8 recetas de comida para gatos que puedes preparar en casa

8 recetas caseras para gatos
Repasamos las mejores recetas caseras que puedes prepararle a tu gato | Pixabay

Si quieres sorprender a tu gato con la comida, estas son las recetas que tienes que preparar.

- Anuncio Publicitario -

La ajetreada vida moderna, las prisas, el escaso tiempo libre… nos lleva a recurrir normalmente a las comidas envasadas para nuestras mascotas. Si apenas tenemos margen para cocinar nosotros… ¡menos aún para nuestros gatos! Sin embargo, a veces incluso podemos sorprendernos a nosotros mismos con una mañana en la cocina de lo más productiva. Nuestro minino se volverá loco de alegría con un plato humeante preparado especialmente para él, sabemos que le encantará, pero no vale todo.

Hay que tener en cuenta las variables de las que siempre os hablamos en Wamiz. Por muy cocinados que estén, hay una serie de alimentos prohibidos para nuestros compañeros de vida que debemos evitar a toda costa. Del mismo modo, tenemos que tener muy claros cuáles son los nutrientes básicos para una alimentación responsable de nuestro gato.

El experto veterinario José Javier González, de la Clínica Veterinaria Vet & Vet, nos aporta una serie de consejos básicos, unos conceptos esenciales sobre lo que realmente necesita nuestro gato en su alimentación. “El gato siempre debe tener agua a su alcance y debemos asegurarnos de que la está bebiendo ya que por su naturaleza no siempre toma toda la que debe”. En este sentido, el especialista recuerda que nuestras mascotas necesitan proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas en su dieta. No hay que olvidar tampoco la taurina, esencial para su organismo. “Encontrar taurina es relativamente fácil pues se encuentra en el músculo. Es por ello que el gato, un animal carnívoro por naturaleza, debe ingerir principalmente carne para que no tenga déficit de este importante aminoácido”, comenta González.

Muchos dueños tienen ese ‘miedo’ de no estar cubriendo las necesidades nutricionales de sus animales, por eso recurren a los piensos comerciales. Sin embargo, en muchas ocasiones, esas comidas preparadas no están fabricadas con los mejores ingredientes. Así pues, y para no caer en errores, hoy elaboramos una lista con las mejores recetas caseras para nuestros ‘hambrientos’ favoritos.

Aunque no nos enumera una lista de recetas a lo ‘Karlos Arguiñano’, el especialista veterinario recomienda una alimentación mixta para nuestros gatos, una combinación perfecta entre las comidas envasadas -ya sean secas o húmedas-, y ciertas fórmulas culinarias humanas.

Hoy nos detenemos en estas recetas caseras de acierto seguro. Son las siguientes:

Guiso de carne y verduras

Ocho recetas caseras con las que seguro que triunfas
Este guiso de carne y verdura le encantará a los pequeños de la casa | Pixabay

Necesitamos medio kilo de ternera, otro medio de verduras -a ser posible zanahorias, calabazas y espinacas-, dos vasos de arroz y un par de cucharadas de aceite de oliva.

Se trocean las verduras y se sofríen a fuego lento en una sartén con poco de aceite. Cuando las verduras están doradas se pasan a una olla pequeña y se cubren con agua. Se incorpora el arroz y la carne troceada y se deja calentando, también a fuego lento, hasta que las verduras estén tiernas. Cuando se apague el fuego se le echa otra cucharada de aceite para darle sabor y se guarda en el frigorífico.

Este guiso se puede conservar en frío durante unas 96 horas y no es recomendable congelarlo.

- Anuncio Publicitario -

Pollo con zanahoria (y puré)

Las mejores recetas caseras para gatos
El pollo con zanahoria y puré de patatas es una receta de lo más simple y nutritiva | Shutterstock
Es una receta de lo más simple y a la vez de lo más nutritiva. Evidentemente, es necesario pollo (unos 200-300 gramos), zanahoria (150 gramos), un par de patatas, mantequilla, 200 ml de leche y sal.
Se hierve el pollo en agua hasta que esté completamente cocido. Se rallan las zanahorias en trozos pequeños y se mezclan con el pollo cocido. Las patatas son opcionales y sirven para hacer un puré -se cuecen con piel durante unos 30 minutos, dependiendo del tamaño; se escurren, se les retira la piel, se trituran y se les añade mantequilla, leche caliente y una pizca de sal-. La mezcla del pollo cocido y las zanahorias se guarda en la nevera.
A este guiso también se le pueden incorporar guisantes. Las zanahorias ralladas también se pueden hervir con las patatas para hacer el puré.

Sardinas en aceite

8 recetas para gatos con las que seguro triunfarás
Sardinas en aceite, una receta húmeda de lo más sugerente | Pixabay

Se pueden hacer maravillas con una simple lata de sardinas en aceite, una receta húmeda de lo más sugerente para los gatos. Sólo necesitamos una lata de sardinas (sin espinas), un poco de aceite y vinagre y una hoja de laurel.

Se vacía la lata sobre un plato de barro y se le añade el vinagre y el aceite hasta cubrir el pescado. Se trocea la hoja de laurel y se esparce encima. Se calienta a fuego medio hasta que rompa a hervir y se deja cocinar durante cinco minutos.

La mezcla se puede servir directamente o se puede conservar en frío. También se puede reconvertir en una especie de puré de sardinas si se pasa por la batidora.

Delicia de atún

El pastel de atún, una receta con la que aciertas seguro con tu gato.
El pastel de atún se puede trocear a tu gusto para dárselo a tu gato como quieras | Shutterstock

Necesitamos una lata de atún de unos 400 gramos (también nos sirve una de melva o de bonito), un huevo (o dos), harina de pescado y un poco de queso.

Se baten los huevos con mimo y se le añade el queso -a ser posible bajo en sal-. Esta combinación se vuelca encima del atún y a la mezcla resultante se le añade harina de trigo o integral. Todo esto se vuelve a remover con celo y la masa resultante se traspasa a un recipiente que aguante el calor y se hornea durante 15 minutos a una temperatura media de 200 grados.

La masa resultante puede trocearse y disponerse al gusto del consumidor, ya sean en bolas, cuadrados o corazones, los cuales se pueden conservar en frío durante varios días.

Arroz con pollo

Las mejores comidas caseras para gatos
El arroz con pollo es una receta muy recurrente entre los deportistas | Pixabay

Es una receta muy recurrente entre los deportistas y los maniáticos de los abdominales, por lo que siempre viene bien cocinar un poco más para nuestro gran amigo. Se necesitan dos vasos de arroz, medio kilo de higaditos de pollo, un litro de caldo casero y 100 gramos de zanahoria rallada.

Se deja secar el pollo durante unos minutos y después se trocea y se cocina en una sartén con poco aceite hasta que se dore completamente. Mientras tanto, en una cacerola pequeña se calienta un litro de agua para hacer el caldo.

Una vez dorado el pollo, se echa dentro de la olla de caldo junto con los dos vasos de arroz y la zanahoria rallada. Esta mezcla se cocina a fuego lento y removiéndose hasta que el arroz absorba todo el líquido y teniendo cuidado de que no se pegue. Se apaga el fuego y se deja enfriar. Esta receta se puede conservar en el frigorífico durante toda una semana.

Estofado de ternera, huevo, patatas y verdura

Las mejores recetas caseras para nuestros mininos
Para nuestro estofado necesitamos carne y un poco de atún y verdura | Pixabay

Esta receta sí que es apostar sobre seguro pues combinaremos los alimentos más nutritivos para los nuestros. Necesitamos carne, mucha carne, y un poco de atún y verdura. La combinación es perfecta con medio kilo de ternera, 300 gramos de hígado de pollo, dos patatas, dos zanahorias, dos huevos, dos latas de atún y una de guisantes.

- Anuncio Publicitario -

Primero se hierven las patatas y el huevo. Después se fríe el hígado de pollo y la ternera durante unos breves minutos a fuego medio para que no se quemen. Todo lo que sea carne se trocea en cuadrados pequeños y se le pica la patata y el huevo cocido por encima. También le añadimos las dos latas de atún. Los guisantes, opcionales, se pueden mezclar igualmente.

El combinado de carne, verdura, atún y huevo se deja enfriar y se puede repartir en varias raciones para dar de comer a nuestro gato varios días diferentes de la semana. Es como un pienso húmedo ‘supernutritivo’.

Pastel de pollo

No te pierdas las mejores recetas caseras para nuestros gatos
El pastel de pollo y queso es otra de las recetas que se conservan y que harán las delicias de los nuestros | Pixabay

Se requiere un muslo o contramuslo de pollo -también puede ser pechuga-, con 300 gramos nos basta, 200 gramos de queso rallado, harina, dos huevos, un vaso de caldo de pollo y una cucharada de aceite.

Antes de nada se deshuesa el pollo si es necesario y, sin cocinar nada, se mezclan todos los ingredientes en un mismo recipiente (pollo, queso, el vaso de caldo, los dos huevos y entre cuatro y seis cucharadas de harina). Se le añade un poco de aceite y se ‘revuelve’ todo con la batidora. La pasta resultante se dispone en un nuevo recipiente y se mete en el horno.

Tras hornear durante una media hora a una temperatura media de 180ºC, el resultado será un delicioso pastel de pollo que habrá que dejar que se enfríe para servir. Si se prefiere racionar, se puede dividir y conservar el resto en el frigorífico. Consumir preferentemente antes de tres días.

Macedonia de fruta

La mejor receta casera veraniega para nuestro gato
La macedonia de fresa y plátano es una de las grandes recetas veraniegas para nuestros gatos | Shutterstock

Y de postre… ¡un poco de fruta! Puede sonar a capricho, pero un poco de fruta siempre es saludable para el gato, sobre todo en verano porque el gato necesita comidas que le hidraten, aunque hay que saber bien qué frutas elegir porque hay muchas en la lista de alimentos prohibidos para gatos. Uvas, naranjas, pomelos, aguacates, limones, higos, pasas, pomelos, cerezas, ciruelas, caquis, melocotones o albaricoques nunca pueden formar parte de nuestra macedonia.

En su lugar vamos a hacer una macedonia de fresa y plátano. Muy sencilla. Se necesitan dos o tres fresas y uno o dos plátanos (a gusto del consumidor), un pepino y un vaso de leche sin lactosa.

Se trituran las frutas y el pepino con la leche. El líquido resultante se puede servir directamente con volcarlo en una cubitera y congelarlo para hacer polos que podemos darle diariamente a modo de postre.

Soy periodista y me gusta contar historias. Amigo, hermano y dueño de Lucky, un inquieto podenco andaluz que vive siempre a medio metro de mí. Cada día intento conocerlo un poco más.