Fue atacado por una manada de perros, pero obtuvo la mejor de las venganzas

El coraje vale oro.

Ya es triste ver un perro vagando sin rumbo, pero el caso que presentamos a continuación es descorazonante.

- Anuncio Publicitario -

Una manada de perros fijó su atención en Goldie, un Golden Retriever sin hogar, mientras vagaba a través de un pueblo rural en Texas. La manada lo atacó y lo lastimó mucho; nadie sabe realmente por qué. Goldie estaba tan asustado que se ocultó bajo una casa con ruedas y no salía por nada del mundo. Un grupo de oficiales de control animal tuvo que apersonarse en el lugar, pero él estaba tan asustado que tuvieron que arrastrarlo para que saliera. ¡Pobrecito!

Goldie fue trasladado al Refugio Animal Corsicana, pero el panorama no era positivo, el pobre perro necesitaba cuidado médico urgente. “Tenía heridas y cortes en todo su cuerpo”, declaró Stacy Silverstein, cofundadora de Rescue Dogs NYC.

Un grupo de voluntarios de Rescue Dogs NYC escuchó la historia de Goldie y lo sacaron del refugio tan pronto como pudieron para llevarlo a un veterinario de emergencia. Goldie necesitaba mucos puntos de sutura y antibióticos por vía intravenosa. Si lo voluntarios no hubiesen intervenido, tal vez no habría sobrevivido.

- Anuncio Publicitario -

Goldie necesitaba tiempo para recuperarse. Pasó varias semanas en Texas y fue transferido a Nueva York, donde pasó dos semanas más recuperándose. Para ese entonces, el perro que habían encontrado con el espíritu roto se había convertido en un animal completamente distinto. Su piel sanó y su pelaje creció sano y fuerte. ¡Lo mejor de todo es que volvió a sonreír!

Ahora, Goldie solo necesitaba un hogar permanente, pero, por extraño que parezca, nadie se ofreció para adoptarlo, por lo que el grupo de rescate decidió inundar las redes sociales con su linda carita. ¡Y FUNCIONÓ!

Goldie encontró un hogar con una amiga de uno de los voluntarios que lo cuidó.

Su nueva madre tiene otro dos animales: un perro y un gato. Después del calvario que Goldie tuvo que soportar, nadie sabía si Goldie podría convivir con otros animales. Nadie sabía qué tan traumatizado podría estar. PERO…

- Anuncio Publicitario -

Goldie encajó a la perfección con su nueva familia. Ahora, tiene un nuevo nombre: Dakota. Sus amigos lo llaman Dak, como el mariscal de campo, Dak Prescott.

Si un perro con una historia tan triste como Dakota pudo encontrar un final feliz, cualquier cosa es posible.