Este perro lloró cuando sus humanos lo abandonaron. ¡Solo quiere salir de su jaula!

Lo único que Puffy quiere es una familia.

Este_perro_lloró_cuando_sus-01

- Anuncio Publicitario -

Cuando la familia de Puffy se fue, él solo veía por la ventana hasta que desaparecieron. Después de cinco años, sus humanos decidieron que ya no lo necesitaban, por lo que lo dejaron en una fundación de rescate animal sin mirar atrás. Puffy no se despegó de la ventana; solo veía y lloraba.

Puffy con un amigo

Suzanne Levin Kaplan, fundadora de la organización de rescate animal Long Island Pit Stop, conoció a Puffy hace cinco años en una perrera llena; le salvó la vida y lo adoptó temporalmente el mismo día que debía ser puesto a dormir. Luego, Puffy fue adoptado, pero Suzanne nunca lo olvidó; ha trabajado con un sinfín de perros, pero Puffy era especial: “Puffy es el perrito que no debí dejar”.

- Anuncio Publicitario -

Puffy with the children of a volunteer

Puffy con los niños del voluntariado

Era el invierno, cuando Suzanne recibió una llamada. Los niños de la familia de Puffy ya se habían marchado a la universidad y la mamá ya no quería cuidarlo. No ha hablado con Suzanne para saber del perro desde el día que lo dejó. Si lo hubiera hecho, se enteraría de que el perro no la pasa bien.

Source: Puffy Prays for a Home
Puffy Prays for a Home

Dado que no tiene un hogar, Puffy ha rebotado entre varios lugares temporales. Esa falta de estabilidad lo ha afectado mucho; cuando debe entrar en una jaula canina golpea su cabeza contra las barras hasta que corte su piel. Está intentando salir para ver a sus humanos a cualquier costo.

- Anuncio Publicitario -
Source: Puffy Prays for a Home
Puffy Prays for a Home

La gran esperanza de Puffy es poder pasar sus días con alguien que le haga compañía. Este perrito podría sentarse por horas, solo descansando en el regazo de un humano. Cuando regresaron a Puffy, Suzanne no estaba segura si él la recordaría después de cinco largos años, pero el perro recordó a su vieja amiga, llenándola de amor y besos al instante.

Source: Puffy Prays for a Home
Puffy Prays for a Home

Una vez que Puffy conoce a alguien, jamás los olvida. Este perrito especial entiende que el amor es eterno, aunque su antigua familia lo haya olvidado. Recientemente, Suzanne entró a Facebook y vio a la antigua dueña de Puffy; había comprado otro perrito, esta vez uno pequeño y peludito.

Source: Puffy Prays for a Home
Puffy Prays for a Home

Por supuesto que Puffy no sabe nada al respecto. Lo que sí sabe es que, aunque de repente se encuentra solo y atemorizado, aún ama a los humanos. Sabe que hay alguien esperando encontrarlo para amarlo.

Source: Puffy Prays for a Home
Puffy Prays for a Home

FUENTEBarkpost