Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Antes de morir, el cartero deja una carta estremecedora a un pastor alemán

pastor alemán
© © DeCuervo2 - Twitter

Los dueños de Gretchen comunicaron al cartero, Fernando Barboza, que la perra había muerto el día anterior, y le pidieron que cumpliera un último servicio por ella: repartir las galletas que le había regalado entre sus vecinos caninos.

Por Jose Manuel Cano Publicado el 15 abr. 2019

Una dolorosa carta para el cartero

Hoy os presentamos una historia conmovedora y totalmente real que nos llega directamente desde Texas, Estados Unidos. Sigue leyendo para emocionarte al contemplar una de las amistades más maravillosas que existen en el mundo: la del hombre y el perro. No tenemos la más mínima duda. En esta ocasión conocemos a Fernando Barboza, cartero de profesión, una persona muy conocida por todos los vecinos a los que visita durante su ronda diaria por su especial predilección hacia los perros.

Al parecer, Barboza es el cartero favorito de los 'peludos' del barrio porque se sabe los nombres de todos y cada uno de ellos. Durante su ruta, se detiene a saludarlos, les mima y además siempre les deja un pequeño 'regalito': una bolsa de galletas (aptas para perros, evidentemente). Sin embargo, algo cambió hace unos días en su típica visita a la residencia de la familia Cimino. Al tocar la puerta ya se dio cuenta de que algo no iba bien... La vieja Gretchen, la pastora alemana que siempre salía a recibirle emocionada, no apareció para darle los buenos días. Al abrir el buzón, esta vez había una carta para él. 

"Gretchen falleció ayer. Me preguntó si podrías compartir estas galletas que no llegó a terminarse con otros perros de la ruta. Siempre disfrutó al verte llegar y le encantaba recibir galletas de tu parte", rezaba la misiva. Los dueños de Gretchen decidieron comunicarle de esa manera que la pobre perra había fallecido el día anterior, por lo que le dejaron allí mismo la bolsa de 'golosinas' que le había regalado para que la repartiera entre los demás perros del barrio.

La carta rompió el corazón de Barbosa, que no pudo reprimir las lágrimas al enterarse de la fatal noticia

Sofocado tras leer la carta, llamó a la puerta para dar su más sentido pésame a los propietarios de Gretchen, que estaban igualmente destozados por la pérdida. Tras ofrecerle sus condolencias, prometió a la familia que honraría la memoria de la perra y compartiría las galletas con el resto de sus vecinos caninos.

Una promesa cumplida

"He estado dando sus golosinas a los perros de mi ruta todos los días. Y cuando lo hago, siempre digo lo mismo: "Esto es de Gretchen", aseguró en una entrevista. Su sentimiento, confiesa, es bastante agridulce. Por un lado, se alegra de seguir haciendo felices a tantos perros, pero por otro, no esconde que extraña a su dulce amiga

"Sé que ella hubiera querido compartir sus golosinas favoritas con sus amigos si no iba a poder terminarlas. Puede que no le gustasen mucho las personas, pero le encantaban los otros perros", recordó.

Los perros mayores son excelentes mascotas

La historia de Gretchen y Fernando se hizo viral en Twitter. Los internautas se han quedado sin palabras al conocer el relato, sobre todo desde que el cartero publicó una fotografía de la bolsa de galletitas junto a la nota que le dejaron los dueños de la perra. 

El propietario de Gretchen también corroboró la historia asegurando que Barboza ayudó a la perra a confiar en las personas nuevamente ya que fue adoptada en 2013 tras una vida anterior muy complicada. Aunque se acostumbró a su familia, seguía desconfiando de los extraños hasta que conoció a Fernando Barboza, que durante los últimos cinco años fue el más fiel amigo de todos los perros que se encuentra en su ruta. 

Ambos esperan que esta historia ayude a la gente a concienciarse de que "la adopción de perros mayores también vale mucho la pena". En este caso, hay algo seguro, la amistad entre Fernando y Gretchen fue tan especial que, sin duda, perdurará para siempre.