El gato Munchkin: ¡Todo lo que debes saber sobre este adorable pequeñín!

Gato de la raza Munchkin | Wikipedia

Te lo contamos todo acerca del gato Munchkin, una adorable raza de pequeño tamaño que es capaz de enamorarte de un solo vistazo.

- Anuncio Publicitario -

Si hace poco en Wamiz os hablábamos del Gato Esfinge o Sphynx, hoy queremos contártelo todo acerca de un adorable gato de pequeño tamaño que a nosotros nos ha enamorado completamente. Se trata del Gato Munchkin, un animal de aspecto tierno y juguetón que tiene su origen en una mutación genética natural que se produjo en Estados Unidos. Tiene la cara redonda y las orejas pequeñas, lo que le aporta una imagen de gato bonachón que te enamora desde el primer momento en que lo ves. Te lo contamos todo sobre él a continuación, pero antes te mostramos un divertido vídeo en el que puedes ver a varios ejemplares haciendo de las suyas.

 

- Anuncio Publicitario -

¿Cuál es su origen?

En los años ochenta se encontró una gata en Nueva York de patitas muy cortas que tuvo una camada de varios ejemplares, algunos de patas normales y otros de patas cortas. Ese se considera el origen de esta raza, ya que, aunque se habían identificado varios casos anteriores, se les había terminado perdiendo la pista. En los años noventa esta raza ganó gran popularidad y se afianzó en la sociedad estadounidense Si bien hay gente que considera este tamaño de las patas como una señal de una malformación en la columna vertebral, lo cierto es que este animal puede crecer y desarrollarse con total normalidad.

Principales características

Es un gato de pequeño tamaño o mediano en su etapa adulta, que tiene un cuerpo equilibrado y bien formado. A pesar de tener las patas cortas, esto no le supone ningún impedimento y es capaz de hacer vida normal. En ocasiones las patas traseras son más largas que las delanteras. Su pelaje es suave y aterciopelado y podemos encontrarlos de todos los colores.

- Anuncio Publicitario -

¿Cómo es su carácter?

Este gato tiene un carácter muy sociable, ya que está acostumbrado a estar con humanos la mayor parte del tiempo. Es muy familiar y es apto para vivir en todo tipo de casas, aunque está especialmente recomendado para los pisos. Como otros gatos, se lleva muy bien con los niños y puede incluso convivir con otras mascotas, ya que tiene un carácter muy tolerante.

¿Qué cuidados requiere?

Lo cierto es que en este sentido, sus cuidados no difieren en exceso de los del resto de gatos. Hay que darle un alimento de calidad y evitar que se vuelva sedentario, ya que podría padecer sobrepeso. Hay que cepillarlo con regularidad, sobre todo si se trata de un ejemplar de pelo largo, para evitar la formación de nudos en su pelaje. Conviene acudir un par de veces al año al veterinario para sus revisiones y hacerlo siempre que se detecte algún síntoma de enfermedad. Por último, no hay que olvidar llevar al día el calendario de vacunas y desparasitaciones.

Leer también: ¡10 consejos para adaptar tu casa a un gato!

Soy periodista y también tengo un gato. Como a ti, me encantan los animales y por eso busco historias que merecen ser contadas.