Gatita abandonada en una tienda maúlla por ayuda y es rescatada justo a tiempo. Ahora, dos meses después…

- Anuncio Publicitario -

Hace dos meses, Hannah Shaw, fundadora de Kitten Lady, recibió una llamada telefónica de un oficial de control de animales acerca de una gatita bebé que necesitaba ayuda. Un hombre entró en una tienda para mascotas con la gatita dentro de una caja de pañuelos. Se la entregó al personal de la tienda y salió corriendo a toda prisa.

Cuando Hannah tomó a la gatita y la sostuvo en sus manos, de inmediato comenzó a maullar. Sus ojos todavía estaban cerrados y estaba cubierta de mugre y pulgas. La llamaron Hank, que es la abreviatura de Hanky (pañuelo en inglés).

Hannah Shaw @kittenxlady

La gatita anaranjada pesaba apenas 80 gramos y tenía unos cuatro días de edad. Hannah la arropó con una manta suave y la colocó sobre un disco de calor para mantenerla tibia antes de comenzar a alimentarla manualmente cada dos horas.

Usaron una jeringa en lugar de un biberón debido a lo pequeña que era. Tan pronto como ella olió la comida, se emocionó y engulló todo. La pequeña Hank estaba hambrienta y deshidratada. Ella estaba tan contenta por finalmente tener comida en su estómago, que ronroneó y agitó sus diminutas patas en el aire.

- Anuncio Publicitario -

Hannah le quitó toda la suciedad y las pulgas restantes con un baño suave. Esa noche, Hank durmió en brazos de su mamá adoptiva, ronroneando como una tormenta.

Hannah Shaw @kittenxlady

En los próximos días, Hank continuó aumentando de peso.

Hannah trató su infección en los ojos con antibióticos. Una semana más tarde, sus ojos estaban completamente abiertos y había doblado su peso.

Hannah Shaw @kittenxlady

A las tres semanas, Hank dio sus primeros pasos. Tan pronto como aprendió a caminar, comenzó a seguir a su madre adoptiva por todas partes alrededor de la casa.

¡Hank aprendiendo a caminar!

- Anuncio Publicitario -

- Anuncio Publicitario -
Ant.1 de 4