Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Condenado por torturar 16 gatos, un hombre vuelve a ser juzgado por matar a un perro de un refugio

perro asesinado © Wamiz

Un hombre de 50 años espera su sentencia definitiva tras admitir el asesinato de un perro un año después de ser condenado por torturar a 16 gatos. Su abogado alega como atenuante que actuó bajo los efectos secundarios de dos potentes sustancias. 

Por Jose Manuel Cano, 28 mar. 2019

Maltratador reincidente es juzgado por la muerte de un perro

Asistimos estupefactos a una nueva noticia sobre maltrato animal que nos indigna y abruma a partes iguales. El suceso ha tenido lugar en la pequeña localidad de Calvados, muy cerca de la ciudad francesa de Caen. Allí hemos conocido el caso de un hombre de unos 50 años de edad que compareció en sede judicial el pasado 25 de marzo de 2019 acusado de matar a un perro en un refugio animal de la comarca. La gravedad del asunto radica en que este mismo individuo ya fue condenado en el pasado por torturar gatos.  

Los hechos se remontan al primero de abril de 2019. Aquel día fue encontrado muerto en una jaula de la fundación animal un cruce de perro de Beauceron. El pobre perro fue hallado, ya desangrado, después de haber recibido varias puñaladas con un cuchillo o un destornillador.

El hombre reconoce los hechos

El hombre admitió haber matado al perro y explicó los horribles hechos al Tribunal de Caen. En su defensa, su abogado, el señor Dominique Mari, propuso para el acusado una revisión médica a nivel neurológico y psicológico porque su reincidencia en el odio hacia los animales resulta tan escalofriante como incomprensible.

Y es que este mismo desalmado ya admitió en el año 2018 haber torturado hasta 16 gatos indefensos. Las descripciones de aquellas atrocidades cometidas entre junio y julio del pasado año son desproporcionadas: Fracturas de huesos, colmillos rotos y lenguas arrancadas... Preferimos ahorrarnos ciertos detalles y no ser más explícitos. El fiscal recordó entonces que varios gatos de los que sobrevivieron a sus actos tuvieron que ser finalmente sacrificados ante la gravedad de sus lesiones. 

Una condena que no le hizo cambiar

El acusado, ingeniero de profesión y padre de cuatro hijos, fue condenado por aquello a 18 meses de prisión y a una prohibición de tener una mascota de por vida -tenía en su casa un perro y un gato en aparentes buenas condiciones-. Además, tuvo que abonar 1.000 euros en concepto de daños morales a cada propietario de los gatos, además de asumir los costes veterinarios.

Ahora, en el juicio rápido celebrado en el mismo tribunal penal de Caen, el juez considera al acusado responsable de un delito de abuso grave y de crueldad hacia un animal doméstico, por lo que se expone en esta ocasión a dos años de prisión, el máximo posible en estos casos. Del mismo modo, el agresor ha sido despedido de su trabajo.

¿Efectos secundarios de un tratamiento?

Según el abogado de este maltratador confeso, existe un atenuante que puede 'explicar' sus actos atroces. Al parecer, este hombre padece la enfermedad de Parkinson y por ello está tomando fuertes medicinas (Nopron y Recip), dos potentes drogas que potencian la dopamina y que pueden causar diversos trastornos de conducta. El letrado ha recuperado la sentencia de un caso antiguo de abuso de gatos en Argentina que fue resultado del efecto secundario de estas mismas sustancias.

Esta prueba ha sido tenida en cuenta y ahora está siendo peritada por un experto del Tribunal de Casación. La sentencia definitiva del caso se aplaza hasta el viernes 5 de julio de 2019