Día mundial de los animales: los derechos que deben tener y que España sigue sin reconocer

dia mundial animales derechos deben tener espana
Una niña y su perro pasean por el campo.

Hoy se celebra el Día mundial de los animales y en España se sigue sin reconocer sus derechos. La ley todavía trata a los animales como cosas

- Anuncio Publicitario -

El Día mundial de los animales se viene celebrando cada 4 de octubre coincidiendo con el día de Francisco de Asís, su patrón. Este santo se consideraba como una criatura más de Dios en la tierra, no se creía superior. Defendía la protección de los animales, algo que se tendría que tomar de ejemplo en la sociedad de hoy. España es uno de los países europeos que está a la cola en cuanto a los derechos de los animales. Las leyes de protección animal dejan mucho que desear. Es más, el Código Civil sigue tratando a los animales como cosas.

El escritor y editor de la revista alemana Mensch und Hund (Hombre y Perro), Heinrich Zimmermann, también tuvo algo que ver en el Día mundial de los animales. Fue él quien propuso la fecha en los años 20 del siglo pasado. ¿El objetivo? Concienciar sobre la importancia de los animales. Juegan un papel principal en la configuración de la biodiversidad del planeta y también en la sociedad.

Dibujo del reino animal.

La ley española

¿Has querido viajar alguna vez en avión con tu perro? A no ser que tu perro sea de tamaño bolsillo, el animal tendrá que ir en la bodega del avión, con las maletas. Ese espacio no está acondicionado para los animales, entre otras razones, por su temperatura. A veces llegan vivos y otras no. ¿Y por qué van ahí? Porque para la ley son cosas. Más concretamente la ley española dice que son “bienes semovientes”, es decir, meras cosas susceptibles de apropiación. En España que te roben a tu perro o gato es lo mismo que si te mangan la cartera. Un perro puede ser embargado e incluso ser un bien a repartir en un divorcio.

Debate en el Congreso de los Diputados

Al hilo, hace casi un año que el Congreso de los Diputados admitió a trámite una proposición de ley para cambiar el régimen jurídico de los animales. El fin de esta norma es lograr que los animales dejen de ser considerados como meros objetos, algo que apoyaron en su momento todos los grupos parlamentarios. Con esta propuesta se busca que España se adapte a la normativa europea que, acorde al artículo 13 del Tratado de Funcionamiento, reconoce a los animales como seres sensibles. Pero diez meses después, poco o nada se ha avanzado en la materia.

- Anuncio Publicitario -
Concentración en Madrid en febrero de 2017 contra la caza con perros. / AGENCIAS

Los animales no son cosas

Con motivo del Día mundial de los animales, la Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal, las organizaciones que han promovido este gran paso, lazan un llamamiento a los políticos para que den el impulso definitivo y el cambio de la ley sea una realidad: queremos que los animales dejen de ser cosas.

Las leyes de otros países europeos

En España en el siglo XIX se incluyó a los animales dentro del patrimonio en consonancia con la sociedad agraria de entonces. Toca evolucionar como hacen otros países europeos. Austria, Alemania o Suiza ya modificaron en su momento las leyes para adaptarla a la situación de los animales en la sociedad actual. O tenemos el caso más reciente de Francia y Portugal que también han modernizado sus normativas: dejan claro en sus leyes que los animales no son objetos.

Recordemos también que existe una Declaración Universal de los Derechos de los Animales aprobada por la UNESCO y por la ONU. Sí, escrita y debatida en su momento, en 1978, por los propios hombres, pero en la que se reconoce que los animales sí poseen derechos desde el primer artículo: “Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia”.

Seres sensibles

Está demostrado científicamente que los animales sienten dolor, sienten agonía. Un toro sufre cuando se le está clavando una espada, un perro sufre cuando le pegan una paliza, cuando su familia lo deja abandonado en una gasolinera. Un gato siente dolor y miedo cuando algunos se divierten al zarandearlo con su cola. Los animales padecen como cualquier ser vivo y no merecen sufrir la violencia de la mano del hombre.

- Anuncio Publicitario -

No es una posibilidad velar por el bienestar animal, es una obligación en tanto que existe una ley que los protege. Es una obligación por humanidad. Tu perro o tu gato no son un juguete, no tiene un botón de encender y apagar. Son seres vivos sensibles y hay que tratarlos como tales.

Lee también: Las 7 razones por las que adoptar un perro merece la pena

Redactora. En ocasiones le pongo voz a los pensamientos de mi perra, Chufa. Si algún día le da por hablar seguro que entraría en bucle: jugar, pelota, calle, jugar, calle, comer, comer, calle... y en ese orden. Sí, me tiene loca.