Este perro ha pasado toda su vida intentando capturar una ardilla, así que mamá le compró una

- Anuncio Publicitario -

Cody se ha visto frustrado por ardillas toda su vida. Ha pasado los 13 años de su vida intentando capturar a uno de sus adversarios arbóreos cuando osan posarse en su territorio. Su mamá nunca supo si quería matarlas o hacerse su amigo, así que le compró una ardilla de juguete y lo descubrió: ¡Se hizo su mejor amigo y la lleva a todas partes!

“Siempre mira los árboles cuando salimos”, confiesa Christina York, su humana. “Nunca ha estado cerca de capturar una ardilla. Creo que es algo genético, quiere reunir al ‘ganado’ y dejarlo donde lo quiere con su mirada de border collie”.

Las ardillas resultan ser muy rápidas para el pobre pastor australiano, y cuando no las captura, intenta bajarlas del árbol donde se esconden. Evidentemente, tampoco es muy bueno en eso. Por eso, Christina decidió que era hora de que su perro cumpliera su sueño después de tantos años.

“Cody va a cumplir 14 años, así que tengo una lista de cosas que le faltan por hacer”, agregó. “Lo primero en la lista era que tuviera su ardilla”.

- Anuncio Publicitario -

No quería regalarle un juguete obviamente falto de una tienda de obsequios barata; quería algo más realista. Claramente, Cody es muy inteligente para caer en trucos y no creerá que un peluche es real, pero tal vez algo que se parezca más a su archinémesis sí satisfaga su curiosidad.

“Por un momento me pareció que Cody volvió a ser un cachorrito: movía su cola, pateaba el suelo con sus patas y cargaba a su ardilla por la cola alrededor de la habitación”, explicó Christina. “Cuando terminó de arrastrarla, empezó el cariño. Se acurrucaba con ella todo el día, en todos lados”.

Aparentemente, Cody no quería sangre, solo un amigo. Una vez que logró superar todos esos años de frustración, la ardilla se convirtió en su mejor amiga. Ahora, el perro pasa sus días amando a su juguete nuevo. Quién sabe, tal vez le ayude a olvidar a las ardillas de la naturaleza.

- Anuncio Publicitario -

“Creo que se siente contento y orgulloso por tener a su presa. Tal vez solo estuvo buscando un amigo todo este tiempo”.