Dos pit bull rescatados ahora son lazarillos de tres gatos ciegos

- Anuncio Publicitario -

No es fácil para nadie perder uno de nuestros sentidos, pero debe ser especialmente difícil para un gato perder su sentido más agudo: la vista. Estos gatitos perdieron sus ojos por condiciones diversas, pero afortunadamente para ellos, allí estaban Alfie y Frankie para ayudarlos. Este par de pit bulls rescatados son expertos en amor y amistad durante los momentos más difíciles.

Helen es una gata de 7 años, mientras Bruce y Willis solo tienen 10 semanas de nacidos. Los tres mininos llegaron a la Sociedad Animal Faithful Friends en Delaware con problemas críticos en los ojos. Helen tenía un severo caso de glaucoma que causaba que sus ojos sobresalieran, y los otros dos tenían úlceras muy graves. Se tomó la decisión de remover sus ojos para terminar con su dolor.

Sin embargo, adaptarse a la vida sin el sentido de la vista no fue nada fácil. Sherry Stewart, voluntaria de la Sociedad Animal, notó lo alterados que estaban, así que decidió llevarlos a casa para cuidarlos allí. En su hogar, conocieron a Frankie y Alfie, un par de pit bulls rescatados. Ambos resultaron ser geniales compañeros para los gatos, e inemdiatamente asumieron la responsabilidad de ser sus hermanos mayores.

“Alfie fue hallado encerrado en un cobertizo por un equipo de investigación de crueldad animal en 2012, casi muerto de hambre. Fue llevado a un refugio donde lo iban a sacrificar”, relató Sherry a Life With Dogs. “Ahora, Alfie es un perro de terapia certificado y visita niños en el Hispotal Infantil Nemours AI DuPont. También tiene una certificaciónAKC de buen ciudadano canino”.

- Anuncio Publicitario -

“Frankie también sobrevivió una vida de crueldad y abandono. Cuando lo hallaron, tenía varios problemas: sarna, infecciones en la piel, desnutrición y más, así que cuando llegó al refugio, estaba muy herido emocionalmente”, explicó Sherry. “Lo traje a casa para cuidarlo hasta que estuviera mejor, y eso fue en 2013. Cuando mejoró, nos habíamos enamorado de su personalidad, así que no podíamos vivir sin él. Es el alma de la fiesta y es muy divertido”.

Los perritos lograron que los gatos se sintieran en casa, llenándolos de cariño. También los guían para que no se pierdan alrededor de la casa. Helen ganó la confianza para usar als escaleras y recuerda dónde debe ir para comer, ir al baño, dormir y más. Bruce disfruta cuando puede descansar en la espalda de Alfie; lo hace sentir seguro. A veces casi no lo pueden ver…

Los gatos no sabían cómo lidiar con su nueva manera de ver el mundo (mejor dicho, no ver el mundo), pero gracias a Alfie y Frankie, recobraron su confianza en sí mismos.

“Por desgracia, Helen sufrió una falla renal hace un mes y tuvimos que ponerla a dormir. Toda su familia adoptiva la amó profundamente”, relata Sherry. “Y Bruce jamás pareció estar del todo cómodo; de hecho también falleció debido a una falla renal. En cambio, a Willis la va muy bien”.

- Anuncio Publicitario -

Entretanto, Frankie y Alfie trabajan con otros gatos. Esperamos que puedan seguir cuidando tantos gatos y animales como sea posible.

“Hemos alojado alrededor de 150 perros y gatos desde 2012, tanto bebés como adultos. Siempre hace falta gente que quiera recibir animales en su hogar”.