Un niño enfermo y su perro juntos en una misión imposible (vídeo)

Red y Lorenzo a los pies del lago donde realizaron la prueba.
Red y Lorenzo a los pies del lago donde realizaron la prueba.

La historia de Lorenzo y Red ha conmovido a toda Italia por la dulzura y el amor que une al niño enfermo con su perro, juntos para una misión (im)posible!

Han atravesado el tramo del Lago di Como, desde Onno hasta Mandello del Lario para superar el desafío más difícil de todos: el de la vida. Hablamos de Lorenzo y Red, un niño especial y su perro inseparable, que se han enfrentado juntos a la enfermedad lanzándose a una misión que parecía imposible y que, en cambio, ¡fue genial!

- Anuncio Publicitario -

 

La historia de Lorenzo y Red

Lorenzo es un niño de 11 años de edad que padece diabetes desde que tenía 7 años. Red es su perro, un kelpie australiano de 6 años entrenado para reconocer las crisis de glucemia diabética. Los dos son inseparables y, a menudo, Red ha salvado la vida de Lorenzo avisando a su madre cuando algo iba mal. A veces, incluso en mitad de la noche, para evitar que el niño entre en coma diabético. Una relación muy cercana que ha llevado a los estos inusuales amigos a enfrentarse a un desafío que los ha unido todavía más.

- Anuncio Publicitario -

El récord a nado

La madre del niño cuenta la historia de esta manera: “Decidimos involucrarlos en una actividad común”. Así que los dos se lanzaron a cruzar el tramo del Lago di Como, acompañados por los educadores de la organización sin fines lucrativos Progetto Serena que entrena perros. Junto a ellos también iban voluntarios de la sección de rescate de perros Lario Rescue Project y algunos campeones de natación. Aunque Red estaba aterrorizado por el agua, nunca abandonó a su amigo e incluso ladró un par de veces ruidosamente para obtener azúcar para su amigo. Al final, los dos lo lograron, ¡también animados por los amigos de Lorenzo que gritaban sus nombres!

Artículo escrito por Valentina Segatori

Lee también: ¿Por qué los perros llevan un lazo amarillo en su collar?

Redactora. En ocasiones le pongo voz a los pensamientos de mi perra, Chufa. Si algún día le da por hablar seguro que entraría en bucle: jugar, pelota, calle, jugar, calle, comer, comer, calle... y en ese orden. Sí, me tiene loca.