Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Un estudio revela que las personas que tienen perro son más felices que las que tienen gato

mujer paseando a perro en la playa
© Pexels

¿Eres persona de gato o de perro? Según un estudio reciente publicado por The General Social Survey, lo mejor es que vivas tu vida junto a un perro. Analizamos los resultados más llamativos de un barómetro pionero ya que revela que las personas que tienen perro son más felices que las que comparten su vida con un gato. 

Por Jose Manuel Cano, 12 abr. 2019

Los dueños de perro son más felices que los de gato 

Hemos conocido hace unos días los resultados de un estudio pormenorizado realizado por The General Social Survey (GSS), una plataforma contrastada en la elaboración de encuestas de todo tipo -política, cultura y comportamiento-, desde el año 1972, que por primera vez ha incluido preguntas sobre la posesión de mascotas concluyendo que los amantes de los perros son más felices que quienes conviven con gatos. 

Los hallazgos no solo cuantificaron la población de mascotas en Estados Unidos, donde seis de cada diez hogares tienen al menos un animal, sino que permitieron ver cómo afecta el hecho de tener una mascota. Los resultados obtenidos aseguran que el 36% de los dueños de perros se enorgullecen de ser "muy felices" en comparación con solo el 18% de los dueños de gatos. Ahora bien, hay que tener en cuenta que estas conclusiones no deben tomarse como absolutamente tajantes ya que el hecho de tener un perro podría no ser el único factor que hace agradable la vida de estas personas

En cuanto a la tenencia de animales, los resultados exactos son los siguientes: cerca de 39% de las familias estadounidenses no posee mascota, el 33% tiene perros, el 11% gatos, el 14% posee ambos y el restante 4% tienen un animal pequeño como un pájaro o un lagarto

Al desglosar los datos surgió una división asombrosa: los dueños de perros tenían el doble de probabilidades que los dueños de gatos a decir que están muy felices. Por poner un ejemplo, la encuesta también revela que los dueños de perros son más propensos a casarse, a ser dueños de sus propias casas y a tener familia, factores importantes que influyen igualmente en la satisfacción general en la vida. En este sentido, investigaciones previas demostraron que las personas que viven casadas tienen mayor tendencia a ser felices respecto a las personas divorciadas y solteras.

La brecha de felicidad entre los dueños de perros y gatos es mayor aún cuando las personas se identifican como de clase media alta y cuando responden personas que se encuentran en una situación que consideran "justa" y gozan de una salud "buena o excelente"

Los perros pueden hacer de todo

Hay que admitir que tener un perro implica ciertos beneficios que tener un gato no puede alcanzar. Sin ir más lejos, un estudio reciente de OnePoll concluyó que los dueños de perros caminan en promedio 1.400 kilómetros al año al pasear a sus mascotas. Evidentemente, aquí no hay debate porque los dueños de felinos no tienen que dar un solo paso. Este estudio realizado en el año 2013 encontró, por ejemplo, que los dueños de perros tienen más probabilidades de participar en actividades físicas al aire libre que las personas que no tienen perros, con beneficios obvios para la salud y la felicidad.

Este dato no solo reveló que los dueños caninos tienden a estar en mejor forma física que los dueños de gatos, sino que también tienen niveles más altos de salud mental y más bajos de estrés. Los dueños de perros, por ejemplo, tienen más probabilidades de buscar la compañía de su mascota en momentos de estrés. Son momentos en los que juegan con su perro, al que consideran un miembro más de su familia. Los perros lo agradecen porque si no jugaran se sentirían solos. Los dueños de gatos, en cambio. no hacen esto. Esa diferencia sugiere un vínculo social más fuerte con sus mascotas de los dueños de perro, lo cual crea una mayor sensación de bienestar.

El mismo estudio también reveló que los dueños de perros creían que su mascota los había hecho más sociables ya que los extraños que aman a los perros a menudo entablan conversaciones en torno a ellos. Digamos que es un buen tema para romper el hielo. Esas conexiones sociales probablemente contribuyen a un mayor bienestar entre los dueños de canes.

Los resultados se 'igualan'

Pese a que los dueños caninos resultan 'ganadores' en este último barómetro, los resultados se han estrechado respecto al último estudio en la materia realizado dos años antes, en 2016. Aquel estudio arrojó mayores calificaciones de felicidad para los dueños de perros en relación con las personas con gatos. En 2006, una década más atrás, el Pew Research Center no encontró diferencias significativas en la felicidad entre dueños de mascotas y los que no tienen mascotas, o los propietarios de perros y gatos. 

Entonces ya se dijo que los dueños de perros tendían a ser más agradables, más extrovertidos y menos neuróticos que los dueños de gatos. Un año antes, en 2015, se vinculó la presencia de un gato en el hogar con menos emociones negativas, pero no necesariamente un aumento en las positivas.

Aún así, los dueños de gatos no salen malparados en este último estudio porque presumen de un vínculo con los felinos que va más allá de la propia felicidad. Se habla de una conexión inexplicable que es más grandiosa y misteriosa de lo que mucha gente podría entender, es algo que, según defienden, no se puede medir en una encuesta de opinión pública. "Un gato tiene absoluta honestidad emocional. Los seres humanos, por una razón u otra, pueden ocultar sus sentimientos, pero un gato no lo hace", decía Ernest Hemingway.

¿No puedes ocuparte de un perro? Apuesta entonces por el gato

Pese a que los perros son más 'beneficiosos' que los gatos, hay que apostar siempre por tener una mascota en tu vida. Ya sea perro o gato, siempre será mejor convivir con un animal a no hacerlo. Una encuesta realizada en 2018 demostró que los dueños, sea de lo que sea, tienen más probabilidades de estar satisfechos en sus trabajos y también se sienten menos solos que las personas que no tienen mascotas.

Las personas que tienen mascotas también suelen gozar de una mejor salud cardiovascular y de una presión arterial más baja que los que no tienen animales a su cuidado. Pasar tiempo con tu amigo peludo reduce el porcentaje de depresión.

La psicóloga Corinne Sweet lo definió del siguiente modo: "Tener un estrecho vínculo con un animal doméstico puede mejorar el bioquímico que hace 'sentirse bien', como las endorfinas y la oxitocina; lo que puede hacer que los propietarios se sientan más relajados, tranquilos y felices en casa". En Wamiz creemos que los resultados de estos estudios son bastante claros: si tu casa no está cubierta de pelitos o si no resuena por el suelo el golpeteo de unas pequeñas patas es que algo estás haciendo mal. Además, recomendamos tener perro y gato ya que es un mito eso de que se llevan tan mal.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Dustin + Amy Alldredge (@dustinshelves) on