Gastritis en perros y gatos: causas, síntomas y tratamiento

Gastritis en perros y gatos
Gastritis en perros y gatos: síntomas, causas y tratamiento I Shutterstock

La gastritis en perros y gatos es uno de los motivos principales de consulta a los veterinarios porque cuando un animal vomita inquieta a sus dueños. Además los síntomas de este problema están asociados a numerosas causas a veces graves y otras no tanto. Por ello, es necesario buscar la causa de la gastritis para tratarla de la mejor manera.

- Anuncio Publicitario -

La gastritis es un término médico que se refiere a la inflamación del estómago. Teniendo en cuenta esta referencia, este síntoma puede tener muchos orígenes. No obstante, la palabra gastritis se emplea de forma incorrecta para designar una enfermedad. El término, en ocasiones, se malinterpreta ya que él puede referirse tanto a patologías leves como graves.

¿Qué es una gastritis?

En el ámbito científico de la medicina, las palabras que terminan por -tis corresponde en su mayoría a inflamaciones, por ejemplo:

  • gastritis: inflamación del estómago
  • enteritis: inflamación del intestino
  • meningitis: inflamación de las membranas (meninges)
  • cistitis: inflamación de la vesícula
  • etcétera

Una inflamación es la reacción de un tejido de cara a un estímulo irritante: en general, hay un hinchazón local (edema) con dolor. Cualquier cosa que provoque la inflamación de un tejido causa una inflamación: choques, quemaduras -tanto térmicas como químicas-, infecciones causadas por micro-organismos…

Por lo tanto, una gastritis es una inflamación estomacal, sea cual fuere la causa. En general, este problema se manifiesta con nauseas et vómitos. Es importante visitar a un doctor desde el momento que notes que tu perro o gato presenta los síntomas de la gastritis, sobre todo vómitos.

- Anuncio Publicitario -

En ocasiones, la irritación y la inflamación que sufre el animal es tan importante que existe un micro-sangrado en las paredes del estómago: los vómitos pueden de color rosado, e incluso rojos, dependiendo de la importancia del sagrado (también puede que exista una úlcera, es decir un agujero en el revestimiento del estómago).

¿Cuáles son las causas de la gastritis?

Aquí es donde el problema se vuelve complejo ya que son numerosas las causas de la gastritis… Nosotros vamos a distinguir dos casos: la gastritis aguda, que se instala en el cuerpo del animal en menos de 48 horas, y la gastritis crónica, que permanece durante semanas.

Las causas de la gastritis aguda:

  • alimentaria: se debe a un trastorno microbiano (por ejemplo, el perro que bebe agua estancada y vomita cuando llega a casa) o por culpa de un alimento que no dirigiere bien (normalmente esto se debe a un cambio de alimentación, por ejemplo cuando tu mascota comienza un nuevo régimen).
  • infecciosa: el perro que atrapa una enfermedad que le provoca náuseas y vómitos.
  • tóxica: atención a esta causa porque los vómitos suelen ser el primer síntoma visible de una intoxicación.
  • mecánica: es una de las causas más difíciles de diagnosticar puesto que estamos hablando de un cuerpo extraño. Los perros son glotones y en ocasiones tragan cosas que no deberían. Generalmente esta ingesta no causa problemas pero basta con que un objeto no pase para que se desarrolle una catástrofe.

La gastritis crónica se define cuando un animal vomita regularmente y durante mucho tiempo. La frecuencia de sus vómitos y su evolución son determinantes a la hora de realizar un diagnóstico. Las causas son las siguientes:

  • alimentaria: esta vez no está ligada a la intolerancia puntual, pero sí en un periodo de tiempo largo. Se puede hablar de alergias alimentarias, pero en la práctica, no se vincula a un alimento específico. El diagnóstico se hace por eliminación, cambiando la alimentación del animal y observando si mejora. Lo primero es ir excluyendo todos los supuestos.
  • infecciosa: ciertas enfermedades pueden provocar gastritis a largo plazo, como las enfermedades virales (parvovirus o moquillo) ou las que son provocadas por los parásitos.
  • metabólica: este es un problema ligado a un órgano interno que como efecto secundario desencadena vómitos en el animal. Generalmente está vinculado a los riñones, el hígado o el páncreas.
  • tumores: no importa si el tumor está precisamente en el estómago o en otros lugares del cuerpo. Los vómitos pueden convertirse rápidamente en un síntoma crónica, dependiendo del tipo de tumor y la localización del mismo.
- Anuncio Publicitario -

¿Cómo diagnosticar un problema ligado a la gastritis?

Naturalmente, el tratamiento de un gastritis depende enormemente de su causa. Es muy importante no detener los síntomas y llegar realmente hasta el diagnóstico. No siempre es evidente, ante tantos supuestos, en ocasiones hay que ser paciente porque los primeros exámenes que se realizan al animal no revelan la causa de manera evidente.

Y los exámenes pueden llegar a ser numerosos:

  • análisis de sangre: por un lado, se miden las células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) y por el otro, los marcadores bioquímicos del cuerpo. Esto permite saber muchas causas posibles porque es una prueba rápida, pero depende mucho del examen clínico y de otros síntomas.
  • imágenes: radiografía, ecografía y, en ciertos casos, escáner. Estos exámenes permiten ver directamente el cuerpo del animal. Muy a menudo se propone una radiografía ante la sospecha de que el perro o el gato tiene un cuerpo extraño, incluso si no siempre es posible ver el objeto en los rayos X.
  • análisis de laboratorio: son tan numerosos como diversos, estas pruebas son exámenes para verificar ciertas hipótesis después de haber realizado el examen clínico. Permiten, por ejemplo, encontrar un microbio: pero también medir el grado de malignidad de un tumor.

¿Cómo tratar una gastritis?

Como te hemos dicho anteriormente, el tratamiento depende de la causa. Generalmente, debemos eliminar el origen del desequilibrio que presenta el animal: eliminar el microbio, quitarle el cuerpo extraño, etcétera.

Pero mientras que la causa sea desconocida, la terapia tiene como objetivo curar al animal: en primer lugar, podemos darle antieméticos (un fármaco que impide los vómitos). Sin olvidarnos de que existe un círculo vicioso alrededor de los vómitos, los jugos gástricos (ácidos) queman la membrana mucosa y refuerzan las náuseas. Por lo tanto, es necesario detener los vómitos antes de crear una úlcera gástrica.

- Anuncio Publicitario -

De forma paralela, podemos darle un protector de estómago que mantendrá a raya la mucosa gástrica y la protegerá contra la acidez de los jugos gástricos. Esto va a disminuir un poco la inflamación del estómago.

Generalmente, el inicio de este tratamiento se hace durante 12 horas de ayuno para que la mucosa descanse y se cicatrice.

Es muy importante entender que el tratamiento de la causa es indispensable. De lo contrario, los vómitos pueden regresar cuando terminemos de darle a nuestra mascota el tratamiento. No intentes tratar la gastritis en tu casa si no estás seguro de la causa, puesto que existe el riesgo de ocultar los síntomas reales del problema y desencadenar un problema mayor.

Esta información está contrastada con el doctor Stéphane Tardif Docteur, veterinario y redactor de Wamiz, que día tras día nos da las claves para cuidar de nuestros animales. ¡Gracias!

Lee también: 5 consejos para que tu gato siga una alimentación adecuada

Creadora de contenido SEO, SOCIAL y VIRAL con mucho estilo para afrontar la vida rodeada de perros hiperactivos porque, finalmente, así soy yo. GUAU!!