Gatos que dan mucho miedo

gatos en el cine de terror
Préparate para pasar una tarde de Halloween muy felina.

Son un icono en la literatura fantástica y en el cine de terror. Coincidiendo con la Noche de los Difuntos te recomendamos seis películas con mininos que te helarán la sangre.

- Anuncio Publicitario -

La crítica lo considera uno de los más espeluznantes relatos de la historia de la literatura. Y verdaderamente mucho tiene que ver el escritor estadounidense Edgar Allan Poe en la consagración del gato como un animal que puede provocar escalofríos. Nos referimos a su cuento El gato negro (The black cat en el original en inglés), un texto que vio la luz el 19 de agosto de 1843. Claro que también, y remontándonos más atrás en el tiempo, podríamos hablar de la relación del gato con las brujas. Pero esa es otra historia que seguramente te contaremos en otra ocasión.

El cine de terror, siempre tan atento a todos aquellos elementos que desde el origen del ser humano nos producen pavor, no podía permanecer ajeno al inquietante encanto que desprenden los felinos. Y hoy, coincidiendo con Halloween, es un momento ideal para recomendarte que te protejas con un montón de cojines en el sofá mientras ¿disfrutas? del siguiente menú cinematogático:

La gata en la terraza (Eye of the cat, 1969)

Podréis decir después de verla que el tiempo ha pasado como una apisonadora por esta película, pero no negaréis la curiosidad de una cinta norteamericana, dirigida por David Lowell Rich, que nos contará un maltrecho robo. El que planea una pareja al asaltar la mansión de la acaudalada tía de uno de ellos que tiene una singular excentricidad, vive rodeada de gatos. Y el caco protagonista tiene una fobia terrible a ellos…

La noche de los mil gatos (Blood feast, 1972)

Si haces una búsqueda rápida en la red verás que en muchos sitios en los que hablan detenidamente de la cinta la despachan como “la peor película con gatos jamás rodada”. ¿No tienes curiosidad por ella? René Cardona Jr. fue el perpetrador de una historieta en la que un asesino en serie secuestra a sus víctimas con la única intención de alimentar con ellas a su familia de gatitos primorosos.

- Anuncio Publicitario -

Más negro que la noche (1975)

Cuatro mujeres encerradas en una mansión gótica junto a un lindo y no muy amistoso gatito llamado Becker. La película que dirigió Carlos Enrique Taboada es hoy toda una curiosidad. Primero por tratarse de una original muestra del cine de terror mexicano, y segundo por explorar los límites entre el relato fantástico y el erotismo. Por cierto, en 2014 se realizó un remake en 3D del que os aconsejamos os mantengáis a distancia.

Hausu (1977)

Pianos que cobran vida, bustos que vuelan (¡y muerden!) y gatos diabólicos forman parte del lisérgico cóctel de esta extravagante película japonesa dirigida en 1977 por Nobuhiko Obayashi. Trata de un grupo de colegialas que van a visitar a la tía enferma de una de ellas y descubren que el lugar está poseído por todo tipo de delirantes acontecimientos sobrenaturales. Si te gusta el cine japonés o eres aficionado al manga, quizás deberías revisar esta extraviada película que, por supuesto, contiene gatos…

Cementerio de mascotas (Pet sematary, 1989)

Seguramente sea esta una de las películas (con gato, cómo no) más conocidas del cine de terror. Algo ayuda a ello el estar basada en la novela de Stephen King, probablemente el escritor de literatura escalofriante más leído y conocido del mundo. Mary Lambert dirigió esta convincente adaptación en la que una típica familia americana pierde a su gatito, Church, y este regresa del Más Allá con más ganas de pegar arañazos que de recibir arrumacos. Por cierto, en 2019 se estrenará un remake del filme así que, mientras esperas, puedes revisitar esta cinta de serie B que ya es, a su manera, un pequeño clásico. ¡Te dejamos el trailer de la nueva versión!

The Voices (2014)

En realidad hay un gato y un perro en una película que es toda ella una deliciosa rareza que pasó demasiado desapercibida por la cartelera. Dirigida por Marjane Satrapi y protagonizada nada menos que por Ryan Reynolds se trata de una comedia negra (¡negrísima!) en la que el protagonista vive en un piso con la única compañía de su perro Bosco y de su gato Mr. Whiskers. Sin embargo, estos tienen una peculiar costumbre, la de comentar y valorar con su compañero humano la mayor o menor simpatía que les causan las conquistas de su compañero humano. El desparrame (de guasa pero también hemoglobínico) está asegurado…

- Anuncio Publicitario -

Lee también: 12 disfraces para Halloween para gatos increíblemente tenebrosos

- Anuncio Publicitario -
Periodista. Hablo de animales y de cultura. Y me empeño en conectar una cosa con la otra. Pero no siempre. Cuando me preguntan por mi vida pienso en los perros que me han acompañado hasta hoy. Bueno, y en los gatos. Y en los hámsters, y en las palomas... Por el camino decidí hacerme vegano.