Despedirte de tu perro o gato: el último adiós por fin llega a un hospital de España

Imagen de archivo. Un perro visita en el hospital a un niño.
Imagen de archivo. Un perro visita en el hospital a un niño.

Un hospital de España permite que algunos pacientes cuenten, en sus ingresos o en sus últimos momentos de vida, con la visita de su perro o gato

- Anuncio Publicitario -

Cuántas veces habrás visto a través de las redes sociales esa noticia viral de “la emotiva despedida entre un perro y su humano antes de morir”. O “un hospital de no sé dónde deja que un paciente se despida de su mascota”, y el no sé dónde suele ser en el extranjero. En España en el tema de animales domésticos siempre vamos a la cola, y es que nuestras leyes siguen tratando a los perros y los gatos como cosas. Pero poco a poco la sociedad cambia y ahora hay un hospital de España que te permite despedirte de tu perro o gato.

Los beneficios para tu salud

En numerosas ocasiones se ha demostrado científicamente los beneficios que aporta a nuestra salud tener un perro o un gato. De hecho, las últimas investigaciones revelan que se alcanza una mayor tranquilidad y relajación gracias a nuestros animales domésticos. Incluso se reduce el ritmo cardíaco o la presión sanguínea. Esto, para los pacientes que llevan una larga hospitalización o que se encuentran en sus últimos días de vida, se traduce en vivencias muy positivas para su salud al tener cerca a su perro o gato.

Despedirte de tu perro o gato

Hasta la fecha algunos hospitales de España habrían probado terapias asistidas con perros, aunque este tipo de tratamientos son más frecuentes en geriátricos en nuestro país. Cada vez son más las personas que tienen un perro o gato en casa y, lo más importante, la consideración de estos ha evolucionado. Ahora una mascota es un miembro más de la familia, por ello muchos pacientes solicitan verlos una última vez. Y claro, los animales no tienen el acceso permitido a las instalaciones sanitarias.

- Anuncio Publicitario -

Primer hospital de España

Ante la demanda de tantos pacientes en los últimos tiempos, la Comunidad Valenciana se puso manos a la obra. A finales de mayo el Colegio de Veterinarios de Alicante y Ribera Salud llegaron a un acuerdo para regular la entrada de mascotas a los hospitales, con el fin de que sus humanos puedan recibir sus visitas. Y dicho compromiso ya es una realidad en el Hospital del Vinalopó de Elche desde el pasado mes de septiembre.

Una persona abraza a su perro. / Monkey Business Images
Una persona abraza a su perro. / Monkey Business Images

Este nuevo plan no quiere decir que cada cual pueda ir con su perro o gato al hospital. Todas las visitas estarán reguladas y controladas. Las solicitudes de los pacientes serán estudiadas por el médico responsable para valorar la situación. Será el propio doctor quien establezca la conveniencia del permiso atendiendo a criterios médicos.

El estado del animal

De la mano de este juicio médico irá también la opinión un veterinario. Es decir, los veterinarios de Alicante tendrán que realizar informes que avalen la idoneidad de ese perro o gato que acompañará a su humano, ya sea por ingreso de larga duración o para darle su último adiós. El animal ha de estar vacunado –o haber dado negativo en la prueba de laboratorio– frente a la Leptospirosis en el caso de los perros. De la misma forma tiene que encontrarse desparasitado con efecto vigente al día de la visita. Además, dicho certificado veterinario deberá ser emitido con fecha no superior a los tres días previos en los que se programe la visita.

- Anuncio Publicitario -

Los perros y los gatos echan de menos a sus humanos en estas circunstancias y viceversa. Sin duda este ejemplo del Hospital de Vinalopó, que se aplicará también en el de Torrevieja, es un primer paso para que, poco a poco, se sumen más hospitales del resto de España. Ojalá se extienda rápido y tanto las personas como los animales se puedan beneficiar se estar juntos.

Lee también: ¿Por qué los perros llevan un lazo amarillo en su collar?

Redactora. En ocasiones le pongo voz a los pensamientos de mi perra, Chufa. Si algún día le da por hablar seguro que entraría en bucle: jugar, pelota, calle, jugar, calle, comer, comer, calle... y en ese orden. Sí, me tiene loca.