Comida casera para perros: la alimentación que recomiendan los veterinarios

alimentación casera para perros
¿Puedo compartir mi comida con mi perro? l Camylla Battani

La alimentación casera, o la comida hecha en casa, es una opción completamente factible para un perro. Sin embargo, hay que prestar atención para que la ración sea equilibrada y que aporte los buenos nutrientes, en cantidad suficiente pero no excesiva. Mira aquí algunos consejos que debes seguir respecto a la nutrición del perro.

- Anuncio Publicitario -

La nutrición se basa sobre el aporte suficiente de nutrientes y energía (calorías), y un equilibrio entre todos esos nutrientes. Hay que tener en cuenta los deseos específicos del perro, que son distintos a los nuestros.  

Existen alrededor de 50 nutrientes diferentes necesarios para alimentar al perro. Por lo que equilibrar una ración no siempre es tarea fácil. Y un régimen desequilibrado puede acarrear problemas de salud a largo plazo.

Por ejemplo, el perro extrae mucha energía de las proteínas animales (mientras que nosotros, los humanos, priorizamos los azúcares), lo que hace que su ración tenga más carne que la nuestra. Por lo tanto, no hay que darle exactamente lo que nosotros comemos, sino adaptar las dosis. Cada alimento aporta una parte de sus necesidades, y hace falta dosificar en función del peso y la actividad del perro, la cantidad de cada alimento que le damos, así como tener en cuenta sus necesidades específicas de cada momento, como cuando necesitan dieta blanda, por ejemplo. Es frecuente que sea necesario añadir algunos complementos de minerales y vitaminas para obtener el equilibrio perfecto.

¿Qué alimentos le doy a mi perro?

Además de los 10 “superalimentos” que peudes dar a tu perro, vamos a diferenciar cinco componentes esenciales de la ración ideal para él:

  • La carne es la fuente principal de proteínas y energía para los perros y los gatos, que son carnívoros.
  • El aceite vegetal, para cubrir sus necesidades en lípidos y ácidos grasos esenciales (atención de no cocer ese aceite).
  • Un poco de almidón (arroz, pasta) que hay que cocinar bien para cubrir sus necesidades de glúcidos.
  • Legumbres verdes, cocinadas también, aportan fibras, agua, oligoelementos y aumentan el volumen de la comida (para mayor saciedad).
  • Finalmente, un complemento mineralo-vitaminado, para cubrir los oligoelementos que no aporte la ración: calcio y fósforo principalmente. Es muy importante no descuidar esos complementos alimentarios: no respetarlo puede aumentar el riesgo a medio y largo plazo con graves efectos en la salud del perro.

Hay, por tanto, que elegir algunos alimentos de estas categorías y determinar la dosis que hay que dar a nuestro perro en función del peso, la actividad y su fisiología.

- Anuncio Publicitario -

 

¿Cuáles son las cantidades que hay que darle?

Es la pregunta más difícil, pues la especie canina no permite una “receta común”: los perros son muy diferentes los unos de los otros respecto a su morfología y su actividad. Con pesos que van de los 2Kg a los 90Kg, hay que saber adaptarse a cada perro.

Es recomendable, planificar sus raciones con el veterinario, que podrá evaluar las necesidades de tu perro y darte una “comida tipo” perfectamente equilibrada, con las cantidades adecuadas de cada alimento.

Esta ración puede ir cambiando con el tiempo, en función de sus necesidades: crecimiento, actividad, enfermedad… puede ser necesario adaptarlas (de la misma forma que cambiamos la comida industrial en cada etapa de la vida del perro).

- Anuncio Publicitario -

¿Podemos alimentar al perro con nuestros restos de comida?

Puedes darle pequeñas recompensas a tu perro con los alimentos que comes habitualmente: carnes y verduras pueden, sin duda, gustarle. No obstante, ese aporte suplementario no debería desequilibrar el resto de la ración: por tanto, será algo excepcional, y con cantidades muy reducidas.

No olvides que un perro de 20 kilos tiene la cuarta parte del peso de un hombre, por lo que un cuarto de queso corresponde a un queso entero para él. Hay que adaptar las cantidades que le damos fuera de su ración de comida para que sea una recompensa, pero que no sobrepase más del 5-10% de los aportes calóricos que el animal necesita.

¿Con qué frecuencia debo alimentar a mi perro?

Como para la alimentación industrial, un perro adulto puede estar satisfecho con una comida al día. Sin embargo, un cachorro, un perro poco activo, enfermo o una perra embarazada o en periodo de lactancia, atraviesan una situación excepcional en la que dos o tres comidas al día pueden ser adecuadas.  

Escrito por: Dr Stéphane Tardif

Veterinario y redactor para Wamiz

Lee también: Cómo cuidar los dientes de tu perro para evitar enfermedades. 

Periodista, apasionada del arte, enganchada a las redes sociales y enamorada de los animales. ¡Puedo pasar horas viendo vídeos de gatetes en internet!