Estos gatitos fueron encontrados en una caja, abrazados para mantenerse vivos los unos a los otros.

Una camada de cuatro gatitos tenían solo unos días de nacidos cuando fueron encontrados en una caja de cartón tirada en la carretera.

- Anuncio Publicitario -
Kimberley Reid

Una buena samaritana de Sydney, Australia, escuchó el llanto de los gatitos y los encontró en una caja junto a un recipiente lleno de leche. Estaban acurrucados juntos para mantenerse calientes.

La nombre mujer que los salvó pudo alimentarlos durante unos días, hasta que una cuidadora adoptiva de CatRescue 901, Kimberley Reid, los acogió y les brindó la ayuda que necesitaban.

Kimberley, una enfermera veterinaria del Small Animal Specialist Hospital, puso a los gatitos en una dieta estricta a base de fórmula láctea para gatos, y los pequeños comenzaron a comer como unos campeones y a ganar peso y fuerza.

Kimberley Reid

Cuando tenían seis semanas, uno de los gatitos, Khepri, tuvo una reacción terrible a un medicamento y se enfermó gravemente. Kimberley inmediatamente le administró fluidos intravenosos y lo llevó al hospital.

A su llegada, el pronóstico de los veterinarios era reservado y no creían que el gatito siguiera vivo al amanecer. “Fue hospitalizado con la esperanza de que pudiese sobrevivir, pero me despedí de él y no esperaba que lo hiciera”, dijo Kimberley.

- Anuncio Publicitario -
Kimberley Reid

Al día siguiente, cuando llegó al hospital, se sorprendió al ver a un pequeño gatito anaranjado muy animado y feliz de saludarla.

“Para nuestra total sorpresa, logró salir adelante y lo encontré maullando y saltando en la puerta de la jaula cuando fui a la mañana siguiente. Él desafió las expectativas de todos”, dijo Kimberley.

Kimberley Reid

Khepri tuvo que usar una o dos de sus nueve vidas para poder reunirse con sus hermanos. Los cuatro gatitos estaban juntos de nuevo. Se acurrucó con ellos y no paró de abrazarlos.

“Es nuestro gatito milagro. Desde entonces, los gatitos han crecido muy bien y ahora son unos bebés grandes, sanos y felices, y nada les gusta más que acurrucarse todos juntos”.

Kimberley Reid

“Ahora Khepri vive cada día con un entusiasmo renovado por la vida, y tiene una gran personalidad y mucho amor para dar. Él necesita abrazar a alguno de sus hermanos para poder dormir”, dijo Kimberley.

- Anuncio Publicitario -

Unos meses más tarde… hay cosas que nunca cambian.

Kimberley Reid

Desde el principio estuvieron unidos, manteniéndose unos a otros con vida.

Ahora, los cuatro hermanos felinos han crecido a pasos agigantados y son más unidos que nunca.

Kimberley Reid

Abrazados mientras sueñan con futuros hogares definitivos.

Kimberley Reid

Comparte esta historia con tus amigos.