La conmovedora historia de la veterinaria que duerme con un perro hospitalizado

veterinaria duerme perro hospitalizado
La imagen que ha dado la vuelta al mundo: la veterinaria durmiendo junto a Taka. / CARE MORE ANIMAL HOSPITAL

La imagen de una veterinaria que duerme junto a un perro hospitalizado ha dado la vuelta al mundo. El motivo por el que lo hace te atrapará el alma

- Anuncio Publicitario -

Hay historias entre perros y humanos que te dejan sin palabras, algunas por los absurdas que son, como esa familia que devolvió a un perro 48 horas después por ser demasiado bueno; y otras porque te atrapan el alma, como la de Taka y su veterinaria. La conmovedora imagen de esta veterinaria que duerme junto al perro hospitalizado ha dado la vuelta al mundo. La semana pasada la casa donde vivía Taka junto a sus dueños, en Estados Unidos, salió ardiendo. En el momento del fuego todo fue muy caótico y su familia le dio por perdido.

Taka estaba atrapado

Resulta que cuando se produjo el incendio Taka estaba bajo el porche. Aunque sus humanos intentaron sacarlo de allí, la impotencia de la situación, del fuego creciendo por momentos, les hizo tomar la difícil decisión dejarle allí. Las llamas eran muy intensas y parecía no haber salida. Por fortuna Taka consiguió escapar y salir corriendo hacia la calle.

Su terrible llanto

Su cuerpo estaba quemado y sus quejidos, aseguran los vecinos, se podían desde lejos de lo dolorido que estaba el perro. Fue precisamente uno de los vecinos quien lo localizó y lo llevó de inmediato al hospital Care More Animaal. “Tenía quemaduras alrededor de los ojos, en la boca, las orejas y la barriga, relató la veterinaria Emily Martin a The Dodo, la otra protagonista de esta historia.

veterinaria-cuida-perro-quemado
Emily y Taka en otra imagen juntos.

Quemado por el fuego

Tales eran las quemaduras de Taka que, pese al esfuerzo de todo el personal veterinario, Taka se ha quedado ciego. A los pocos días también presentó problemas respiratorios y fue necesario conectarlo a una máquina de oxígeno en la Clínica de la Universidad de Georgia. Una vez que se estabilizó, regresó al Care More Animal donde Emily, su veterinaria le estaba esperando.

- Anuncio Publicitario -

La veterinaria duerme con el perro hospitalizado

“Intento tratar a todos mis pacientes de la misma forma, pero su caso me atrapó el  corazón un poco más (…). Cuando entró, gritaba de dolor. Me senté con él y empezó a calmarse”, explicó Emily. De hecho, la mejor manera que encontró la veterinaria para aliviar ese dolor de Taka fue dormir junto a él durante su hospitalización. Incluso la conexión entre ambos llevó a que la familia de Taka considerara que lo mejor para él era que estuviera con Emily.

La historia que se esconde tras la imagen de la veterinaria acostada junto al perro comenzó una noche en la que Taka no podía dormir solo. Entonces Emily se lo llevó con ella a su casa. Estuvieron durante toda la noche juntos y casi no pudieron dormir debido a los fuertes dolores que sentía el perro. Al otro día, los dos estaban agotados y cayeron rendidos. Fue en ese instante cuando un compañero de trabajo de Emily captó la imagen de los dos durmiendo.

Necesita una nueva familia

Dormir junto a Emily calma mucho los dolores que sufre Taka por las quemaduras. “Definitivamente tiene mucho dolor, todavía no está fuera de peligro, pero tenemos la esperanza de que mejorará”, asegura Emily.

Dicen que cuando alguien se cruza en tu vida es por un motivo. Emily tiene ya cinco perros y un bebé y no puede adoptarlo porque Taka necesita mucha atención. Quizás no sea su madre definitiva, pero sí la persona por la que tendrá una segunda oportunidad. Y mientras aparece esa familia, Emily seguirá cuidando de Taka con todo el mimo del mundo.

- Anuncio Publicitario -

Lee también: Una gran victoria para los galgos en Estados Unidos

- Anuncio Publicitario -
Redactora. En ocasiones le pongo voz a los pensamientos de mi perra, Chufa. Si algún día le da por hablar seguro que entraría en bucle: jugar, pelota, calle, jugar, calle, comer, comer, calle... y en ese orden. Sí, me tiene loca.