8 cosas que JAMÁS deberías hacerle a tu gato.

Nunca le hagas esto a tu gato.

Twitter/Oklahoma City Public Schools
Belovodchenko Anton/Shutterstock

Con un gato o dos en casa, hasta el propietario de mascotas más dedicado podría descuidarse y dar por sentado que su gato se encuentra a salvo. Pero incluso el más mínimo descuido podría tener grandes consecuencias en el bienestar y la calidad de vida de tu gato. Estas son 8 cosas que JAMÁS deberías hacerle a tu felino favorito.

- Anuncio Publicitario -

Nota del editor: La presentación “8 cosas que JAMÁS deberías hacerle a tu gato” no fue creada como una guía completa y definitiva para el cuidado de un gato, sino como un recordatorio de los pequeños riesgos que muchos propietarios de gatos pasan por alto a diario.

Nuestro objetivo es que los propietarios de gatos eviten esas circunstancias comunes y a veces pasadas por alto, desarrollando un mayor interés y conciencia mediante las sugerencias de nuestros expertos. Aunque el grupo de petMD no recomienda la extirpación quirúrgica de las garras en los gatos, dicha práctica no fue incluida en la lista, pues esta es considerada como una medida extrema y no como algo que encaje en nuestro concepto original para esta publicación.

Dicho esto, muchos de nuestros lectores en las redes sociales nos han pedido que hagamos un abordaje más profundo sobre este tema, y tenemos planeado publicar un artículo sobre ello en las próximas semanas. Como siempre, les damos las gracias por sus sinceros y apasionados comentarios. Sentimos el mayor respeto por ustedes y les pedimos que extiendan ese respeto hacia las demás personas que interactúan con nosotros y con el publico.

– El equipo de petMD

Descuidar la prevención contra las pulgas y la dirofilaria.

 Arthiti Kholoet / via Shutterstock
Arthiti Kholoet/Shutterstock

Los gatos domésticos generalmente viven dentro de casa y raras veces entran en contacto con otros animales. ¿Por qué molestarse entonces en colocarle un tratamiento preventivo contra las pulgas y la dirofilaria a tu gato?

Créanlo o no, las pulgas y los mosquitos que transmiten el parásito de la dirofilaria pueden entrar fácilmente en tu casa y causarle serios problemas a tu gato. Podrías contaminar tu casa con pulgas luego de haber visitado a un amigo con un perro o un gato, y los mosquitos pueden entrar fácilmente por una puerta o ventana abierta tan solo unos segundos.

Con tantos productos disponibles en la actualidad, mantener a tu gato libre de pulgas y dirofilarias nunca había sido tan fácil. (Nota importante y nada divertida: no existe una forma efectiva de eliminar la dirofilaria en los gatos, y las infecciones pueden ser fatales).

- Anuncio Publicitario -

Dejar salir a tu gato sin supervisión.

elwynn / via Shutterstock
elwynn/Shutterstock

¿Piensas que a tu gato le encanta explorar los esplendidos paisajes de la primavera por si solo? Vamos… él sabe dónde vive y jamás se extraviaría a propósito, ¿cierto? Pues te equivocas. La reacción de tu gato ante los hermosos paisajes puede ser curiosidad, confusión o miedo.

Podría lanzarse en medio del trafico sin cuidado o esconderse aterrado bajo los arbustos cuando un perro se le acerca. Mantén a tu gato asegurado con un arnés y correa al pasear, y confírmale tu presencia cuando salgan al aire libre, tanto por su tranquilidad como por la tuya.

Dejar las ventanas abiertas.

Dmitrij Skorobogatov / via Shutterstock
Dmitrij Skorobogatov/Shutterstock

Las ventanas corredizas abiertas y mal aseguradas pueden representar un gran peligro para los gatos curiosos. Su emoción por ir echar un vistazo puede hacer que tu meloso gatito atigrado mueva accidentalmente el cerrojo, cayendo el marco de la ventana sobre su cuerpo. Si estás en el trabajo cuando este tipo de incidentes ocurren, pueden pasar horas antes de enterarte de que tu gato está lastimado o en apuros.

Asegúrate de que tu ventana corrediza esté bien ajustada y evita abrirla más de una o dos pulgadas cuando no estas cerca, para mantener a tu gato seguro dentro de casa.

Posponer sus visitas al veterinario.

Lubava / via Shutterstock
Lubava/Shutterstock

Tu gato puede parecer saludable. Puede que este comiendo bien, se vea bien, y que su nivel de actividad sea el habitual. Pero los gatos, como el resto de nosotros, pueden experimentar cambios muy sutiles en su estado de salud, desde un deterioro de la visión hasta una disfunción renal.

Los felinos son verdaderos maestros ocultando sus malestares y disfrazando sus problemas de salud. Un chequeo anual con el veterinario puede detectar el comienzo de algún problema grave de salud y permite tratar problemas menores, antes de que estos progresen y se vuelvan más serios.

“Al menos tendrás una referencia inicial para comparar su estado de salud si llega a surgir algún problema”, dijo el Dr. Brad LeVora del Little Seneca Animal Hospital en Germantown, MD. “Teniendo una historia documentada sobre la salud del gato, podríamos llevarnos menos sorpresas”.

- Anuncio Publicitario -

Sostener a tu gato en tus piernas mientras conduces.

Tonhom1009 / via Shutterstock
Tonhom1009/Shutterstock

A la mayoría de los gatos no les gusta viajar y pueden resentirse al ser encerrados en sus jaulas transportadoras, pero un gato suelto dentro de un vehículo en movimiento puede convertirse de la nada en un aterrorizado y peludo misil. Un gato no confinado representa una distracción para el conductor, y está expuesto a sufrir lesiones o a escapar.

Con un gato suelto, saltando como una bola de ping pong por todo el caro, tu destino final podría ser trágico. Amarra el transportador de tu gato a un objeto fijo para tener un viaje seguro en la carretera.

Tirar a tu gato desde el tope de tu cocina.

SJ Allen / via Shutterstock
SJ Allen / via Shutterstock

Un gato curioso acercando su nariz a tu pollo recién asado mientras se enfría sobre el tope de tu cocina puede ser molesto, pero él no merece ser tratado como un Frisbee felino. Empujar o tirar a tu gato con frustración puede lastimarlo, tanto a nivel físico como psicológico. Siempre manipula a tu gato con mucho cuidado y gentileza, y así probablemente tu gato responderá adecuadamente a tus peticiones y órdenes.

Olvidar cepillar los dientes de tu gato.

cynoclub / via Shutterstock
cynoclub / via Shutterstock

A los gatos no les gusta que nadie toque sus preciados y afilados dientes, y la negativa de tu gato a abrir bien su boca puede haberte convencido de que tus problemas de salud dental ya son suficientes como para preocuparte también por la sonrisa de tu gato. Pero la placa dental acumulada eventualmente se convierte en sarro, lo que puede producir dolor e incluso llevar a la perdida de varios dientes a lo largo de su vida.

Cepillar diariamente los dientes de tu gato, o al menos varias veces por semana, es la mejor manera de mantener sus encías y su dentadura saludables, y reduce la necesidad de realizarle con regularidad costosas limpiezas dentales de la mano de un profesional.

Ignorar las bolas de pelos.

 www.BillionPhotos.com / via Shutterstock
www.BillionPhotos.com / via Shutterstock

Los felinos se auto acicalan, y sus constantes lamidas atrapan en su boca el pelo suelto, que luego es tragado. Cuando tu gato vomita una bola de pelos, probablemente tu solo lo miras con cara de fastidio — así son los gatos, ¿no? — y limpias el desastre. Pero echarles una mano en su rutina de aseo diaria puede reducir en gran medida la cantidad de pelo que ingiere tu gato, y por lo tanto la cantidad de pelo que debes barrer o aspirar.

Los gatos no disfrutan escupir esas bolas de pelos más de lo que tú disfrutas removiéndolas de la alfombra de tu sala. Un exceso de bolas de pelo también puede ser indicativo de una enfermedad gastrointestinal. Habla con tu veterinario si con frecuencia debes limpiar más de una o dos bolas de pelos al mes.

Olesya Kuznetsova / via Shutterstock
Olesya Kuznetsova/Shutterstock