¿Influye la raza de tu perro en su personalidad?

razas de perro caracteristicas
¿Influye la raza de tu perro en su personalidad? Hoy destapamos los mitos sobre esta extendida creencia | Pixabay

Cómo determinar la forma de ser de tu perro dependiendo de su raza o su mezcla. Hoy destapamos los mitos sobre esta extendida creencia.

- Anuncio Publicitario -

Los perros son animales acostumbrados a vivir en manada. Nacen así, con esa naturaleza, pero muy pronto en su vida se encuentran con una singularidad que les cambia por completo la existencia: son adoptados por seres humanos. El perro es separado de su madre y hermanos para introducirse en un ambiente completamente distinto, rodeado de personas. Sus ‘compañeros’ de vida pasan a ser individuos que caminan erguidos sobre dos extremidades, aparentemente inteligentes -puesto que les surten de sus necesidades básicas-, y muy dominadores, ya que les instruyen con una ‘educación’ determinada. Es entonces cuando el perro traslada su comportamiento a esta nueva ‘manada’ de la que pasa a formar parte.

En este sentido, su capacidad para adaptarse a la convivencia con las personas es impresionante. He ahí el secreto de que sea un animal doméstico tan querido. Aún así, hay perros más predispuestos a convivir con personas que otros. Esto es algo que depende en general del carácter de la raza a la que pertenece el can, aunque lo cierto es que su personalidad en el futuro será consecuencia del trato recibido por parte de sus dueños.

En Wamiz, hablamos con un experto en la materia, el veterinario y biólogo Felipe Vázquez Montoto, del Centro Veterinario CatDog, que nos ‘desmitifica’ la extendida creencia de que los perros desarrollarán una personalidad determinada dependiendo de su raza. “No, esto no es así. Cada individuo es diferente. No se puede asociar un comportamiento genérico a una raza completa. Ocurre como con las personas… ¿todos los blancos son iguales? ¿todos los negros son iguales?, ¿todos los asiáticos son iguales? Evidentemente, no. Pues con los perros pasa lo mismo. Todo depende de la actitud que tenga cada uno y de la educación de sus dueños”.

No obstante, los veterinarios coinciden en que existen ciertos patrones de comportamientos primarios que se repiten en todos y cada uno de los individuos de una raza. Si son mestizos, por el contrario, su carácter primitivo es una incógnita. Existen perros de carácter tranquilo y dóciles por naturaleza, pero también hay canes de condición dominantes. Estos últimos son los perros que más trabajo dan a la hora de educarlos, pero a buen seguro que su temperamento se irá moldeando paulatinamente.

No hablamos de actuar de forma tirana o aplicarles castigos desproporcionados -esto les confunde porque son muy sensibles a las injusticias-, pero una doctrina disciplinada por parte de los dueños es la mejor receta para determinar su personalidad futura. El perro tratará de adaptarse siempre a las normas de su nueva ‘manada’. Pronto aprenderá a distinguir quiénes son sus ‘jefes’, sus dueños, las personas que pueden darle órdenes. Normalmente se trata de los humanos que conviven bajo su mismo techo. Esto lo asimila muy rápidamente. El perro nota la existencia de una jerarquía y hay que tratar de no confundirlo.

comportamiento canino raza
Una doctrina disciplinada es la mejor receta para determinar la personalidad futura de un perro | Pîxabay

Su personalidad innata

Ya sabemos que su carácter se irá desarrollando en función de la educación que reciban, pero hay ciertos patrones de comportamiento que son prácticamente innatos. “Sí es cierto que hay perros que tienden a ciertos tipos de comportamientos. Los perros pequeños, por ejemplo, son más miedosos, los perros grandes son más tranquilos porque imponen con su físico… pero depende de cada perro y de la educación que reciba por parte de sus dueños”, nos recuerda Vázquez Montoto. Repasamos a continuación las razas caninas que conocemos y describimos cómo suelen ser por naturaleza:

  • Afgano: Guardián, elegante, fuerte, de instinto cazador y carácter feroz.
  • Akita Inu: Tranquilo, obediente, fiel, vigilante e incluso valiente si la situación lo requiere.
  • American Bully: Cómplice, fiel y amigable.
  • American Stanfford: Tenaz, extrovertido, orgulloso, fuerte, leal, alegre y guardián.
  • Basset Hound: Adiestrable, guardián y tolerante.
  • Beagle: Hiperactivo y juguetón.
  • Beauceron: Inteligente, tranquilo y protector.
  • Border Collie: Afable, sumiso, tranquilo y muy inteligente.
  • Boston Terrier: Vital, amable, vivaz, de carácter inflexible y muy elegante.
  • Boyero de Berna: Activo, juguetón, pacífico, cariñoso, sobreprotector con los suyos e independiente.
  • Boxer: Nervioso y desconfiado.
  • Bulldog francés: Protector, simpático, sosegado y expectante.
  • Brittany o Spaniel Bretón: Elegante, compacto, ágil, activo, vital, equilibrado, fiel,sociable, y muy versátil.
  • Chuhuahua: Nervioso, activo y cariñoso.
  • Bichón Maltés: Alegre, tranquilo, cariñoso y muy fiel.
  • Husky Siberiano: Inquieto e independiente.
  • Shiba Inu: Tímido, activo y muy fiel.
  • Gran Danés: Amistoso, extrovertido, amable, flexible y buen compañero.
  • Cane Corso o Mastín Italiano: Inteligente, dominante, estable, observador y protector.
  • Golden Retriever: Enérgico, amigable, dócil y muy fiel.
  • Jack Rusell Terrier: Audaz, vigilante, activo, valiente y muy amistoso.
  • Cocker Spaniel Inglés: Inteligente, hiperactivo y flexible.
  • Doberman: Un portento físico, guardián, dominante, decidido y amistoso cuando recibe el cariño adecuado.
  • Dálmata: Complaciente, sociable, cariñoso, enérgico y fiel.
personalidad labrador
Los labradores suelen ser perros cariñosos, inteligentes y de carácter afable | Pixabay
  • Labrador: Afable, gentil, inteligente, bondadoso y enérgico.
  • Cavalier King Charles Spaniel: Extrovertido, amable, de temperamento adaptable y muy juguetón.
  • Pinscher: Orgulloso, de carácter fuerte, vigilante, desconfiado y guardián de su manada.
  • Samoyedo: Vigilante, jovial y poco avispado.
  • Perro Lobo Checoslovaco: Intrépido, sociable, activo, valiente y vivaz.
  • Pug: Inteligente, alegre, pacífico, muy ‘amigo’ de los niños.
  • Pastor Alemán: Tranquilo, noble, de carácter fuerte y templado. Es un perro muy seguro de sus cualidades.
  • Pastor Blanco Suizo: Sereno, confiado, protector, expectante y leal.
  • Pastor Belga: Vigilante, activo, trabajador, protector y muy obstinado.
  • Pastor ovejero australiano: Enérgico, inteligente, trabajador y juguetón.
  • Dogo Argentino: Leal, cariñoso, alegre, amigable y tolerante.
  • Shih Tzu: Sociable, amante de los juegos y de comportamiento amoldable.
  • Pitbull: Inteligente, juguetón y con cierta tendencia a la agresividad. Conviene educarlos desde muy jóvenes.
  • Staffordshire Bull Terrier: Estable, tenaz, valiente, audaz, confiado y muy inteligente.
  • Spitz Alemán: Atento, vivaz, versátil, inteligente y audaz.
  • Rottweiler: Noble, fiel y protector.
  • Schnauzer: Muy inteligente y vivaz, fácilmente adiestrable y muy asustadizo.
  • Terranova: Amistoso, protector, hábil y amante del agua.
  • Yorkshire Terrier: Inteligente, territorial, simpático, nervioso e hiperactivo.

¿Se parecen los perros a sus dueños?

Completamente cierto. Un perro se comporta según su instinto, su inteligencia, y según el trato que le dispense su dueño y la educación que reciba. En general, según se comporte el amo, así se comporta el perro. Los perros que viven en ciudades suelen presentar más problemas de comportamiento ya que su entorno está más alejado del lugar en el que vivirían, naturalmente. Los perros que viven en el campo no suelen tener muchos problemas de comportamiento, tienen más libertad de movimiento y su entorno es más apropiado para ellos.

“La culpa normalmente es de cada individuo, los perros chicos suelen estar muy protegidos por sus dueños. Un pastor alemán, por ejemplo, no necesita esa protección y es un perro normalmente valiente porque impone solo con verlo. El físico también influye mucho a la hora de formar su personalidad”, añade el veterinario Felipe Vázquez.

- Anuncio Publicitario -

El psicólogo Richard Wiseman asegura que la personalidad que los dueños atribuyen a sus perros es el reflejo de su propia personalidad. Dicho de otra manera: lo que un amo dice de su mascota es, a medida que pasa el tiempo, una fiel descripción de cómo es él en realidad. Según apunta Wiseman, si quieres saber cómo es alguien, lo mejor que puedes hacer es pedirle que describa la forma de ser de su perro.

En el caso de perros de raza pura, cada ser tiene unos rasgos de personalidad únicos que ya se distinguen poco después de nacer. Por ejemplo, si queremos adoptar a un pastor alemán, rápidamente se puede determinar cual es el más agresivo de la camada, cuál el más atento y cuál el más pacífico. Esta elección es sumamente importante porque, ante todo, los adoptantes deben saber qué buscan en un perro, si lo quieren para defensa o vigilancia o por simple compañía. El test de carácter debe realizarse siendo el animal lo más joven posible, preferiblemente antes de que los dos o tres meses de edad. Si es mayor, es probable que el perro ya tenga unas costumbres adquiridas durante su vida que se superpondrán a su personalidad innata.

rottweiler comportamiento agresivo
Hay cierto tipo de personas que prefieren los perros de naturaleza más agresiva | Pixabay

Según un estudio realizado por la Escuela de Psicología de la Universidad de Leicester, las personas más antipáticas suelen elegir perros considerados potencialmente violentos como los Pit Bull, Rottweiler o American Staffordshire. En este sentido, la investigación subrayaba que estas razas solían potenciar conductas agresivas por culpa del entrenamiento que reciben por parte de sus dueños.

Del mismo modo, otras investigaciones concluyen que las personas de ideología liberal tienden a querer perros más educados, mientras que los ciudadanos de pensamientos más conservador prefieren canes obedientes y leales.

El nivel de inteligencia canina

El nivel de inteligencia de un perro es una cualidad muy valorada por los humanos. Creemos que nuestro perro es el más listo del mundo, pero no siempre es así. La raza también determina el nivel de agudeza de nuestros perros. Hay perros más despiertos que otros. Normalmente, los más espabilados son de unas determinadas razas y los menos avispados de otras.

La inteligencia, no obstante, es un término difícil de definir a escala canina, aunque sí se distinguen comportamientos más o menos ‘inteligentes’ en sus costumbres. Existen ciertos aprendizajes un tanto complejos que no todos los perros pueden alcanzar. No hablamos de simples respuestas automáticas a una orden, sino de acciones que requieren cierta capacidad mental. Según Stanley Coren, profesor de psicología y adiestrador, se distinguen tres tipos de inteligencia en los perros: instintiva, adaptativa y funcional.

La inteligencia instintiva son las cualidades heredadas genéticamente y poco se puede hacer para enriquecerla o variarla. Lo que ves es lo que hay. La adaptativa es la capacidad de sacar relaciones de causa-efecto, y obrar en consecuencia, es decir, es la aptitud que les permite reconocer situaciones y resolver problemas (cuando reconocen por gestos o acciones de su amo que hay opciones de salir a la calle, por ejemplo). La inteligencia funcional o de obediencia es la cualidad que permite a los perros obedecer órdenes previamente aprendidas. Este último tipo de inteligencia va por razas. Según para qué tareas, será más o menos necesario que el perro sea obediente.

Hay razas extremadamente obtusas, perros a los que apenas se les puede enseñar nada porque ni siquiera tienen desarrollada la inteligencia instintiva. hablamos de aquellos de origen chino -chow-chow, polinesio, pequinés…-, de los que se dice que apenas son un poco más listos que una oveja. Por el contrario, hay razas de perros muy inteligentes -cocker, labrador, border collie…-, que presentan unos niveles muy altos de comprensión a la hora de ‘usar la cabeza’ en sus comportamientos y hábitos.

- Anuncio Publicitario -
perro raza mestizo elegir
Los perros pueden presentar personalidades muy diferentes dependiendo de si son de raza o mestizos | Pixabay

El test de inteligencia permite evaluar el ‘coeficiente de inteligencia canino’. Este debe realizarse no antes de que el perro tenga al menos un año de edad. Si es más joven, los resultados no serán determinantes porque el perro aún no habrá madurado lo suficiente. Una educación adecuada desde cachorro permitirá mejorar su personalidad y aumentar su inteligencia funcional y obediencia.

¿Qué ‘amigo’ escoger?

En este apartado, los expertos recomiendan elegir al perro que mejor se adapte a tu estilo de vida, a tu propia personalidad. Si tu vida está marcada por el trabajo y el estrés y pasas largas jornadas en la oficina, lo mejor es que escojas un perro de raza tranquila y tamaño pequeño que no necesite de largos paseos diarios. Si por el contrario pasas mucho tiempo en casa, es aconsejable adoptar un perro de raza grande que te obligue a sacarlo en al menos un largo paseo una vez al día para salir de ese sedentarismo.

Lo mismo ocurre con tu forma de ser. Depende de cómo sea la propia persona. Si eres cariñoso o indiferente, tranquilo o nervioso, dinámico o estático… tu forma de ser debería marcar tu elección, tanto en la raza en general como en el tamaño del animal.

¿De raza o mestizo?

Es la última gran pregunta que muchos ‘primerizos’ se hacen. En Wamiz, rompemos una lanza a favor de los mestizos, los ‘chuchos’ de toda la vida, todos aquellos cuyos padres no son de la misma raza. Para muchas personas, estos perros no tienen ‘glamour’ ni la identidad de los de pura raza, pero son igualmente nobles, obedientes, fieles y muy afectivos con sus dueños. Son los perros más ‘agradecidos’ que existen. No hay que olvidar que muchos de ellos llegan a nosotros después de un abandono.

Ahora bien, la gran ventaja de los mestizos es que son perros con mucho menor riesgo a padecer enfermedades. “Los perros de raza pura, casi todos, tienen mucha consanguinidad, por lo que tienen más tendencia a sufrir enfermedades hereditarias”, nos comenta Felipe Vázquez.

Los perros mestizos son únicos. Cada uno tiene una forma de ser diferente. Además, son mucho más económicos que un perro de raza, suelen ser fáciles de adiestrar y muy avisados en general y, si lo adoptamos de una protectora, estaremos salvando a dos (el que nos llevamos a casa y el que entrará en el hueco que éste deja, que tendrá una segunda oportunidad).

Leer también: Perro y dueño, una relación de equilibrio

Soy periodista y me gusta contar historias. Amigo, hermano y dueño de Lucky, un inquieto podenco andaluz que vive siempre a medio metro de mí. Cada día intento conocerlo un poco más.