Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Mira impotente mientras cavan su tumba: la cosa no salió como esperaban

tumba perro
© Twitter - Franklin Hendry

Dos fotografías conmovieron las redes sociales hace unos días. Franklin Hardy publicó el momento en el que su padre cavaba un sepulcro para su propio perro, diagnosticado con una enfermedad en estado terminal no divulgada. Afortunadamente, esta historia tuvo un final feliz.

Por Jose Manuel Cano, 23 abr. 2019

Una escena desgarradora

Las imágenes no pueden ser más impactantes. La historia que hay detrás de las fotografías que acompañan a este texto resulta estremecedora a todas luces. No hay duda de lo que está ocurriendo ahí. El dueño de este pobre perrito está cavando la tumba de su compañero de vida en su propio jardín. 

La escena no puede ser más triste. Decir adiós a tu mascota es una de las situaciones más desagradables y complicadas que todo propietario debe vivir alguna vez en la vida. Para este hombre en cuestión, un ciudadano de la zona rural de Virginia, Estados Unidos, fue uno de los capítulos más amargos de su vida. El veterinario le había informado previamente por teléfono que lo mejor para su perro enfermo era sacrificarlo, por lo que se preparó para lo peor y, con todo el dolor de su corazón, cavó un sepulcro para él. 

Su perro, un adorable golden doodle dorado, contempló la escena allí quieto, en silencio, y con un rostro de tristeza que ha sobrecogido a las redes sociales. Hay quien defiende que nuestros amigos caninos no se dan cuenta de nada porque no entienden esta situación, pero esta imagen solo demuestra que quien piensa así se equivoca. Los perros son mucho más inteligentes de lo que podemos creer en un primero momento, y a buen seguro de que este pobre perrito estaba asimilando que sus días estaban terminando. Esa carita de pena lo dice todo. 

La eutanasia del perro estaba programada para unas horas más tarde y se produciría en su propia casa. El veterinario le ofreció desplazarse directamente hasta el domicilio para ponerle la inyección final. Era hora de decir adiós a su pobre perrito. "El veterinario le dijo a mi padre por teléfono que el perro tenía que ser sacrificado. Que más tarde, él mismo vendría a la casa a hacerlo", relató Franklin Hardy, un guionista y productor de series de televisión que vive en Los Ángeles, California, en la costa oeste del país norteamericano.

Franklin adjuntó las fotografías del padre cavando la tumba, que estaría situada en la parte trasera de su propia granja

"Entonces, mi padre cavó la tumba del perro y dejó que el perro mirara mientras lo hacía", añadió Franklin, que contó la historia en su cuenta personal de Twitter y recibió en las primeras 48 horas unos 6.600 retuits y más de 36.800 'likes'.

Una sorpresa que te emocionará

Increíblemente, al comprobar al animal, el veterinario concluyó que todo había sido una "falsa alarma". El profesional médico corrigió su primer diagnóstico y el animal no tuvo que ser sacrificado.

"El veterinario vino, revisó al perro y dijo que era una falsa alarma. ¡Oops! ¡El perro está bien! Todo lo que sucedió entorno a esto es una locura", precisó Hardy. El guionista cuestionó el primer diagnóstico de este profesional. "¿Por qué un veterinario sentenciaría a un perro a muerte por teléfono? Ni idea. Le dije a mi padre que no parecía ser un muy buen veterinario", pero el padre le aseguró que se trataba de un gran profesional.

Naturalmente, a esas alturas de la película la gente estaba muy preocupada por el desenlace de una historia aparentemente trágica, por lo que el giro de los acontecimientos en el último momento fue un motivo de alegría inmenso para todos. El perro se está haciendo famoso en la red y todos lo celebramos. 

Hardy también contó las razones por las que su padre no tuvo reparos en dejar que el perro estuviese presente mientras le cavaba su futura tumba. "No parecía molestarle, pero sí fue un poco difícil para mí", recordó.

Algunas de las respuestas al tuit resultaron bastante cómicas, pero muchos usuarios recordaron historias personales bastante duras en la que sus perros fueron conscientes en todo momento de que su muerte podía estar cerca. "Me estoy riendo muchísimo con sus comentarios, gracias a todos por preguntar si el perro está bien", respondió Hardy unas horas después. "Mi padre dice que su mascota se lo está pasando 'famosamente' bien", culminó el escritor junto a una , adjuntando una bonita foto del golden doodle.