Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Error fatal: rescatan a un perro cubierto de barro y se quedan mudos cuando descubren la realidad

perro cubierto de barro
© Youtube

Los trabajadores de una obra encuentran a un perro en unas condiciones lamentables y cubierto de barro durante su jornada laboral. Sin embargo, cuando se disponen a rescatarlo y a cuidar de él se dan cuenta del gran error que han cometido con el animal. 

Por Vanessa Parapar, 18 abr. 2019

Las obras no son algo que habitualmente nos llama demasiado la atención puesto que somos muchos los que tenemos miedo a acercarnos a estos lugares desiertos en los cuales hay personas trabajando, con mucho ruido y donde la soledad es la protagonista. No obstante, en ocasiones en esos emplazamientos pasan cosas sorprendentes como la que te vamos a contar a continuación. Un suceso que terminó en un gran error porque el perro escondido entre el barro y los escombros de las obras nada tenía que ver con lo que los obreros se esperaban. 

Todo sucedió en Londres donde un trabajador sintió un ruido extraño dentro de una obra de construcción. En un primer momento; el hombre llamó a sus compañeros para que le ayudaran a descubrir qué estaba pasando. Justo en ese instante; el grupo de obreros descubre a un perro cachorro que se encuentra atrapado dentro de un agujero y cubierto de barro. 

El cachorro no tenía ganas de luchar

Cuando los trabajadores de la obra se dan cuenta de las condiciones en las que se encuentra el animal se ponen muy nerviosos porque el perrito ya no tenía fuerzas para continuar su lucha. Según han contado los obreros, el animal había perdido todas sus ganas de sobrevivir. ¡Se había dado por vencido!

Sin perder la esperanza de rescatar al cachorro, los trabajadores se disponen a sacarlo del agujero, pero cuando consiguen cogerlo entre sus brazos se dan cuenta de que su estado es mucho peor de lo que ellos mismos pensaban. El perro estaba lleno de barro, tenía trozos de plástico pegados a su piel, tiritaba... Ante esta desesperada situación -y de la misma manera que ocurrió con el perro rescatado a los pies de Notre Dame-, los hombres fueron a buscar ayuda y se pusieron en contacto con una protectora de animales para que ellos tomaran cartas en el asunto. 

El cachorro no es ningún cachorro

Los voluntarios de la asociación no tardaron mucho tiempo en dirigirse al lugar de los hechos con la esperanza de cuidar y salvarle la vida al perro. No obstante, tras quitarle el barro, bañarlo y peinarlo se dan cuenta de que nada es lo que parece y que algo va mal. ¡El pequeño e indefenso perro es en realidad un zorro!

Ante tal sorpresa, los trabajadores de la protectora continúan cuidando del animal que se está recuperando lentamente (al igual que la perra rusa que tuvo un mega parto) y lo examinan para cerciorarse de que el animal se encuentra bien. 

Un final feliz para todos

El adorable zorro goza de buena salud y después de asearlo, revisarlo y darle de comer fue puesto en libertad. Un acción que hubiera sido imposible sin la ayuda de los voluntarios ya que si los obreros no hubieran encontrado al animal y los voluntarios no se cruzaran en su camino; el zorro probablemente no habría tenido una segunda oportunidad.