22 cosas que un empleado de un refugio nunca te dirá

1. Nos muerden mucho, especialmente cuando entrenamos a un perro.

- Anuncio Publicitario -
Instagram: @hollyy_parkerr
Instagram: @hollyy_parkerr

Es un peligro laboral, especialmente cuando trabajamos con perritos nerviosos y hacemos algo incómodo como limpiar sus orejas. Pero con el tiempo, uno aprende a leer las señales y el lenguaje corporal para evitar las mordidas.

2. Los gatos pueden ser aún más peligrosos que los perros.

22 cosas que un empleado 02
imgur

Los rasguños y mordidas de gatos se infectan con mayor facilidad, pues sus afilados dientes penetran la piel profundamente, inyectando bacterias. Por eso, tenemos que enrollar a los gatos como un burrito antes de darles un medicamento.

3. Odiamos cuando las personas dicen “ojalá yo pudiera jugar con animales todo el día”.

Instagram
Instagram

Como si todo lo que hiciéramos es jugar con ellos. Tenemos que limpiar docenas de kennels y jaulas, alimentarlos, bañarlos, medicarlos, pasar mucho tiempo entrenándolos, además de reunirnos entre nosotros y entrevistar a las personas que quieren adoptarlos.

4. También nos hace enojar cuando dicen cosas como “pobrecitos, deben sentirse mal encerrados en kennels”.

Instagram: @cyprusdogs
Instagram: @cyprusdogs

O aún peor: “Eso no es vida para un perrito, deberían ponerlos a dormir y listo”. Pasamos tanto tiempo entrenándolos y jugando con ellos como es posible. Es cierto que duermen en kennels y algunas veces están estresados, pero no están tristes. Reciben mucho amor.

5. Casi el 50% de nuestro trabajo es limpiar heces, pero no nos importa.

Instagram
Instagram

Los desechos de perro son particularmente asquerosos, pero es algo constante en esta línea de trabajo, por lo que llega un momento que no molesta más. El hecho de poder usar una manguera para lavar los kennels también ayuda.

6. Pero no está bien suponer que cualquiera puede hacer esto.

Instagram
Instagram

Recibimos entrenamiento y tenemos acceso a seminarios, libros y cursos de desarrollo. Ten en cuenta que la persona con la camisa llena de pelo de perro o alegórica a los animales puede ser un experto en nutrición felina o en comportamiento canino.

7. Resistir la tentación de llevar a los animales a casa es difícil.

imgur.com
imgur.com

Por eso muchos de nosotros solemos tener un montón de mascotas. A veces nos engañamos diciendo que solo es “algo temporal”, pero ese gatico o perrito termina siendo nuestro favorito y lo adoptamos.

8. Un importante número de visitantes empieza a llorar apenas entra al refugio.

Imgur
Imgur

A muchos los embarga la emotividad al ver las jaulas y el hecho de que los animales estén tras las barras. Les aseguramos que están bien, nosotros los cuidamos mucho.

9. La mejor parte del trabajo es encontrar un animal lleno de miedo y ver que empieza a confiar en ti.

Imgur
Imgur

Ver perros o gatos atemorizados transformarse en mascotas felices, llenas de amor y cariño, todo gracias a tu trabajo, es el mejor sentimiento que existe; es lo que nos motiva todos los días. La primera vez que un animal con el que has trabajado por meses se acerca a ti de manera voluntaria, ronronea cuando te ve o deja que lo acaricies, es simplemente maravillosa.

- Anuncio Publicitario -

10. Es difícil despedirse de perros y gatos que has cuidado por mucho tiempo.

imgur
imgur

Debería ser la mejor parte del trabajo. A veces lo es, pero siempre los terminas extrañando cuando se van. Muchas veces nuestra opinión es importante a la hora de decidir quién adoptará a las mascotas, por lo que la tristeza es menor al saber que irán con la familia “ideal”.

11. Por eso nos encanta cuando traen a los ex-residentes a visitar.

imgur
imgur

Algunas personas que adoptan mascotas creen que no los recordaremos, pero la verdad es que casi siempre los recordamos. Lo mejor es que ellos casi siempre nos recuerdan a nosotros, en particular los perros.

12. Muchas personas devuelven una mascota adoptada sin antes darle una oportunidad.

Instagram
Instagram

Regresar un animalito después de solo uno o dos días solo porque hizo pipí en el suelo o le ladró a un vecino habla peor de ti que de la mascota. Ellos necesitan y merecen unas semanas para adaptarse a su nuevo hogar. Los implementos de Adaptil son geniales para ayudarlos a aclimatarse.

13. Nos decepciona mucho que ignoren a los staffordshire bull terriers por ser “violentos”.

Instagram
Instagram

Todos los días vemos staffies que no son considerados porque las personas creen las historias de los medios que dicen que son peligrosos. No nos hacen caso cuando les aseguramos que esos perritos sonrientes son perfectos para familias jóvenes. Confíen en nosotros, sabemos de lo que hablamos.

14. Aún más descorazonante es cuando ignoran un animal por ser “feo”.

Imgur
Imgur

Es un poco frustrante ver que un perrito coqueto con pedigrí resulte adoptado en una hora, mientras uno menos rimbombante, pero igual de amoroso, pasa más de un año con nosotros. Todas las mascotas merecen un hogar.

15. En ocasionales tenemos que rechazar una potencial adopción.

Imgur
Imgur

Algunas mascotas y humanos no están hechos el uno para el otro. Si sabemos que un perro sufre de ansiedad de separación y casi nunca estás en casa, no podemos dejar que te lo lleves. Lo mismo ocurre con parejas jóvenes que solo llevan una semana saliendo y quieren un perrito juntos. Esperen al menos un par de meses.

16. Algunos clientes no saben tomar un “no” como respuesta y nos amenazan para obtener una mascota.

Instagram
Instagram

Hay personas que se obsesionan con una mascota “linda” (pero que haría una terrible pareja) o con pedigrí e ignoran nuestros comentarios al respecto. Pelean, mienten, nos gritan y nos hacen sentir que no sabemos lo que estamos haciendo. Al final, ninguno de ellos se sale con la suya.

17. Durante la temporada navideña, es muy común pretender adoptar mascotas como obsequios.

Instagram
Instagram

Es genial que quieran adoptar en vez de comprar, pero una mascota es un ser vivo, no un regalo de navidad. Ten en cuenta que la persona que recibirá ese animal puede no quererlo; también puede pasar que esa persona quiera elegir al animal. Casi siempre le pedimos a las personas que regresen en enero, acompañados de la persona que recibirá la mascota.

- Anuncio Publicitario -

18. Pero lo peor es la gente que abandona a sus mascotas antes de navidad. Y sus excusas…

miamidade.gov
miamidade.gov

“Mi mamá se va a quedar en mi casa y no le gustan los perros”. “Su comida es muy cara y no puedo comprar ni siquiera los regalos”. Cada excusa es peor que la anterior.

19. Aunque las excusas que utilizan a lo largo del año también son terribles.

Instagram
Instagram

“Mi novia nueva no quiere mascotas”. “Creció demasiado”. “Ladra mucho cuando lo dejamos solo en la casa (no es broma). La peor de todas: “Está muy viejita”. Nuestro trabajo nos hace cuestionar la naturaleza humana casi todo el tiempo.

20. Lloramos en el trabajo más de lo que se imaginan.

Instagram
Instagram

Nuestro carácter es fuerte y estamos acostumbrados a trabajar casos difíciles, pero algunos son particularmente emotivos. Cuando recibimos animales desnutridos, maltratados, atemorizados o lesionados, puede ser muy triste, especialmente si tenemos que ponerlos a dormir.

21. Pero nuestra pasión es más fuerte que la tristeza.

imgur
imgur

Nuestro trabajo puede ser difícil, lleno de heces y por momentos triste, pero lo hacemos porque de verdad nos importan los animales y sabemos que nos necesitan. Siempre estamos ahí para ellos, y el cariño que sentimos nos ayuda a seguir adelante.

22. Conocer personas que comparten nuestro amor por los animales y quieren adoptar nos alegra el día.

Instagram: @mrtwocats
Instagram: @mrtwocats

Una de las mejores partes de nuestro trabajo es conocer personas genuinas que estén dispuestas a escuchar y tomar tus consejos. Sabes que quieren adoptar una mascota para amarla y consentirla toda su vida. Estas personas compensan todo lo malo.

Este artículo fue compilado gracias a la ayuda del personal del Hogar de Perros y Gatos de Edinburgo, en Escocia. Pulsa aquí para conocer sus perros y gatos o aquí para realizar una donación.