Este perro esperó días en la puerta de un hospital, lo que sucedió después te hará llorar

perro puerta hospital
La historia de este noble perro ha emocionado a todo el país de Perú | Facebook Leona Morris

Hoy nos detenemos en la historia de un perro llamado Ramsés. Su relato se ha hecho famoso en pocas horas en todo Perú. A continuación, el testimonio de lo que sucedió a este cariñoso cachorro. 

- Anuncio Publicitario -

Se dice que el perro es el mejor amigo del hombre y la historia de Ramsés es otra demostración de ello. Recostado durante días a las puertas de un hospital de Perú, este cachorro atrajo la atención de algunos voluntarios que, tras investigar lo que sucedía, descubrieron una historia tormentosa y lograron cambiar su destino. 

La historia de Ramses

El comienzo de esta historia tiene lugar a las puertas de la unidad de primeros auxilios del hospital peruano de Essalud, en Miraflores. Allí, un perro de mediana estatura llama la atención de los heridos y enfermeros que entran y salen del centro hospitalario. El joven perro está tumbado justo a la entrada del centro y se pasa allí el día entero. Está triste, dormita durante horas, pero no se mueve de allí. Todo hace indicar que está esperando a su dueño, que debe haber sido hospitalizado ya hace varios días. 

Este perrito está esperando a que salga su humano, pero hace tres días la persona falleció. Él sigue esperando, se…

Gepostet von Leona Morris am Samstag, 24. November 2018

- Anuncio Publicitario -

La trágica noticia es que el dueño del perro había fallecido. Su fiel amigo, mientras tanto, continuaba esperándole en vano. Conscientes de la situación, dos voluntarios se movilizaron para contar su historia en redes sociales con el objetivo de intentar ayudar a este noble perro. 

Su destino 

Pocas horas después de conocerse el cruel desenlace de aquella amistad entre el hombre y su perro, el anuncio fue publicado en una web y al joven cachorro lo rebautizaron como Ramsés, el “perro huérfano”.

No pasó mucho tiempo hasta que Ramsés encontró una gran familia lista para darle la bienvenida. Magaly Periche y Carlos Zelada, sus dos nuevos dueños, ya tienen dos perros que están deseando reunirse con su nuevo hermano para jugar con él. 

¡¡¡Genteeeeeee, ya adoptaron al perrito!!! Magaly P. vió el post en fb y decidió ir por él, al que re-bautizó como…

- Anuncio Publicitario -

Gepostet von Leona Morris am Samstag, 24. November 2018

“Cuando leí que el dueño estaba muerto, que el pobre perro le estuvo esperando tres días en el hospital y que nadie se acercaba para llevárselo, tuve claro que teníamos que hacer algo”, cuenta Magaly. Casualmente, ella también buscaba un nuevo miembro para su familia. “Hace unas semanas, Carlos y yo estábamos estudiando la posibilidad de adoptar otro perro”. Entonces, los dos fueron al hospital y Ramsés inmediatamente mostró confianza en ellos, dejándolos acercarse cuando le dieron de comer. Carlos y Magaly no tuvieron ninguna dificultad en llevárselo a casa con ellos. 

Refugios para perros “huérfanos”

Cuando un dueño muere, es muy frecuente que se den casos parecidos y los perros queden abandonados. En Italia, concretamente en Roma, se encuentra el único centro de toda Europa cuyo propósito es dar acogida a estos ‘perros huérfanos’. Suelen ser canes ancianos que han vivido toda su vida en una casa junto a su adorado ‘maestro’. Son perros acostumbrados a vivir bajo techo, por lo que su esperanza de vida en la calle es tremendamente corta.

El centro italiano que acoge a estos nobles animales se llama Baffi d’Argento’ y puede decirse que funciona exactamente igual que una residencia de ancianos de perros. Si conoces la muerte de alguien que tuviese un perro y éste se ha quedado completamente solo y desamparado en la vida, puedes ponerte en contacto con este centro o con la agencia nacional de protección animal. 

Leer también: Este perro encontró un tesoro ¡verdadero! enterrado en su jardín

Soy periodista y me gusta contar historias. Amigo, hermano y dueño de Lucky, un inquieto podenco andaluz que vive siempre a medio metro de mí. Cada día intento conocerlo un poco más.