Esta perra se divierte tanto en el veterinario que se rehúsa a irse

¡Qué cachorra tan cómica!

A los perros no les gusta mucho ir al veterinario, así como a nosotros no nos gusta ir al médico. Tener a alguien que te toca y te revisa no es divertido. Pero por alguna razón, a Georgia, una bernesa de la montaña, le gusta mucho visitar al veterinario. ¡Qué extraño! ?

- Anuncio Publicitario -

Georgia disfrutó tanto su visita al veterinario, que se rehúsa a irse. Solo llega a la puerta y se tumba en el suelo en señal de protesta, sin moverse un centímetro más. Intentan sobornarla con comida, y solo en ese momento la perra comienza a moverse.

- Anuncio Publicitario -

Pero una vez llevan a la recepción y Georgia ve al personal del veterinario, quiere compartir un momento más con ellos. ¡Qué bella! La perra se sienta y permite que le hagan cariño y le den bocadillos. Finalmente, papá se da cuenta de que tendrá que levantarla y cargarla hasta llegar al auto. ?

- Anuncio Publicitario -

¿Tu perro también tiene una obsesión extraña con el veterinario? ¡Jamás había visto algo así! Comparte tus historias en la sección de comentarios.

- Anuncio Publicitario -