Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Se acerca a una casa y sale corriendo: el vídeo de vigilancia revela la improbable realidad

vídeo perro secuestrado
© Wamiz

Una vez más las cosas no son lo que parecen. Andrew, el perro protagonista de esta historia no se había escapado. Un vídeo que se ha hecho viral demuestra lo que sucedió.

Por Ismael G. Cabral Publicado el 3 abr. 2019

Un oscuro asunto

Melissa Cortez vive en Riverside (California, EEUU) con su perro Andrew, de 10 meses. Hace unos días, cuando ella regresó del trabajo descubrió que el animal no estaba. Pensó que se habría escapado aunque le resultó muy extraño, porque en el tiempo que llevaban conviviendo juntos el perro había sido muy obediente.

Muy preocupada y angustiada por el asunto, Melissa se puso en contacto con diversos refugios y protectoras de la zona para comprobar si el perro había ido a parar a alguna de estas instalaciones. Un rato después, la dueña del peludo cayó en la cuenta de que las cámaras de seguridad ayudan a encontrar a las mascotas perdidas puesto que las imágenes se pueden comprobar en todo momento, por ejemplo;  gracias a APP o a los sistemas privados de cada empresa. Así fue cuando descubrió lo que pasó. Y... nada tenía que ver con lo que había imaginado en un primer momento.

El perro había sido secuestrado 

En el registro audiovisual descubrió cómo Andrew, en efecto, no se había marchado por voluntad propia. Fue un trabajador de la compañía de cable Spectrum quien se baja de su camioneta, se acerca a la casa donde está el perro y sale con él corriendo en brazos. ¡Lo habían secuestrado!

Final feliz 

Furiosa y estresada, Melissa decidió compartir inmediatamente el vídeo en las redes sociales exigiendo a la compañía la responsabilidad de lo sucedido. Muy rápidamente las imágenes comenzaron a volverse virales y al día siguiente la compañía medió para que el operario devolviera al animal.

Según la empresa, esta transmitió “el lamentable suceso” y le dijo a la compañera humana de Andrew que había tomado medidas contra el empleado, que ya no trabaja para ellos. El perro se encuentra en perfecto estado pero nada se sabe de las intenciones del secuestrador.