Ansiedad por separación en perros: en qué consiste y cómo solucionarlo

ansiedad por separacion perros
Escena de la película ‘Una pareja de tres’ en la que Marley rompe el sofá.

Hay perros que sufren ansiedad por separación de sus humanos. Entérate aquí en qué consiste y cómo ponerle solución

- Anuncio Publicitario -

Educar a un perro requiere de paciencia y tiempo, especialmente si son cachorros o sufren algún tipo de problema como inseguridad. De hecho, hay perros que sufren ansiedad por separación de sus humanos. Por ejemplo, un día llegas a casa y te encuentras medio relleno del sofá esparcido en mil pedacitos por todo el salón. Tu perro está al lado con esa cara de “yo no he sido”. Y tú no sabes si darle un bocado en la oreja o reírte viendo la estampa. Hablamos con una veterinaria que te explicará en qué consiste la ansiedad por separación en perros y cómo solucionarlo.

Ansiedad por separación en perros

El ejemplo anterior está basado en hechos reales y lo protagonizó mi querida Chufa. Para los que no sepáis todavía de nuestra historia, cuando adopté a Chufa solo era un pelusón de dos meses y poco. Era una cachorrilla abandonada e igual que estuvo muy asustada al principio en nuestra convivencia, también desarrolló esa ansiedad por separación. Mientras yo no estaba en casa ella mordía muebles, arañaba paredes, también cayó algún zapato, o… lo del sofá. Es decir, era su forma de escupir esa ansiedad que sentía porque yo me iba de casa.

Creen que les abandonan de nuevo

También conocido como síndrome de apego al dueño, es más frecuente que este percal se produzca en perros que han sido abandonados. “Cuando te vas a trabajar, estás ausente varias horas seguidas. Durante ese período el perro puede sentir que le están volviendo a abandonar. Por eso también la bienvenida que te puede dar tu perro al regresar a casa suele ser bastante exagerada”, explica la veterinaria Marisa López Leyva.

Cómo cambiar esa conducta

La paciencia y el tiempo mencionados al principio van a ser fundamentales para corregir esa ansiedad por separación. “Cuando se tengan ratos libres debemos jugar a engañarles”, señala Marisa. “Una forma es hacer tus cuatro cosas de siempre cuando te vas a marchar: acicalarte, preparar el bolso, la mochila,… y luego vuelves a lo que estabas, sin necesidad de salir. Y lo haces varias veces”.

- Anuncio Publicitario -

Los perros son seres vivos muy inteligentes y una de las cosas que se les da divinamente es observarte. Saben de sobra cuando su amigo humano se va con o sin él. Seguramente haga muestra de pequeños llantos, ladridos, traerte juguetes… Todo para “gritarte” ese “¡no te vayas, no me dejes solo!”. Con el consejo anterior, el perro deja de asociar ese ritual con que la persona se va durante varias horas quedándose solo.

Es importante daros vuestro espacio. / JKstock

Le engañas un poco más

Otro truco que ofrece la veterinaria consultada por Wamiz es: “Salir a la calle durante cinco minutos, vuelves; sales diez minutos, vuelves; sales quince y otra vez vuelves”. Así varias veces, incluso regresar de forma inmediata, para que el perro desvincule en su cabeza que le abandonan de nuevo.

Ignora a tu perro

Pero una de las recomendaciones más importantes que da López Leyva es que tanto cuando te vayas de casa y cuando vuelvas no le hagas nada de caso a tu perro. Es decir, evita una despedida y evita la bienvenida efusiva, especialmente esta pues el animal “está demasiado excitado porque al fin vuelve a estar acompañado, una llamada de atención, como hacen los niños pequeños”.

Perro sombra de su dueño

Y ojo: el tiempo que pases en casa que tu perro no sea tu sombra. Por ejemplo, “si quieres ver una película tranquilamente en el sofá, no es necesario que esté contigo desde el minuto uno”, indica Marisa. “Los dueños que por trabajo dejan muchas horas a su mascota sola tienden a pensar que si están con ellos todo el tiempo que pasan en casa lo recompensan. En este caso “lo mejor es dejar al perro un rato solo en otra habitación o en el pasillo, que aprenda así que cada uno tiene su espacio. Y cuando al fin se calme, se le abre la puerta para compartir nuestro espacio con él”.

- Anuncio Publicitario -

El resultado de todo este proceso no lo verás de la noche a la mañana. Tu perro ha sufrido un trauma, el ser abandonado, el estar en la calle, y tiene que comprender que no le volverá a pasar. Aunque suene repetitivo, la paciencia y tiempo son claves para modificar esta conducta.

Lee también: Galgos y podencos: maltratados en España, salvados en Europa

Redactora. En ocasiones le pongo voz a los pensamientos de mi perra, Chufa. Si algún día le da por hablar seguro que entraría en bucle: jugar, pelota, calle, jugar, calle, comer, comer, calle... y en ese orden. Sí, me tiene loca.