Ahora en Wamiz :

Publicidad

9 días después de su muerte, descubren más de 40 gatos solos en su casa

40 gatos en una casa cat-wow
© wfmz.com

La mujer fallecida compartía casa con 40 gatos, los cuales vivían en unas condiciones muy discutibles. La Liga de Rescate de Animales se ha hecho cargo de los felinos. La gran mayoría presenta una salud mental muy deteriorada.

Por José Manuel Cano

Publicado el 29/3/19 12:22, Actualizado el 19/12/19 16:38

¡40 gatos en el piso de arriba!

Nos llega una crónica de un rescate felino de lo más peculiar. Ocurrió en la ciudad de Reading, situada en el estado norteamericano de Pensilvania. Por desgracia, una mujer que aparentemente vivía sola falleció a mediados de marzo. Hasta aquí no parecía haber noticia. Sin embargo, nadie cayó en la cuenta de que esta pobre mujer compartía casa con más de 40 gatos.

Una semana después del fallecimiento de la señora, una persona visitó su vivienda en la avenida Perkiomen. Al llegar, su sorpresa fue increíble cuando descubrió aquella inmensa familia de gatos viviendo en el piso de arriba. Muchos de ellos tenían sus propios escondites dentro de la propia estancia. La mujer murió fuera de casa y nadie había pasado por allí para encargarse de sus 'huérfanos'. Nadie sabía que estaban allí. 

Se desconoce si la mujer tenía familiares o amigos que supieran de su fallecimiento. Seguramente ellos habrían sabido que tenía tantos gatos, pero el caso es que los animales llevaban desatendidos durante más de una semana sin saber que su dueña ya nunca más regresaría.

Desatendidos durante una semana

Estos gatos no recibieron comida ni agua durante nueve largos días. Cuando los funcionarios se enteraron de la situación, comunicaron el caso a la Liga de Rescate de Animales (ARL) del Condado de Berks, expertos en este tipo de salvamentos. Ellos acordaron ayudar y desplegaron un equipo de rescate con las trampas y los suministros médicos adecuados para la tesitura que debían abordar. Se trata de una situación más habitual de lo que se piensa cuando fallece una persona solitaria. Muchas de estas personas tienden a rodearse de muchos animales con el paso de los años. 

edificio de los gatos
Los gatos estaban viviendo en unas condiciones lamentables en el piso de arriba de este edificio.©wfmz.com

Al personarse en la casa el pasado 19 de marzo de 2019, los rescatadores comprobaron que la gran mayoría de los gatos se encontraban en buenas condiciones físicas. Evidentemente, tenían hambre y sed, pero parecía que se las habían apañado bien durante aquella larga semana. La mujer fallecida había cuidado aceptablemente a los animales, teniendo en cuenta que sus recursos eran escasos y su salud mental también. Lamentablemente, tanto ella misma como sus gatos parecían estar al final de su propia lista de prioridades. 

Aunque la mayoría estaban aparentemente sanos en cuanto a físico, su salud mental sí parecía bastante 'descuidada'. No hay que olvidar que estos felinos vivieron durante años en unas condiciones bastante discutibles. Ninguno de ellos estaba esterilizado ni castrado y algunos mostraban signos de enfermedades respiratorias y problemas oculares que pueden requerir una costosa cirugía. 

¿Cómo vivían  estos gatos?

La mujer probalemente sufría el síndrome de Diógenes, un trastorno del comportamiento que se caracteriza por el total abandono personal y social, así como por el aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación en él de grandes cantidades de basura y desperdicios domésticos. Esta acumulación de residuos la había llevado a construir incluso 'muros de basura' dentro de su propia casa, unas barreras físicas reales que le debían dificultar incluso moverse a través de la misma. 

Depende de la salud física de cada persona, pero es probable que la propietaria ni siquiera pudiese subir al segundo piso, donde se encontraban los gatos. De hecho, incluso se piensa que ignorase completamente que allí arriba había tantos gatos. Es posible que los felinos fueran alimentados desde un lugar cercano a las escaleras del piso inferior. Los gatos acudían a su llamada y se acercaban a comer para luego disperarse y desaparecer regresando a algunos de sus cientos de escondites del piso superior.

Tras examinarlos, se ha comprobado que algunos de ellos apenas están socializados. De hecho, se albergan serias dudas sobre si conseguirán alguna vez ser gatos acostumbrados a vivir en familia. Sus condiciones de vida eran muy similares a las de un gato callejero.

"Tienen mucho miedo y van a necesitar algún tiempo para poder abrirse", dijo Elisabeth Manwiller, subdirectora de ARL en el municipio de Cumru

Un largo trabajo por delante

"A los que no pudimos rescatar al principio debido a ese miedo extremo que sienten les pusimos trampas para poder atraparlos. Todavía estamos en el proceso de atrapar a algunos de los gatos de esa casa", aseguró Manwiller. "Hay gatos realmente traumatizados que necesitan mucha ayuda para adaptarse", agregó. Desde este centro, no obstante, nadie está dispuesto a renunciar a socializarlos. 

"Inicialmente trajimos 29 gatos, luego atrapamos a 11 más y tuvimos una camada de 4 gatitos aquí en el refugio. Hasta ahora, hay un total de 44 gatos, contando con los recién nacidos. Las trampas hoy estaban vacías, así que creemos que estos pueden ser todos". Todavía no se ha podido confirmar el sexo de la mayoría de ellos porque les tienen un miedo exagerado a los humanos. 

gata preñada
La nueva mamá se dejó fotografiar por primera vez después de varios días de 'hostilidades'©Jeniffer Breton, directora de marketing de Animal Rescue League of Berks County

Aún es pronto para valorar sus progresos 'psicológicos' tras conocer a varios humanos en el refugio en el que ahora se encuentran. Por el momento, solo han socializado un poco más con una mujer, la primera persona que se dio cuenta de que una de las gatas había dado a luz a una camada al oír los maullidos neonatales que provenían de una de las jaulas.
 
Los cuidadores creen que puede haber más gatos ahora en las jaulas ya que no han podido contar con exactitud a todos los bebés ya que las madres son muy protectoras. "No confían en nosotros por ahora". Es evidente que se requiere un largo trabajo para socializarlos antes de poderlos dar en adopción. Afortunadamente, algunos ya han comenzado a salir de sus 'guaridas' tras varios días en el refugio. Otros han comenzado a golpear las puertas de las jaulas "hablando" con el personal y ronroneando mientras obtienen comida.

gato desconfiado
La gran mayoría de los gatos se sigue escondiendo cuando ven que los humanos quieren interactuar.©@berksARL

Sin embargo, la mayoría de los 40 gatos todavía se sigue escondiendo, por lo que se está intentando minimizar su exposición al personal. Además, los trabajadores suelen interactuar con los gatos en completo silencio para no perturbarlos. "Esperamos que algunos de ellos se conviertan en candidatos para ser adoptados como mascotas domésticas. Otros serán candidatos para nuestro programa de gatos de trabajo", reconoció Elisabeth Manwiller.

Si desea donar, visite su sitio web AQUÍ. Desde Wamiz te agradecemos que ayudes a estos gatos a intentar tener una vida plena, ya sea en el interior o como gatos que trabajan, lo que sea mejor para ellos. 

"Este es un proceso muy fluido. Podremos conocer sus personalidades a medida que aprendan a relajarse y confiar en nosotros. Nuestra intención es darles aproximadamente un mes de prueba antes de tomar una decisión definitiva sobre cuál es el mejor camino para su ubicación", afirmó la subdirectora del centro, que igualmente advirtió que este proceso no será barato. 

"Algunos de los gatos necesitarán atención médica, veterinaria y de refugio prolongada. Estimamos que cada gato probablemente costará un promedio de 500 dólares para la atención básica durante ese tiempo. Eventualmente, cada uno tendrá que ser esterilizado o castrado y también recibir sus correspondientes vacunas". Todo esto sin contar que no haya más gatas preñadas entre las rescatadas.