Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Comida para gatos: ¿húmeda o seca?

gato comida seca advice
© Pixabay

Analizamos si para tu gato es mejor la dieta con comida seca o si por el contrario es mejor la comida húmeda. También desmontamos varios mitos y te damos los mejores consejos para que la dieta de tu animal sea lo más equilibrada posible. 

Por Roberto Herrero

Como dueño de un gato, seguro que en más de una ocasión has dudado entre la comida húmeda o la comida seca, ya que ambas se encuentran disponibles en el supermercado y ambas son elaboradas por los mismos fabricantes. Por eso en esta ocasión en Wamiz queremos ayudarte a decidir, ya que somos conscientes de que se trata de un asunto delicado y sobre el que existe una gran cantidad de mitos y prejuicios. A continuación, lo analizamos todo para que cuentes con toda la información posible. ¿Cuál es mejor para tu gato: húmeda o seca?

Los beneficios que la comida seca tiene para tu gato

La comida seca (pienso) aporta notables beneficios en la dieta y en la digestión de tu gato. En primer lugar, es probable que parezca menos apetitosa en un principio, sin embargo, esta característica puede contribuir a que tu gato se lo tome con más calma, ingiriendo la comida más despacio, con los evidentes beneficios que esto tiene para su sistema digestivo. La comida seca, por su propia condición, hace necesaria una mayor ingesta de agua, por lo tanto, tu gato estará más hidratado.

También este tipo de comida provocará que el animal coma en menores cantidades, pero lo hará con mayor frecuencia, por lo que sus digestiones serán mucho más livianas. Al margen del propio beneficio que este tipo de comida tiene para tu gato, también ofrece ciertas ventajas para nosotros. Esta comida es más fácil de almacenar, su vida útil es mucho más prolongada una vez abierto el paquete y es mucho más fácil medirla y pesarla, ya que apenas deja residuos.

Los beneficios que la comida húmeda tiene para tu gato

Al contrario de lo que te hemos comentado en el anterior párrafo, la comida húmeda resulta realmente apetitosa para los gatos y son pocos los que son capaces de resistirse ante el aroma que desprende una lata nada más ser abierta. Con este tipo de comida tu gato, si normalmente hace gala falta de apetito, sentirá una mayor atracción y es probable que acabe comiendo más de lo que lo hacía anteriormente.

Al contar con mayor cantidad de agua en su elaboración, el animal se verá forzado a beber menos agua, por lo que no debes descuidar este aspecto de su dieta. Esta comida tiene una vida útil mucho más corta que la comida seca y por eso debemos decantarnos por las marcas que ofrezcan su producto en raciones diarias, ya que de esta manera nos aseguraremos de que el producto esté en las mejores condiciones en el momento de la ingesta.

Cómo preparar comida para gatos: ¡mezcla de húmeda y seca!

Si no has sido capaz de decidirte, te contamos que también existe la posibilidad de que les des una mezcla de los dos tipos de comida, tal y como hacen muchos dueños de perros. En este caso debes tener mucho cuidado con la cantidad de comida que le das, pues no queremos que el animal engorde más de lo necesario. Un control de su peso hará que lleve una vida mucho más sana y, por tanto, feliz.

¿La comida húmeda es menos sana que la comida seca y engorda más?

Esta afirmación llevamos escuchándola muchos años y por eso nos gustaría analizarlo. No hay solo un tipo único de comida seca, ni uno solo de comida húmeda. Dentro de estas dos vertientes existen muchas marcas y muchos niveles en lo que a calidad se refiere, por eso dependerá mucho de la marca que hayamos adquirido.

Evidentemente, en Wamiz vamos a decantarnos siempre por las marcas de referencia, porque no queremos escatimar con la comida de nuestros gatos y, en consecuencia, tampoco con su salud. En el supermercado podrás encontrar alimentos light de comida húmeda que pueden contener mucha menos grasa que otros alimentos de comida seca.

Como te hemos dicho anteriormente, todo dependerá de la calidad del propio producto y no de si se trata de comida húmeda o de comida seca. Esa es la clave.