Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Tras un trágico accidente, la familia alerta del peligro de una cosa que todo el mundo tiene en casa

perro accidente domestico
© Facebook - Christina Young

Un perro muere asfixiado por culpa de una bolsa de patatas. Al intentar comerse las migajas de su interior, la bolsa quedó atrapada en su hocico y ahogó al animal. Sus dueños quieren hacer pública su historia para que no vuelva a suceder algo así.

Por Jose Manuel Cano Publicado el 18 abr. 2019

Un accidente doméstico con un paquete de patatas

¡Ten mucho cuidado! Hoy nos llega una historia triste que debemos hacer pública para prevenir al máximo número de personas posible. Hoy hablaremos de algo que está en cualquier vivienda y que puede resultar fatal para nuestras mascotas

El suceso fue el siguente: el marido de Christine llegó a casa del trabajo y, extrañamente, se encontró la casa mucho más silenciosa de lo habitual. Su primer pensamiento fue que su perro Petey estaba durmiendo y que por eso no había corrido a recibirle, como era habitual.  Pero se equivocaba. Sin nadie en casa, el joven Petey fue víctima de un grave accidente que le costó la vida. Así de simple y así de triste a la vez, una acción de lo más inocente terminó con la vida de un perro feliz. Sus dueños ahora quieren recordarlo para que otras personas no corran este riesgo.

¿Qué sucedió?

Petey aprovechó la ausencia de sus dueños para alcanzar un paquete de patatas fritas que estaba sobre la encimera. Su único afán era probar en la intimidad y sin que nadie pudiese reñirle algunas de esas 'golosinas saladas' que tanto le gustaban. 

Su desgracia llegó justo después. Tras esparcir algunas patatas por el suelo de la cocina y degustarlas tranquilamente, Petey introdujo el hocico nuevamente en la bolsa de patatas y se quedó atrapado, muriendo finalmente por asfixia. La asfixia le sobrevino al olfatear las migajas del interior de la bolsa, que se contrajo por el aire y ahogó al perro cruelmente y sin que nadie pudiese ayudarlo. "Petey era inteligente, así que no entendí por qué no logró quitarse la bolsa con las patas", lamenta su dueña. Lo único cierto es que no logró hacerlo.

Una desgracia más común de lo que creemos

Tal y como informa la propia Christine tras realizar una investigación al respecto, "las estadísticas sobre la frecuencia con la que esto sucede son impactantes. Se informa de una media de entre tres y cinco muertes por asfixia cada semana y el 42% de ellas se producen mientras el propietario está en la habitación de al lado".

Petey se ahogó de la forma más inocente, pero la realidad es la que es. El marido de Christine se lo encontró asfixiado en el suelo y no pudo hacer nada para salvarlo. Su pena ya es inconsolable. Ahora lo único que les queda en concienciar a otras personas compartiendo su dolorosa experiencia para que esto no vuelva a suceder. 

La muerte por asfixia se produce rápidamente. No se requieren más de tres minutos para que el oxígeno caiga a niveles fatales

Al hacer público el suceso, el matrimonio se sorprendió muchísimo al conocer otras historias parecidas de numerosos propietarios caninos que habían sufrido su misma experiencia. "Nos sorprendió la falta de conocimiento sobre este tema. De hecho, el 90% de los incidentes informaron que el propietario nunca había oído hablar antes de esto hasta que le sucedió (incluidos nosotros)", comenta ella en su cuenta personal de Facebook

 

One week ago I kissed my baby boy goodbye on my way out for work. But I had no idea it would be for the last time....

Posted by Christina Young on Monday, February 26, 2018