Este pit bull se volvió viral, pero su historia es un testamento a la importancia del amor

Gruber es mucho más que una cara bonita.

Gruber el pit bull suele tener una media sonrisa que es chistosa pero a la vez llena de escepticismo. Probablemente sabes cuál es. Probablemente tu mamá tambíen sabe.

- Anuncio Publicitario -

En perro se convirtió en uno de esos memes virales que explotan tan rápido que pareciera que siempre han existido. De hecho, es tan adorable y famoso, que hasta George Takei, un gigante de las redes sociales, compartió recientemente su apuesto rostro.

Esa publicación obtuvo más de 81.000 “me gusta”.

Gruber/Facebook
Gruber/Facebook

El detalle es que Gruber tiene otras expresiones, y no todas son tan lindas.

Shannon Sanzi, su mamá, quiere compartir esas expresiones también.

Gruber/Facebook
Gruber/Facebook

Gruber llegó a un ajetreado refugio animal hace dos años y medio. Shannon recuerda que su papeleo decía que había sido encontrado en condición de perro callejero, con una cadena alrededor de su cuello. La cadena estaba sostenida por cinta pegante.

Vaya que tuvo suerte: un grupo llamado Pibbles and More Animal Rescue lo vio y lo llevó a la perrera.

El esposo de Shannon, Matt, vio la fotografía de Gruber que PMAR había compartido. La misma carita fotogénica que lo convirtió en una estrella le consiguió una familia. Matt se enamoró por completo. “Me dijo que tenía mos que adoptarlo temporalmente. Pero lo que no se esperaba es que el perro nunca se iría”, confesó Shannon.

Gruber/Facebook
Gruber/Facebook

Gruber se unió a la familia en enero de 2014, cuando entró por primera vez a su nuevo hogar en una zona alta de Nueva York. A pesar de su lidna foto de adopción , “era un desastre”, según Shannon. “Estaba muy descompuesto”.

El perrito estaba muy delgado, cubierto de cortes y moretones por haber intentado escapar de su kennel.

También sufre gravemente de ansiedad.

- Anuncio Publicitario -
Gruber/Facebook
Gruber/Facebook

Una vez, Gruber se quedó encerrado por accidente en la habitación de la hija de la familia y, por su ansiedad, terminó destruyéndola. Si no puede entrar donde quiere entrar, jadea, corre, brinca y se vuelve un manojo de nervios.

El fin de semana pasado, el perro saltó del sofá y empezó a ladrar cuando una hija de Shannon entró a la habitación, por lo que despertó a la recién nacida de la casa que inmediatamente rompió en llanto. Como si no fuera poco, tambíen hizo sus necesidades en la casa y destruyó otro par de cosas.

Todo intento por enjaular a Gruber ha hecho que su ansiedad empeore, pues se hacía daño en su desesperación por escapar, además de estar deprimido.

Todo esto puede ser difícil y agotador para los humanos.

“Incluso le dimos prozac por un tiempo para ayudar a relajar la tensión que siente”, confiesa Shannon.

Gruber/Facebook
Gruber/Facebook

Shannon se preocupó por Gruber y sus problemas de ansiedad cuando nació su hijo Caiden, hace un año y medio, pero, inesperadamente, Gruber se comportó muy bien.

“Lo ama. Siempre se acuesta cerca de su cuna o de donde sea que esté para poder cubrirlo de besos”, declaró la madre.

Gruber/Facebook
Gruber/Facebook

Gruber está trabajando con un comportacionista canino y el veterinario lo ayuda con sus medicamentos para intentar ayudar con su ansiedad, aunque sea un poco.

La compañía de Roxy, su hermana, también ayuda.

Pero la ansiedad sigue ahí, por ahora. Gruber lo demuestra en su rostro y en su comportamiento.

- Anuncio Publicitario -

“Es difícil. Es mucho estrés”, según Shannon.

Gruber/Facebook
Gruber/Facebook

Pues parece que Gruber está hecho un desastre, ¿no?

Pero Shannon lo ama. Toda su familia lo ama, aunque la pequeña de la familia tal vez no disfrute los ladridos cuando ella entra a la habitación.

Creen que Gruber es como es porque no fue tratado de la mejor manera cuando era joven. Por eso Shannon quiere que el perrito sepa que aunque no haya superado del todo el pasado, siempre será amado. Quiere que las personas que se han reído con su foto también conozcan otro lado de su personalidad.

Gruber se lo merece. Tal vez más que un perro que no dañe muebles ni ladre a deshoras o uno que no vacíe sus intestinos en lugares inapropiados.

“Es un perro fantástico, leal y amoroso. Siento que de verdad intenta ser un buen perrito, pero su ansiedad lo controla muchas veces”, argumenta Shannon. “Como humanos, nosotros le hicimos esto, así que al menos debo intentar hacer lo que pueda para ayudarlo”.

Gruber/Facebook
Gruber/Facebook

Esa expresión divertida en su carita puede haberlo hecho famoso, pero la que pueden ver en la fotografía de arriba es la favorita de Shannon.

Es la mirada que usa cuando ella está lavando los platos antes de acostarse. Solo la mira, sentado, esperando porque sabe que luego será hora de ver televisión en la sala.

Gruber no tiene permitido sentarse en el sofá con Shannon, porque es muy sobreprotector. Según su mamá: “se vuelve loco con cada ruido o si alguien entra a la sala”.

“Solo me espera tranquilo”, continúa. “Es un mejor amigo muy leal y no se da por vencido, así que yo tampoco puedo hacerlo”.

Gruber/Facebook
Gruber/Facebook

FUENTEBarkpost