Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Una perra muere en condiciones lamentables en un vuelo de Air France a Los Ángeles

perro muere en un vuelo
© Wamiz

Un empleado de la línea aérea asegura que la perra debió morir asfixiada ya que las condiciones en las que volaba en la bodega del avión no le permitían el acceso a suficientes cantidades de oxígeno.

Por Jose Manuel Cano Publicado el 26 mar. 2019

Asfixiada en un vuelo de casi 11 horas

Hoy nos llega una noticia luctuosa que tenemos que compartir para concienciar a muchas personas que se ven obligadas a hacer viajes largos con sus mascotas. Ha ocurrido en un vuelo de la compañía Air France-KLM que viajaba desde Amsterdam hasta Los Ángeles.  En la bodega de este avión, se encontraba una pobre perra que perdió la vida durante el viaje, probablemente asfixiada, puesto que las condiciones en las que volaba solo pueden calificarse como lamentables.

La malograda perra era una preciosa Husky que se vio 'obligada' a viajar en la bodega del avión en un vuelo cuya duración sobrepasa las 10 horas y 45 minutos. Al encontrarla fallecida, se la examinó de inmediato para certificar la razón de su muerte y asegurar que no portaba ninguna enfermedad ni representaba ningún peligro para el resto de los pasajeros y el público en general. Aunque los resultados de la autopsia aún están pendientes, todo apunta a que la perra murió asfixiada, sobre todo por la versión de un empleado de la compañía aérea holandesa, KLM.

Versiones contradictorias

Y es que aquí hay contradicciones importantes. Por un lado, un representante de KLM aseguró que el perro fue cargado en la bodega de la aeronave de acuerdo a los procedimientos habituales. pero un empleado que viajaba a bordo del avión afirmó rotundamente que la perra no fue cargada correctamente y que habría muerto porque no tenía acceso a cantidades suficientes de oxígeno.

La asociación PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales) ya se ha pronunciado tras este incidente afirmando que es absolutamente necesario poner fin a los viajes de las mascotas en el búnker de los aviones. Desde el año 2005, más de 120 perros han muerto en condiciones semejantes. De hecho, algunas aerolíneas como JetBlue o Southwest ya han prohibido esta práctica que supone altos niveles de estrés en los animales, no solo por las condiciones en las que viajan sino porque también se enfrentan a ruidos, temperaturas extremas y sistemas de presurización muchas veces defectuosos.

La dueña del perrito fue informada de la triste noticia al alcanzar tierra en el aeropuerto de Los Ángeles, quedando completamente abatida por la noticia. El contraste debió ser mayúsculo pues despegó en Amsterdam con su perra sana y feliz y aterrizó en Estados Unidos con el único alivio de 'recuperar' el cuerpo de su querida amiga. Su desconsuelo es total. 

Desde Wamiz, queremos transmitir nuestro más sentido pésame a su dueña y esperamos poder contribuir a que la justicia actúe y poder apaciguar en cierta medida su dolor. 

Las dudosas normas de la aviación

Ya sabemos que las normas de aviación imponen a las mascotas viajar en el mismo compartimento en el que van los equipajes, lo cual nos causa una gran indignación puesto que son seres vivos, no objetos. Además, las condiciones en las que tienen que pasar larguísimas horas son nefastas en muchas ocasiones. De hecho, muchas veces incluso es recomendable 'sedar' a los animales para que pasen el trance de la forma más relajada posible, por corto que sea el trayecto.

Las compañías aéreas cobran un altísimo precio en los 'billetes' de las mascotas y obligan a sus dueños a ocuparse de comprar una caja o jaula para su transporte, las cuales tampoco son baratas, por lo que el viaje se encarece muchísimo por el mero hecho de viajar con tu amigo de cuatro patas. Sin embargo, los dueños saben que su mascota va a estar muy lejos de viajar en primera. Del mismo modo, hay compañías que no quieren animales y se amparan en limitaciones legales y de documentación para llegar incluso a prohibir su transporte. Por todo ello, conviene siempre verificar ciertas premisas antes de comprar un billete ya que algunos trayectos tienen otras normas especiales que no terminamos de entender