Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Un extraño ruido al lado del sendero hace parar la maratón de 50 kilómetros

perros en maraton © Pinterest - Ashley Blake

Dos participantes en una de las carreras más duras del mundo se detuvieron en mitad de la prueba al descubrir a cinco cachorros abandonados a un lado del camino. Ambos informaron de la situación al guardabosques y pusieron a salvo a la camada. Uno de ellos, Joshua Scott, adoptó a uno de los cachorros. 

Por Jose Manuel Cano, 14 abr. 2019

Encuentran cinco perros abandonados durante una maratón

El maratón de Barkley es una de las carreras más duras del mundo. Se trata de una prueba que se celebra en el Parque Estatal Frozen Head, cerca de Wartburg, Tennessee (Estados Unidos). Esta carrera consta de 161 kilómetros, por lo que los participantes que logran terminarla necesitan unas 60 horas en llegar a la meta tras superar un tupido bosque cuyo desnivel acumulado asciende a 18.300 metros en total. De allí nos llega una noticia preciosa que tiene como protagonistas a dos de los participantes en la misma, aunque en esta ocasión se trataba de una prueba de entrenamiento de 'tan sólo' 50 kilómetros, la 'Barkley Fall Classic'.

Ashley Blake y Joshua Scott se encontraban en plena carrera cuando, de repente, escucharon algo en el bosque que les estremeció por completo. A un lado del sendero, detectaron un movimiento inusual y un crujido que no lograron identificar. Ambos se asustaron porque se encontraban en medio de un bosque famoso por su variada fauna a la que no le faltan los animales salvajes. "Hay muchas criaturas salvajes por aquí", comentó Blake al portal Runner's World. Sin embargo, en esta ocasión no era el caso. Ashley y Joshua se detuvieron a descubrir de qué se trataba exactamente y descubrieron a unos hermosos perritos recién nacidos. "Notamos algo al pasar, así que dimos un par de pasos hacia atrás y dijimos: 'Dios mío, son unos cachorros'", aseguró Blake. 

Allí les esperaba una camada de cinco bonitos cachorros negros que, evidentemente, habían sido abandonados a su suerte en un recodo del camino. Blake y su compañero no dudaron en detener su carrera para informar de su hallazgo a los guardaparques del Parque Estatal de Frozen Head. Los responsables del parque les explicaron que, desgraciadamente, este lugar era muy popular precisamente por esto. Mucha gente dejaba allí a perros indeseados porque es un punto que se encuentra muy cerca de una carretera de doble sentido y no es una zona de mucho tráfico. Por allí solo pasan corredores de vez en cuando. 

Los pequeños perritos estaban acurrucados entre sí para intentar darse calor unos a otros, pero su temperatura corporal era bajísima. "Estaban cerca de la congelación. Intentaban amontonarse unos encima de otros, tiritaban y trataban de mantenerse calientes", declaró Ashley. "Cuando intentamos cogerlos, dos salieron corriendo. Estaban aterrorizados, lloraban y tuvimos que correr para detenerlos. Ellos retrocedieron por miedo a ser lastimados. Creemos que pudieron ser maltratados en sus primeros días de vida -de ahí su actitud temerosa-, pero una vez que los cogimos en brazos se calmaron", cuenta Blake.

Una adopción 'obligada'

Una vez que informaron de la situación, Blake y Scott llevaron a los cachorros a la carretera cercana, donde se reunieron con el guardabosques, que fue quien se llevó a los cachorros a su casa ya que en esa zona no hay ningún refugio cercano y en ese momento ya se estaba haciendo demasiado tarde. Ashley y Joshua continuaron con su carrera, pero no lograron quitarse de la cabeza a aquellos indefensos cachorros. A la mañana siguiente llamaron al guardabosques para interesarse por el estado de los perros y Scott comunicó su firme decisión de adoptar a uno de ellos. 

Al reencontrarse con los perritos, Joshua escogió a uno de la camada y decidió bautizarlo como Barkley, en honor al nombre de la carrera en la que fue encontrado. "El pequeño Barkley ya ha hecho su primera visita al veterinario, allí recibió sus vacunas y se está adaptando bien a su nueva vida", comentó Blake. "Barkley tiene ahora dos nuevos hermanos cachorros en su nuevo hogar, así que todos están muy emocionados", finalizó.

Los otros cuatro perritos de la camada han sido trasladados al Refugio de Animales de Oak Ridge, donde se encuentran a salvo y a la espera de encontrar adopción.