Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Se va una semana dejando a sus perros encerrados en su terraza de Sevilla: ¿Qué le depara la justicia?

perros encerrados © Shutterstock

Un sevillano sin escrúpulos se muda a vivir a Asturias dejando a sus perros encerrados en su terraza. Lo que pasó después hará que se te salten las lágrimas de rabia y de tristeza. ¿Caerá el peso de la justicia sobre el hombre?

Por Vanessa Parapar, 25 abr. 2019

A la redacción de Wamiz nos llegan noticias tan tristes que nos da hasta pena contarlas y ¡esta es una de ellas! No obstante y con todo el dolor de nuestro corazón intentaremos narrarte esta cruel historia de abandono animal con el objetivo de concienciar a la gente para que no maltrate a sus animales puesto que ellos jamás lo harían.  

La fiscalía de Sevilla pide una condena de más de 3.200 euros de multa para un hombre que abandonó a su suerte a sus dos perros sin pensar en ningún momento en las consecuencias de dejar a un lado a sus mascotas. Lo que pasó después es, literalmente, de película -de terror-. 

Se fue a vivir a otra ciudad

El acusado Juan B.B. (como se puede comprobar las Autoridades tardaron muy poco en identificarlo) dejó abandonados a sus perros en la azotea de su casa de Sevilla para irse a vivir a Asturias. El hombre actuó, según fuentes policiales consultadas por el Diario de Sevilla, de manera consciente y teniendo muy claro lo que hacía ya que además de abandonar a sus dos mascotas hizo lo mismo con su madre, una mujer de 82 años que sufría una grave enfermedad. 

A tenor del escrito de la Fiscalía, el señor se mudó dejando su vida y a sus seres queridos a un lado sin importarle nada ni nadie. Juan B.B. se ausentó de su domicilio sevillano más de una semana, el tiempo suficiente para que sus mascotas comenzaran a sufrir las duras e irremediables consecuencias que supone el abandono puesto que el hombre no delegó en nadie el cuidado de sus perros. 

''Los dejó morir de hambre''

Esa es una de las frases que componen el texto presentado por el Fiscal en el cual queda patente que Juan B.B. se enfrenta a un delito de abandono animal. Unas palabras que a primera vista pueden delatar una manera de hablar pero que, finalmente son la cruda realidad. 

Los perros murieron de sed y de hambre. El hombre no se ocupó de dejarles ni agua ni comida ni encargó a nadie que cuidara a sus mascotas. Por lo tanto, los animales perdieron la vida por culpa de un ser humano sin escrúpulos ni corazón. La muerte de estos pobres perros fue advertida por la vecina de Juan B.B. La señora se percató del fuerte olor a putrefacción e inmediatamente llamó a la Policía. 

Acto seguido; los agentes entraron en la azotea del edificio y fueron testigos de una desagradable y triste imagen. Los perros estaban en estado de descomposición debido, entre otras cosas, al crudo calor sevillano (esto sucedió en mayo de 2018). 

Delito de maltrato animal 

Los hechos que te acabamos de contar constituyen un delito de maltrato animal con resultado de muerte. Un suceso por el cual el fiscal pide para el acusado una condena que equivale a 3.240 euros de multa que podrá pagar a lo largo de 12 meses con una cuota de 9 euros al día. A esto debemos añadir que el juicio se celebrará en los próximos meses y en el mismo se solicitará para Juan B.B. 4 años de inhabilitación para la tenencia de animales. 

Sinceramente, nos parece de risa. ¿Vale tan poco la vida de un animal? ¿Acaso esta persona estará dentro de cuatro míseros años cuidando de nuevo de perros, gatos o cualquier tipo de mascota? ¡Reflexionemos entre todos e intentemos cambiar las cosas puesto que existen comportamientos que no deberíamos de consentir