¿Es posible que mi gato sea tímido?

gato tímido
Si piensas que tu gato es tímido este artículo te interesa. / @pixabay

¿El sitio favorito para tu gato es debajo de la cama? ¿Lo notas inseguro y algo huidizo? ¿No le gusta interactuar con otros gatos? ¡Entonces es muy probable que tengas un gato tímido! 

- Anuncio Publicitario -

Todos sabemos que los gatos no son como los perros a la hora de relacionarse con los extraños. Pero la mayoría de los mininos acaban acostumbrándose al hecho de conocer gente nueva. Sin embargo, no todos lo hacen. Algunos, ante la presencia de visitas, prefieren esconderse y no aparecer hasta que los invitados se marchen. La timidez forma parte de la genética y la personalidad de un gato. Pero no hay que confundir timidez con un estado de ansiedad constante. Porque esta última sí que puede tener un efecto negativo en la salud del animal.

¿Por qué algunos gatos son tímidos?

La personalidad de todo ser vivo está formada generalmente por las experiencias que ha ido acumulando a lo largo de su vida, el entorno que lo rodea y, por supuesto, la genética. Hay gatos más seguros que otros, exactamente igual que sucede con los humanos. Cuando un gato es bebé y se relaciona con otros congéneres y con humanos, hay mucha probabilidad de que crezca como un animal seguro y sociable.

Sin embargo, si antes de las ocho semanas, el gato apenas ha tenido contacto con los humanos, es posible que el resto de su vida sea cauteloso ante las personas y nunca llegue a tener una total confianza.

¿Cómo podemos ayudar a un gato tímido?

Lo primero que tenemos que hacer es armarnos de comprensión y de paciencia. Puede acabar siendo muy gratificante, pero los plazos son largos. En primer lugar no debemos obligar al gato a salir del lugar en el que se esconde, porque esto le creará una enorme ansiedad al sentir que ningún lugar en la casa es totalmente seguro para él. Hay que ir poco a poco creando un vínculo con el gato, que nos perciba como un ser completamente inofensivo.

- Anuncio Publicitario -

A los gatos tímidos les encanta divertirse con juguetes tipo caña de pescar y ratones mecánicos que se muevan solo; no quieren interactuar con nuestras manos y nuestra misión es sentir que, aunque queramos relacionarnos con él, nunca invadimos su espacio con brusquedad.

timidez en gatos
Hay formas de ganarnos la confianza de un gatito tímido.

Golosinas, el señuelo que no falla

Para que el vínculo positivo que queremos crear con el gato tímido evolucione a mejor también podemos utilizar golosinas y alimentos que le atraigan mucho. También puede ser esta una forma de que el gato se acerque a los visitantes y desconocidos. A medida que veamos que la interacción es más relajada quizás el animal se atreva a coger la golosina directamente de la mano.

Crear un ambiente seguro

Nada hay más importante para un gato tímido que el que tenga la certeza de que existe un lugar en la casa donde se sienta completamente seguro. Y generalmente, ya lo hemos apuntado, será debajo de tu cama. Pero es una buena idea que tú mismo crees otros escondites acogedores donde tu compañero felino pueda relajarse y encontrarse cómodo. Una simple caja de cartón en alguna esquina puede ser un lugar perfecto.

Sin embargo, el típico árbol de gatos que venden en las tiendas puede no ser tan buena idea porque en este sitio puede sentirse muy expuesto.

- Anuncio Publicitario -

No olvides que ¡es su personalidad!

Si alguna vez desesperas no olvides que el animal no actúa así a propósito. Es su personalidad, al menos por ahora. Tómate las cosas con calma y ten mucha, mucha paciencia. No lo incomodes ni intentes estar con él todo el rato, déjale espacios de soledad. A la larga seguro que empieza a crecer su confianza y aunque siempre será un gatito tímido, conseguirás que sea cien por cien feliz a tu lado.

Lee también: ¿A tu gato también le gusta esconderse? ¡Mira estas 10 fotos con los escondites más locos!

Periodista. Hablo de animales y de cultura. Y me empeño en conectar una cosa con la otra. Pero no siempre. Cuando me preguntan por mi vida pienso en los perros que me han acompañado hasta hoy. Bueno, y en los gatos. Y en los hámsters, y en las palomas... Por el camino decidí hacerme vegano.