Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Dándolo por muerto, lo entierran: todos conmocionados al descubrir lo que pasó después

perro muerto © Shutterstock

Dos mujeres de la tercera edad toman la decisión incorrecta con su perro. Las señoras no pierden su tiempo en asegurar que el animal está muerto, lo entierran y... ¡nada es lo que parece! Sigue leyendo...

Por Vanessa Parapar, 20 abr. 2019

La escalofriante historia que te contamos tuvo lugar en Rusia, donde dos mujeres de la tercera edad enterraron a su adorado perro sin tener en cuenta las terribles consecuencias que implica realizar una acción así. 

No pensaron en nada

Las mujeres rusas, protagonistas de este relato junto a su amado perro Dik, en ningún momento se pararon a pensar en lo que realmente le estaba sucediendo al animal hasta el punto de tomar una decisión de la cual, a día de hoy; se arrepienten. ¿Qué hicieron?

Enterraron a Dik y...

Dik tenía 18 años de edad y vivía desde hacía mucho tiempo en Rusia con sus dos mamás. Todo sucedía siempre según lo previsto: mimos, caricias, cuidados, buena comida, paseo... Pero un día todo cambió de repente. Sus amas llegaron a casa y, para ellas, el animal estaba muerto. 

Sin pensarlo demasiado, las ancianas decidieron enterrarlo sin pedir opinión a un veterinario que se cerciorara del estado en el cual se encontraba el animal. Con lo que estas abuelas rusas no contaban fue con la idea de que ambas no estaban en lo cierto y ¡enterraron a su querido Dik vivo! 

¡estaba vivo!

Dik no estaba muerto. Simplemente estaba dormido y parecía estar inerte. No hay que olvidar que un perro tan mayor necesita reposo y descanso. Tal vez; Dik solamente se encontraba en un sueño más profundo de lo que las tenía acostumbradas y las mujeres entraron en pánico reaccionando, como has podido comprobar, mal. 

Por suerte, Dik pudo huir de las garras de su forzada muerte. El perro consiguió escaparse del agujero -que no había sido cavado muy profundo- y fue recogido por los voluntarios de un refugio que no dudaron en cuidarlo, mimarlo y encontrar a las culpables que le habían hecho eso. 

Una investigación abierta

Los trabajadores de la asociación que se hizo cargo de Dik indagaron en el asunto y dieron con las madres del anciano perro. Ellas no daban crédito a lo que los voluntarios les estaban diciendo (lógicamente lo primero fue acusarlas de maltrato animal) puesto que ambas coinciden en que Dik no daba señales de vida y por eso lo enterraron. 

Para ellas Dik estaba muerto

Las mujeres se mantuvieron muy firmes en su declaración diciendo que Dik no reaccionaba ante ningún estímulo. 

''Volvimos a casa y nuestro querido Dik, que tiene 18 años, estaba inerte. Intentamos hacer que reaccionara varias veces pero no pasó nada. Pensamos que estaba muerto y lo enterramos''.

Unas palabras que ambas dijeron días después de haber enterrado a su amado perro. Para ellas Dik estaba muerto y enterrado, y querían pasar página lo antes posible... ¡hasta que el destino les jugó una mala pasada!

Una nueva familia para Dik 

Desde el refugio publicaron imágenes de Dik con la intención de encontrarle una nueva familia y las mujeres se dieron cuenta de que el perro que estaban viendo era el suyo. ¡No se lo podían creer! Con lágrimas en los ojos y muy asustadas, las dos mujeres salieron corriendo en busca de su amado perro. 

Al principio los miembros del refugio no se creían demasiado su testimonio, pero la manera en la que las mujeres hablaban de Dik, la reacción de este al verlas y el buen fondo que se detecta de manera natural en las personas consiguieron llevarselo a casa de nuevo. 

Una historia traumática que presume de final feliz. Dik está junto a sus mamás. Los tres vivirán felices durante el resto de sus vidas. ❤