Este perrito se hace el muerto cuando le toca tomar sus medicinas. ¡Qué cómico!

Si tienes hijos, sabes lo difícil que puede ser hacer que se tomen sus medicinas. Este problema es aún peor cuando el paciente es un cachorro. Este perro no quiere sus medicamentos. No podrás creer lo que hace para intentar zafarse de la situación.

- Anuncio Publicitario -

Conoce a Brutus, un rottweiler dulce pero muy terco que padece artritis. Brutus debe tomar medicinas para combatir su condición, específicamente una serie de píldoras todos los días. Como podrán imaginar, el pobre perro lo detesta con todo su corazón. ¡Haría cualquier cosa por no tomarlas!

Daily Mail

El dedicado dueño de Brutus intenta de todas las maneras que su mascota obedezca. Hasta intenta recompensar a su perro al tragarse todas las píldoras. “Amigo, cada vez que te las tomes saldremos a jugar”, asegura para sobornar al perro para que consuma sus medicamentos.

Un día, el dueño de Brutus tuvo que hacer que su perro se tomara cinco píldoras a la vez. El perro no quería hacerlo, así que el humano introdujo las pastillas en su boca, pero eso era solo la mitad del trabajo. Aún tenía que tragarlas.

Daily Mail

Brutus decidió hacer gala de su creatividad para zafarse de la situación. En un momento de astucia, el perro se echó en el suelo y se hizo el muerto. Las píldoras estaban en su lengua, pero el perro no colaboraba. Se aseguró de no tragar, dejando las pastillas en su hocico hasta que comenzó a babear.

- Anuncio Publicitario -

“Las pongo en su boca, pero él no se las come”, explicó el humano de Brutus a la cámara. “Si escondo las pastillas entre la comida, la mastica y las escupe; él lo sabe. Pero jamás lo había visto hacerse el muerto”.

Daily Mail

Brutus tiene muchas tácticas para evitar tragar sus píldoras. “Las guarda entre sus dientes y mueve la cabeza hacia atrás”, compartió su dueño. “Aunque eventualmente las traga por accidente la mayoría del tiempo”.

Puede que Brutus odie su medicina, pero su situación ha mejorado mucho desde que era un cachorro. Después de sufrir una lesión en su lugar de nacimiento, Brutus no podía caminar. Su vida parecía estar acabada, hasta que conoció a su humano actual.

La vida del perro dio un giro completo cuando fue adoptado. Según USA Today, su nueva familia recaudó dinero para pagar una cirugía correctiva para las patas del perro. Lentamente, el perro aprendió a caminar de nuevo. Hoy en día, por fortuna vive como un perro normal, excepto por el hecho de que necesita sus medicinas diarias.

- Anuncio Publicitario -
Daily Mail

La actitud y la astucia de Brutus para afrontar esta situación hace de él una inspiración para cualquiera con una discapacidad. Este perro tiene un futuro brillante por delante.

Por favor COMPARTE este artículo con tus amigos o familiares.