¡5 consejos para pasear con tu gato por la calle!

Gato con correa. Pxhere.com

Si tienes la ilusión de pasear con tu gato por la calle, en Wamiz queremos darte los mejores consejos para que consigas hacerlo. Pero si hay uno que destaca por encima del resto, ese es el de tener paciencia. ¡Mucho ánimo!

- Anuncio Publicitario -

Seguro que en más de una ocasión te has quedado mirando a la gente que pasea a sus perros por el parque y has pensado: ¿por qué mi gato no podrá pasear también por la calle? Y es que esta afirmación no es necesariamente cierta, ya que hay gatos capaces de pasear por la calle, para deleite de sus dueños. Sin embargo, como ya habrás podido imaginar, no se trata de una tarea sencilla, ya que requiere de muchísima paciencia y dedicación por parte de los dueños. Si alguna vez has sentido esta necesidad, desde Wamiz queremos ofrecerte los mejores consejos para que lo consigas, pero, como sucede siempre (y más aún en el caso de los gatos), cada animal es un mundo y tú serás quien mejor sepa qué camino ir tomando en cada momento.

Cuando antes empieces, mejor

Como sucede con prácticamente todas las rutinas de entrenamiento para animales, lo ideal es empezar cuando aún son cachorros. En esa etapa, el animal se encuentra aún construyendo su personalidad, por lo que es mucho más maleable. Esto sucede tanto en gatos como en perros, lo que pasa es que el perro es más fácil de entrenar a la edad adulta que el gato, cuya personalidad es mucho menos porosa a los nuevos hábitos. Los gatos son animales caseros y, de hecho, la esperanza de vida es tremendamente mayor en animales que no salen de casa que en aquellos ejemplares que sí tienen el hábito de salir, ya que están mucho más expuestos a todo tipo de agresiones, ya sean de parásitos, de otros animales e incluso de factores externos como el tráfico.

Tiene que entender que la correa no es un enemigo

Para conseguir esto, lo mejor es que le dejemos jugar con ella durante los días previos. Él no sabrá para qué es e incluso jugará con ella. Acércasela a su cama y que duerma con ella, así el momento de la verdad no será tan traumático. La correa ha de ser de arnés, para no ejercer la fuerza en su garganta y sí en su pecho. Lo ideal es que le pongamos primero el arnés sin correa, para ver cómo reacciona. Debemos dejarle con él puesto para que lo normalice y que casi se olvide de que lo lleva puesto, así será mucho más fácil el momento de la puesta de la correa.

- Anuncio Publicitario -
Gato jugando con su correa. Roberto Herrero

Comienza primero paseando por la casa

Una vez que se haya acostumbrado al arnés, es el momento de ponerla la correa. Comienza dando pequeños paseos por tu casa y aprende de tu animal, asimila cómo reacciona ante determinados estímulos y háblale siempre con un tono didáctico y cariñoso. Los movimientos bruscos y los gritos en el caso de los gatos son muy contraproducentes y pueden hacer que la experiencia se convierta en algo muy desagradable. Ve alargando los paseos por tu casa cada día un poquito más, hasta que veas que el animal lo va haciendo de manera natural. Una vez que haya superado esto, es el momento de salir a la calle.

Intenta ir a un sitio tranquilo

Si tu gato está acostumbrado a salir a la calle, aunque sea en transportín, ya habrá avanzado bastante a la hora de dar el siguiente paso. Los gatos son animales tremendamente curiosos. Querrán investigarlo y olerlo todo, por lo que lo que menos le preocupará será el hecho de dar un paseo contigo. Una vez más, ten paciencia. La primera vez deberías ir a un sitio muy tranquilo, un parque poco transitado o una calle sin tráfico. Es muy conveniente que lleves contigo una jaula o transportín por si la cosa se pone fea. Nunca debes soltar la correa, pues el gato puede asustarse y en estos momentos es totalmente impredecible. Nosotros te recomendamos que le pongas una medida de seguridad, atándotela con un segundo amarre a tu cintura.

No te desesperes si no lo consigues

Como te anticipábamos al inicio de este texto, esta no es una tarea sencilla. Hay animales más intrépidos a los que les llamará más la atención y otros en cambio preferirán quedarse tumbados en el sofá. Si ves que la experiencia se vuelve traumática para el animal y frustrante para ti, déjalo, hay miles de maneras de pasarlo bien con tu gato dentro de casa.

- Anuncio Publicitario -

Leer también: Gato esfinge o Sphynx: precio medio y características principales del minino sin pelo

Soy periodista y también tengo un gato. Como a ti, me encantan los animales y por eso busco historias que merecen ser contadas.