El aprendizaje del perro por habituación o sensibilización

aprendizaje por habituación o sensibilización en los perros
¿Cómo educar a tu perro? l S A R A H ✗ S H A R P

Es importante, para dominar las diferentes técnicas de aprendizaje, comprender como funciona el cerebro del perro, así como las distintas formas de aprendizaje: 

- Anuncio Publicitario -
  • El aprendizaje no asociativo: el aprendizaje latente, la habituación y la sensibilización.
  • El aprendizaje asociativo: el aprendizaje por prueba-error, el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante.

Los aprendizajes no asociativos no utilizan la memoria asociativa del perro. No son técnicas que permiten asociar dos circunstancias o estímulos entre ellas: son aprendizajes que el individuo lleva a cabo solo, e igual le sucede al perro, a pesar de ser un animal sociable que a menudo se siente solo, puede llevar a cabo este aprendizaje de manera individual. 

qué es el aprendizaje latente en perros
Los perros también aprenden solos l 2Photo Pots

¿Qué es el aprendizaje por habituación?

Thorpe, etólogo que ha trabajado sobre el aprendizaje, dio una definición en 1964: la habituación es la “desaparición progresiva y relativamente persistente de una respuesta a causa de un estímulo repetido, que no es seguido de ningún tipo de refuerzo”.

La sensibilización es el fenómeno inverso, frente a la estimulación repetida, la respuesta del animal no desaparece, sino que aumenta. Para ilustrarlo, el mejor ejemplo es la persona que te empuja por la espalda para llamarte, sin parar y sin que tu lo puedas parar.

- Anuncio Publicitario -
  • O al principio intentas “escapar” de este estímulo molesto, y sin éxito terminas por no reaccionar: es una habituación. Tu respuesta disminuye con el tiempo.
  • O, al contrario, te contienes al principio y luego intentas “escaparte” para finalmente gritar tu rabia contenida y agitar tus brazos: es una sensibilización. Tu respuesta aumenta contra el estímulo molesto.

Estas técnicas pueden aplicarse también con un estímulo agradable: el gato que ronronea cada vez más fuerte cuando lo tocamos se sensibiliza poco a poco a la caricia. El perro que deja de sacudir la cabeza cuando le pones la correa, se habitúa poco a poco a este accesorio. La lista de ejemplos podría ser muy larga.

Lo que hay que tener en cuenta con estas técnicas, es que a menudo son largas en su aplicación antes de que empecemos a obtener resultados. La paciencia y las constancia son dos cualidades que hay que tener para practicar la habituación o sensibilización.

Son dos aprendizajes individuales, que el animal va a aprender en ausencia de otros individuos, como en los otros aprendizajes no asociativos.

- Anuncio Publicitario -

Escrito por: Dr Stéphane Tardif

Veterinario y redactor para Wamiz

Lee también: Cómo educar a tu perro. 

Periodista, apasionada del arte, enganchada a las redes sociales y enamorada de los animales. ¡Puedo pasar horas viendo vídeos de gatetes en internet!