Dieta blanda para perros: cómo prepararla

Un cachorro enfermo se queda acurrucado en la cama de su humano. / Anna Hoychuk
Un cachorro enfermo se queda acurrucado en la cama de su humano. / Anna Hoychuk

Esta es la mejor dieta blanda para tu perro si quieres que se recupere lo antes posible

- Anuncio Publicitario -

Los perros también pueden necesitar en algún momento alimentarse con una dieta blanda. Lo más común, como nos sucede a las personas, es a causa de vómitos y diarreas. Estas situaciones pueden venir derivadas de los excesos alimenticios o del consumo de sustancias tóxicas. La dieta blanda para perros será la mejor solución para que se recupere lo antes posible, y te decimos cómo prepararla.

Dieta blanda para perros

¿Y por qué es necesaria una dieta blanda para perros? “La dieta blanda es recomendable en episodios de gastroenteritis y en las situaciones donde necesitemos dietas altamente palatables –sabrosas–, nutritivas y digeribles como enfermedades renales, hepáticas, cáncer u otras en las que el animal tenga disminución del apetito o anorexia, comenta la veterinaria Marisa López Leyva. “También se utiliza para la recuperación tras intervenciones quirúrgicas y cuando quieres pasar de dieta seca comercial, como el pienso, a una dieta Barf”.

En estos casos, a tu perro le resulta difícil digerir el pienso además de ser una comida poca apetitosa en esos momentos. Por ello, la mejor opción es acudir a una dieta blanda para evitar un cuadro de desnutrición y deshidratación. También es importante consultar a tu veterinario para que valore el estado de salud de tu perro y te aconseje lo que le encaja mejor según sus circunstancias.

Cómo preparar una dieta blanda

El principal objetivo de una dieta blanda es que tu perro esté bien alimentado en un episodio en el que se encuentra mal. Saber cómo y cuándo preparar este tipo de alimentación favorecerá el apetito y la digestión de tu perro. “En el caso de gastroenteritis, por ejemplo, es necesario dar una alimentación altamente nutritiva y digerible, señala la veterinaria consultada por Wamiz.

- Anuncio Publicitario -

El elemento fundamental a tener en cuenta para elaborar una dieta blanda para tu perro es utilizar proteína de alta calidad como carne de pollo, pavo, conejo o ternera”, asegura López Leyva. “También la merluza en un 80% es un buen alimento –continúa la veterinaria– y alguna verdura altamente digerible como patata, calabaza o zanahoria”.

Los alimentos con alto contenido de proteínas son ideales. / Monika Wisniewska
Los alimentos con alto contenido de proteínas son ideales. / Monika Wisniewska

A la hora de cocinar estos alimentos que ayudarán a la recuperación de tu perro, Marisa aclara que “no debemos utilizar ni sal ni condimentos. Sí un poco de aceite de oliva o aceite de salmón puesto que es rico en omega 3 y 6”.

Cuántas tomas al día

Otro punto importante durante el uso de este régimen, son las dosis que le darás a tu perro al día. “La dieta blanda se debe dar en poca cantidad y en varias tomas a lo largo del día, especialmente si es para una problema digestivo –recalca la veterinaria–. Con varias tomas, no hacemos trabajar mucho al intestino, absorbe mejor el alimentos y lo dejamos descansar. En caso de recuperación, como de vómitos o diarrea, es recomendable dar unas cinco tomas al día”.

De la misma forma, aconseja añadir alguna fruta como la manzana o darle a tu yogur en pequeñas proporciones para mejorar la flora bacteriana del estómago.

- Anuncio Publicitario -

Otras posibles dietas

Para cuando es necesario usar una dieta blanda para tu perro, Marisa López Leyva comenta que una muy socorrida es la de los potitos de niños o arroz con pollo. “No llevan sal, ni conservantes y los perros lo toleran bastante y les resulta apetitoso”. Por último, también recuerdo que existen dietas blandas comerciales para todo tipo de patologías desde gastroenteritis hasta problemas renales o cáncer. Sea como fuere, pregunta siempre a tu veterinario cuál es la mejor solución para tu perro.

Lee también: Sarro en perros y gatos: cómo evitar una preocupante enfermedad en sus dientes

Redactora. En ocasiones le pongo voz a los pensamientos de mi perra, Chufa. Si algún día le da por hablar seguro que entraría en bucle: jugar, pelota, calle, jugar, calle, comer, comer, calle... y en ese orden. Sí, me tiene loca.