Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Los niños corren a la orilla, no puede evitar gritar cuando ve lo que llevan en las manos

niños en la playa © Wamiz

Dos turistas estadounidenses conteplaron impactadas como un grupo de niños arrojaba a dos pequeños gatos indefensos al mar. Su rápida actuación sirvió para salvar la vida a uno de los felinos. Ahora comparten su historia para concienciar al mundo, y especialmente a los menores, sobre el maltrato animal.

Por Jose Manuel Cano, 5 abr. 2019

Una escena que te helará la sangre

Es una escena durísima. Otra vez topamos con una información que nos causa verdadera aberración ante la tremenda crueldad del ser humano. En este caso, además, lo más preocupante es que los responsables de la fechoría en cuestión son niños, lo cual deja incluso peor impresión porque ellos son el futuro de este mundo. 

Les ocurrió a dos turistas estadounidenses que estaban de vacaciones en una playa de Filipinas el pasado de 16 de marzo. Caroline Claire Grasland y su hermana se encontraban pasando un estupendo día junto al mar cuando presenciaron una escena particularmente impactante. Mientras paseaban junto junto a la orilla de la playa Cristal de San Narciso, en Zambares, se cruzaron con un grupo de niños que aparentemente estaban jugando a lo suyo. La situación habría parecido en todo momento idílica de no ser porque ambas mujeres se dieron cuenta de que aquellos chicos estaban tramando algo realmente atroz. 

Las dos vieron que algo raro está sucediendo. De repente, uno de los niños se acercó a la orilla y arrojó un par de bultos con mucha fuerza al mar. ¿Piedras? Ojalá. Caroline no podía creer lo que había visto. Aquel niño había tirado al agua dos gatos muy pequeños con el único fin de que se ahogaran, sin más. 

Sólo pudieron salvar a un gato

Ambas turistas no lo dudaron y se metieron en el agua rápidamente para intentar salvar a ambas criaturas. Fueron momentos horribles de angustia. Tras nadar muchos metros en busca de los pequeños, desafortunadamente solo lograron encontrar a uno de los pobres gatos. El otro ya se había hundido para siempre en el mar. 

Como pudieron, Caroline y su hermana sacaron al animal del agua y lo pusieron a salvo, aunque su estado era lamentable. Estaba al borde de la muerte por ahogamiento. Realizado el rescate, Caroline fue corriendo hacia los niños para pedirles explicaciones. ¿Cómo podían haber hecho eso? ¿Qué diversión encontraban en aquella barbaridad? Los niños le dijeron que los gatos habían sido traviesos y merecían un escarmiento. Evidentemente, Caroline no pudo más que reprender con firmeza aquella horrible acción a los niños filipinos. Por desgracia, el maltrato a los gatos es una práctica normal para algunos desalmados.

Los menores no parecían arrepentidos. De hecho, durante la conversación incluso alguno de ellos mencionó otras espeluznantes travesuras. Sin ir más lejos, anteriormente también lanzaron a otros gatitos a un contenedor en llamas. 

 

We planned to go for a swim today, may mga batang pumunta near the shore with their hands holding 2 kittens. Nagulat...

Posted by Caroline Claire Grasland on Saturday, March 16, 2019

Una segunda vida

Caroline compartió su horrible experiencia en su cuenta personal de Facebook y dio buenas noticias acerca del gato que lograron salvar. El pequeño felino, que tan sólo tiene varias semanas de vida, se encuentra ahora en casa de Caroline y se está recuperando muy paulatinamente. Su evolución, aunque lenta, parece que avanza con pasos muy firmes.

La mujer estadounidense se ha encargado de cuidarlo durante todo este tiempo y ahora asegura que "está en buenas manos" y que pronto estará completamente restablecido. En sus redes sociales, Caroline ha querido compartir esta historia para concienciar al mundo, y sobre todo a los niños, de que el maltrato animal es algo repugnante. 

"Mi propósito con este post no es ganar un 'Me gusta' sino enseñar a vuestros hijos qué es lo correcto e incorrecto que se debe hacer con los animales. Son animales de compañía, deben ser amados... no ser asesinados", reza su publicación.

Las últimas noticias sobre el pequeño 'náufrago' son muy optimistas. Según cuenta Caroline, el gatito se encuentra estable y ya está lamiéndose los pies y abriendo los ojos lentamente. Ella misma lo está alimentando con leche especial para gatos y todo apunta a que pronto podrá comenzar una nueva vida.

 

Update on the kitten, he’s more stable now than a few days ago. He’s starting to clean his self too by licking his feet....

Posted by Caroline Claire Grasland on Monday, March 18, 2019