Esta perrita ciega abandonada en un refugio confió en la persona adecuada y su vida cambió

No podemos culpar a Chiquita, una chihuahua, por desconfiar de las personas. Después de todo, su familia la abandonó en un refugio en California cuando tenía 15 años de edad.

- Anuncio Publicitario -

Aunque está ciega, Chiquita debe haber sentido que el mundo se volvió un lugar mucho más grande y terrorífico en ese momento.

LEAVE NO PAWS BEHIND

“Ni siquiera puede ver a su alrededor, tiene que olfatear para poder moverse”, relata Toby Wisneski, fundador de Leave No Paws Behind. “99% del tiempo, el olor es de miedo y muerte”.

El problema es que muchas de las personas que llevan a sus perros a un refugio, incluyendo a los que presentan problemas de salud, lo ven como un acto de misericordia.

“Casi siempre, cuando un perro mayor llega a un refugio, podemos suponer que está ahí por una razón médica”, explica Wisneski. “Sí creo que algunas personas piensan que llevar a su mascota mayor a un refugio es para sacrificarlos o terminar con su dolor. Pero no se dan cuenta de que no es así. No hacen eso, solo los dejan en una jaula o en un kennel donde sufren todo el tiempo y son ignorados”.

Pero Wisneski no es de esos que los ignoran.

- Anuncio Publicitario -

Cuando se enteró de la situación de Chiquita a través de redes sociales, recordó a otra perrita que había rescatado de un refugio hacía solo unos días.

La perra, llamada Bonnie, no vivió mucho fuera del refugio. No pudo superar sus problemas de salud. Pero Wisneski afirma que hasta el final, “esa perrita siguió moviendo su cola. Dios la bendiga”.

Para honrar a Bonnie, que pudo disfrutar de amor y compasión durante sus últimos días, Wisneski decidió rescatar a Chiquita.

Si bien es cierto que la perra ataviesa el último capítulo de su vida, pues también presenta graves problemas de salud, Wisneski está lista para darle el final feliz que la evadió durante toda su vida.

LEAVE NO PAWS BEHIND

Chiquita ya encontró una familia. Se trata de un hospicio temporal, donde la llenarán de amor, cariño y calidez durante sus últimos días entre nosotros.

- Anuncio Publicitario -

Queda claro que, a pesar de lo que dicen, un perro viejo sí puede aprender trucos nuevos, como aprender a confiar en la gente nuevamente.

LEAVE NO PAWS BEHIND

Wisneski solo tuvo que extender su mano… con un bocadillo para que Chiquita lo olfateara.

LEAVE NO PAWS BEHIND

“Con un perro ciego, no se puede simplemente extender la mano y acariciarlo, porque se puede asustar”, explica. “Acercas tu mano, dejas que el perro olfatee, y así fue como ella levantó su cabeza por primera vez”.

LEAVE NO PAWS BEHIND

“Su cabeza colgaba, pero cuando olfateó el bocadillo en mi mano la levantó y abrió su boca para comerlo. Dios la bendiga”.

FUENTEIHeartDogs