Le dolía tanto el cuerpo que no podía ser acariciado. ¡Ahora no deja de abrazar a su papá!

El perro había tenido una vida difícil, pero ya no tendrá que preocuparse más.

En un refugio de Claremore, Oklahoma, había un Border Collie de un año llamado Kong. Kong sufría de una dolorosa enfermedad de la piel y tenía quemaduras tan graves que no soportaba que lo tocaran. Varios parches de pelaje blanco se habían caído y en su lugar solo había piel irritada.

- Anuncio Publicitario -

Eventualmente, Kong fue trasladado a un centro de rescate y rehabilitación para border collies en Prosper, Texas, donde pudo sanar y recibir todo el amor que necesitaba. En el centro, su nombre fue olvidado y fue llamado #387 en su sitio web, donde fue ofrecido en adopción.

- Anuncio Publicitario -

Aún sin un nombre, alguien se enamoró de este perrito con un pasado difícil. Curtis Hartsell veía el perfil del perro y se enamoró al leer la descripción y ver la única fotografía que había. El perro parecía ser perfecto para él.

Ant.1 de 3

- Anuncio Publicitario -