La muda de pelo de tu perro en otoño: las claves para no volverte loco

muda pelo perro otono
Chufa suelta auténticos pelusones durante la muda de otoño. / LOLA DUARTE

Con el otoño también llega la muda de pelo de tu perro. La veterinaria Ana Martínez te facilita una serie de consejos para no volverte loco

- Anuncio Publicitario -

Hace unas pocas semanas que comenzó el otoño y con él ha llegado la muda de pelo de tu perro. Aunque solo tengas un perro en casa, ahora es como si tuvieras dos más: las pelusas de pelo se reproducen por momentos y no ganas para quitarlas del medio. Pero la muda es algo inevitable y natural en el animal. El perro necesita soltar ese pelo para adaptarse al cambio de temperaturas del otoño. Hablamos con la veterinaria Ana Martínez quien te facilita una serie de consejos para no volverte loco.

Por qué se produce la muda

Aunque a los humanos nos pueda desesperar la muda del perro, lo primero es comprender por qué se produce. La muda en los perros en otoño es un proceso natural para ellos que se produce dos veces al año: en primavera y en otoño. “Esas dos mudas de pelo serían para acondicionar el pelaje a los cambios de temperatura a nuestro clima ya que el pelo les sirve  a los perros tanto para protegerse de las temperaturas como de los rayos solares”, explica Ana Martínez del Centro Veterinario Albayda. Es lo que harían nuestros perros si vivieran a la intemperie, como sus antepasados salvajes.

Quizás incluso notes diferencia entre una muda y otra. En primavera la muda le sirve a tu perro para producir un pelo más fino que le ayuda a combatir el calor del verano. Por el contrario, en el caso de la muda de otoño, tu perro cambia de pelaje para producir un pelo más grueso que le protegerá de las bajas temperaturas del invierno, muda que se produce en los meses en los que empieza a bajar el termómetro.

Es importante cepillar a tu perro para eliminar el pelo muerto.
Es importante cepillar a tu perro para eliminar el pelo muerto. / LOLA DUARTE

Cuánto dura la muda

Habrá mudas que casi ni te enteres y otras que te parecerán eternas. Cada muda tiene una duración que variará en función del clima, del tipo de pelo y del hábitat del perro. “No es lo mismo un perrito de pelo corto que vive en un piso con calefacción en invierno y aire acondicionado en verano, que un perro que vive en una caseta en un jardín –señala la veterinaria consultada por Wamiz–. El primero tendrá una muda que nos parecerá eterna, porque no es tan vital para él protegerse de los cambios de temperatura y de las agresiones del clima. En cambio, el que vive en el jardín hará una muda mucho más rápida, pero más agresiva”.

- Anuncio Publicitario -

Para sobrellevar la muda

“La muda es un proceso natural que todo los perros deben hacer”, insiste Ana Martínez, algo que muchos humanos no entienden. También hay que comprender que según el tipo de pelo que tenga tu perro, estará eliminando pelo todo el año o no. Según detalla la veterinaria, normalmente los perros tienen 3 tipos de pelo: corto (como un bodeguero), largo (liso como un yorkshire o rizado como un caniche) y duro como un westy. Los perros de pelo corto estarán eliminando pelo todo el año, aunque apreciemos mayor cantidad en primavera y otoño. Y en los perros de pelo largo o duro no apreciaremos las caídas entre las mudas, solo se desprende el pelo al cepillarlos”.

Sabiendo esto, la mejor manera para que la muda sea lo más llevadera posible “es adaptar la frecuencia del cepillado para eliminar el pelo muerto, así como “los tipos de peines que tenemos a nuestro alcance al tipo de pelo que tenga nuestro perro”, indica la del Centro Veterinario Albayda. Y esto acompañado de una aliada de 10 para tu hogar: la aspiradora, la mejor ayuda para hacer desaparecer los pelusones de pelo.

La cama de Chufa también toca aspirarla casi a diario. / LOLA DUARTE

Otra opción: peluquería canina

Otra medida importante que se puede adoptar cuando empieces a notar que tu perro comienza con la muda es llevarlo a la peluquería canina para que lo bañen. “El peluquero le dará un buen baño de hidratación a la piel y luego lo secará con un expulsador de pelo. Esto es un aparato que tiene mucha más potencia que cualquier secador que podamos tener nosotros en casa –revela Ana–. Y con él, a la vez que le secan tras el baño, también le ‘arrancarán’ el pelo muerto, que es el que se cae y se quedará en la peluquería sin que nos lo llevemos a casa”.

Hay personas que no aguantan la muda de su perro y optan por una vía más cómoda: llevarlo a la peluquería para que pelen a su perro. Pero ojo porque puedes estar cayendo en un error. Lo primero, según dice Ana Martínez, “es muy importante dejarse aconsejar por los peluqueros caninos o los veterinarios. Ellos te dirán qué es lo mejor para tu mascota”. Con pelar a tu perro no estás evitando que suelte pelo, “lo único que conseguimos, de una manera temporal, es que el tamaño de los pelos sea más pequeño, pero el perro  sigue soltando los pelos de la misma forma”.

- Anuncio Publicitario -
La aspiradora será tu mejor aliada para eliminar los pelos en casa. / LOLA DUARTE

Ojo con rapar a tu perro

Otro error muy común “es rapar a los perros de pelo corto porque eliminan mucho pelo o a los perros de pelo nórdico por la misma razón de manera frecuente. Hay veces que podemos correr el riesgo de padecer, por ejemplo, un síndrome post-rapado en el que provocamos una alteración en el crecimiento del pelo y como consecuencia no hay un crecimiento unifome del manto”, advierte la veterinaria.

Al pelarlo, otra consecuencia pasa por provocar al perro quemaduras solares en la piel por cortar el pelo tan corto. ¿Quién no ha visto la típica imagen del westy de color rosita en verano? No queremos decir que sea malo pelar a un perro, que no lo es –aclara Martínez–. Pero siempre hay que acudir a buenos profesionales que te orienten bien sobre qué es lo mejor para tu perro en función del tipo de perro que tengamos, de su hábitat (si vive en el interior de una casa, en un patio, en un cortijo,…) y del tipo de pelo que tenga. Y por supuesto, huid de cualquier peluquero que te deje el pelo de tu perro ‘”lo más cortito posible para que el pelado dure más”, craso error.

La cama de Chufa pierde color con tanto pelo suelto por la muda de otoño. / LOLA DUARTE

Aprende a convivir con la muda

Abrazar a tu perro con la muda te supone un extra de pelos en tu ropa. Incluso al acariciarlos le sacas un montón de pelos. Mi querida Chufa, la protagonista de las fotos que acompaña a este texto, cuando dice de mudar, muda. Suelta auténticos mechones de pelo y bien gruesos. Y sí, me vuelvo un poco loca, pero ni voy a dejar de acariciarla por no tener pelos en mi ropa y asumo que la aspiradora será mi mejor aliada en casa, al igual que darle buenos cepillados a Chufa para eliminar pelo.

Lee también: Llega el otoño, ¿cómo cuidar de mi gato?

Redactora. En ocasiones le pongo voz a los pensamientos de mi perra, Chufa. Si algún día le da por hablar seguro que entraría en bucle: jugar, pelota, calle, jugar, calle, comer, comer, calle... y en ese orden. Sí, me tiene loca.