro de temperatura para un gato doméstico es de 30 a 35 grados Celsius, lo que significa que es 20 grados superior al nuestro. Por lo tanto, meterse en una caja pequeña puede ser una estrategia inteligente para intentar conservar el calor corporal.

- Anuncio Publicitario -

Cualesquiera que sean las razones exactas, tenemos que admitirlo. ¡Los gatos pueden ser muy graciosos!

jimjamalama

Ant.1 de 8

- Anuncio Publicitario -