Los gatos siameses y sus problemas de salud

enfermedades de los gatos siameses
Los gatos siameses padecen enfermedades típicas o congénitas que es preciso conocer | Pixabay

Descubre las enfermedades más comunes entre los gatos siameses. Conoce los síntomas y tratamientos de cada una. Garantiza la salud de tu gato siamés.

- Anuncio Publicitario -

Los siameses son una raza especial en todos los sentidos. Es fácil reconocer a cualquiera de ellos. Son diferentes. Ese andar distinto, esa elegancia señorial en sus movimientos, esos ojos de color azul intenso, ese pelaje blanco tan característico… los siameses son gatos de ‘alta cuna’, descendientes de la ‘realeza’ y, como tales, presentan unas características peculiares en comparación con otras razas.

Su origen se ubica en Asia, concretamente a la región de Tailandia, conocida antiguamente como el reino de Siam -de ahí lo de siamés-, y se dice que su crianza se inició hace más de 500 años en los palacios y templos de las familias reales del lejano Oriente. Los siameses eran gatos especiales por su carácter puro y su blanco inmaculado, un color sagrado en aquellas tierras.

A finales del siglo XIX comenzaron a llegar a Occidente. Se tiene constancia histórica de ello. En 1880 ya había ejemplares de siameses en Europa, siendo Inglaterra el país en el que más se extendió su crianza -normalmente entre familias acaudaladas interesadas en esta raza oriental tan particular-, y una década más tarde, ya en 1890, dieron el salto definitivo a Estados Unidos.

Así pues, y tras esta breve introducción histórica para contextualizar su origen y conocer algunas de las causas de su extrovertida naturaleza, en Wamiz analizaremos las características y enfermedades más comunes de este tipo de gatos. Lo haremos de la mano del veterinario José Javier González, de la Clínica Veterinaria Vet&Vet, que nos arrojará algo de luz acerca de los achaques comunes de estos reyes felinos tan prolíficos en el terreno sexual que no toleran la ausencia prolongada de sus dueños.

Estrabismo congénito

Ya sabemos que los siameses son propensos a sufrir estrabismo y existen múltiples estudios sobre las razones genéticas por las cuales existe un alto porcentaje de gatos bizcos en su raza. Normalmente se ‘culpa’ de este defecto genético a la reproducción entre gatos de la misma familia o consanguíneos -fue esta la causa de su rápida multiplicación por Europa-, aunque también se han estudiado otras razones. Además, también se advierte que este tipo de gatos ejecuta movimientos rápidos e involuntarios de los ojos -conocido en medicina como nistagmo-, siendo otra alteración muy presente en los siameses estrábicos.

Muchos expertos aseguran que el gen responsable del albinismo felino podría ser el causante del estrabismo ya que muchos animales albinos suelen sufrir este mismo problema. Un artículo publicado por la Clínica Veterinaria Sagrada Familia apunta que el estrabismo convergente (los ojos hacia adentro), frecuente en los gatos siameses, es una tara ocasionada por un desarrollo anormal de la estructura responsable de recibir la información visual que entra por la retina. “Esto también ocurre en ciertos animales albinos”, señala este estudio.

gato siamés estrabismo
El estrabismo congénito es una de las particularidades comunes de los gatos siameses | Shutterstock

La gran pregunta que se hacen los dueños de siameses es si su gato ve bien. La respuesta es sí. Por lo general, los siameses con estrabismo congénito llevan una vida normal y no necesitan ningún tipo de tratamiento. De hecho, es muy probable que el estrabismo sea la ‘solución’ del propio gato para corregir su visión. En este sentido, y según el libro ‘Gato Siamés’, de Denise Jones, el defecto genético de los siameses les hace sufrir visión doble, por lo que el estrabismo es su forma de subsanar esta duplicación visual.

“El estrabismo es típico de esta raza, pero no puede considerarse una enfermedad, es más bien una característica habitual de estos gatos”, explica José Javier González. Cierto es que existen técnicas quirúrgicas para corregir este defecto, pero no se recomiendan en absoluto. Una operación solo es aconsejada cuando el estrabismo ha sucedido por alguna razón a lo largo de la vida del gato -no congénito-, o cuando su visión está en peligro o seriamente comprometida.

- Anuncio Publicitario -

Además del estrabismo, existen otras dolencias y enfermedades que conviene tener en cuenta puesto que sí son preocupantes.

Cáncer de mama

Las gatas siamesas de edad adulta suelen padecer quistes mamarios. La mayoría son benignos, pero algunos se pueden convertir en cancerígenos. Es por ello que hay que estar muy al tanto de estos problemas y acudir con regularidad a las citas con el veterinario para controlar y analizar posibles quistes, en el caso de que aparezcan. El profesional decidirá operar si detecta que el tumor es maligno.

“El siamés es una raza en la que solemos encontrar masas mamarias de forma común, probablemente por la intensidad de sus celos. Se trata de una causa patológica hormono-dependiente”, explica González. Con una visita al veterinario cada seis meses se estará previniendo y localizando este problema a tiempo, si es que sucede. En época de celo, sus constantes maullidos resultan de lo más desagradables.

gato siamés enfermo
Las infecciones respiratorias, causada por bacterias o virus, son muy frecuentes entre gatos siameses | Pixabay

Alopecia psicógena

Es por ello que comienzan a tener trastornos compulsivos y uno de ellos se centra en la obsesión desmedida por el acicalamiento propio. Se lamen a todas horas porque no saben qué hacer y este roce constante a la hora de relamerse les provoca calvas en el pelo. A este trastorno se le llama alopecia psicógena. También, y de forma indirecta, la excesiva ingesta de pelo puede causarles problemas intestinales.

Enfermedad vestibular

Es una alteración neurológica, enfermedad que suele estar causada por problemas genéticos. Está relacionada con el nervio que conecta el oído interno. Le produce mareos y pérdidas de equilibrio. Suele durar poco tiempo y curarse por sí solo. En caso de mostrarse recalcitrante dicha enfermedad, debe ser tratada por el veterinario.

“La causa es por selección genética en la mayoría de casos o, mejor dicho, la mayoría de las enfermedades de los siameses están ligadas a los genes”, apunta José Javier González.

Hidrocefalia

Es, quizás, la más preocupante de todas las enfermedades comunes de los siameses. Se debe a una alteración genética que hace que el gato acumule líquido cefalorraquídeo en el cráneo que puede causar daños irreversibles en su cerebro.

El síntoma evidente es la inflamación de la cabeza de nuestra mascota. El veterinario debe atenderle de inmediato. También se puede notar en dificultades de aprendizaje, problemas de conducta e incluso convulsiones. Suele ser congénita y los síntomas comienzan a aparecer entre las ocho y doce semanas de edad.

gato-siames-enfermo
La hidrocefalia es una de las enfermedades más preocupantes de los gatos siameses | Pixabay

Asma bronquial felino

Es un proceso respiratorio, crónico, que puede afectar a gatos de cualquier edad y raza, aunque parece que en los siameses y birmanos hay una incidencia mayor. La afección consiste en un cuadro de tos, estornudos, disnea e insuficiencia respiratoria. Los siameses presentan una bronquitis más crónica y progresiva que pacientes de otras razas. El proceso suele comenzar entre los dos y los ocho años de edad y afecta con más  frecuencia a las hembras.

- Anuncio Publicitario -

El cariño, la mejor prevención

Las patologías vistas hasta ahora no son las únicas. Evidentemente, hay más, aunque ya no tienen tanta personalización en siameses. José Javier González nos apunta una más. “También tienen predisposición a enfermedades renales”, nos recuerda, pero ante todo hay que tener presente que los siameses suelen gozar de un estado de salud óptimo en comparación con otras razas, sobre todo si se vigila su alimentación y se le presta la atención que requieren.

De hecho, su esperanza de vida está por encima de la media de los gatos. Pueden llegar a vivir más de 20 años, siempre y cuando gocen del cariño que reclaman. Sus problemas de salud llegan normalmente a consecuencia de enfermedades heredadas genéticamente, por lo que las visitas al veterinario deben ser parte de su rutina.

Por lo demás, es aconsejable cuidar sus uñas para que no se hagan daño a sí mismos ni al mobiliario doméstico ya que suelen ser muy activos e inquietos. Su higiene es primordial. Hay que mantener limpia su caja de arena y también sus ojos, orejas, dientes y cola.

En cuanto a su alimentación, debe comer entre tres y cuatro veces diarias con un pienso que tenga los valores nutricionales que el necesita y también podemos recurrir a recetas caseras de lo más sabrosas para ellos.

Leer también: ¿Cuáles son las enfermedades en la piel en gatos más comunes?

 

 

Soy periodista y me gusta contar historias. Amigo, hermano y dueño de Lucky, un inquieto podenco andaluz que vive siempre a medio metro de mí. Cada día intento conocerlo un poco más.