Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Deja a su perra en una residencia canina: cuando regresa a buscarla se la devuelven "empaquetada"

nova empaquetada © Instagram

Una mujer dejó a su perra en una residencia canina mientras se fue de viaje y cuando regresó a buscarla una desagradable sorpresa la estaba esperando: el personal del centro le devolvió a su perra -literalmente-''empaquetada''.

Por Vanessa Parapar, 29 abr. 2019

A la redacción de Wamiz nos llegan a diario todo tipo de noticias, pero concretamente la que vamos a contar ahora no sabemos cómo demonios calificarla puesto que habla del caso más macabro de maltrato animal que hemos visto en mucho tiempo. Tenemos los pelos de punta y los ojos llenos de lágrimas. 

Kirsten Kinch dejó a su adorada perra, que respondía al nombre de Nova, en una residencia canina mientras se iba de viaje a Islandia. Hasta ahí todo bien puesto que nosotros siempre apostamos por dejar a nuestros perros en las mejores manos cuando no podemos atenderlos y, a simple vista; las guarderías para perros  están para eso. Aunque el centro con el que se topó Kristen respondía más a la casa del terror que a otra cosa

Un centro que deja mucho que desear

La joven dublinesa dejó a Nova en el prestigioso centro P&E Boarding Kennels un 27 de diciembre. Los trabajadores del centro solamente tenían que hacer su trabajo. Es decir, cuidar a la preciosa Husky. Sin embargo, el destino le tenía preparada una desagradable sorpresa a Kirsten cuando fue a recoger a su amada perra ese horrible 31 de diciembre. 

Cinco días fueron suficientes para acabar con Nova

Nada más bajarse del avión, la madre de Nova recibió una información extremadamente cruel y dura. Nova no fue capaz de sobrevivir los cinco días que estuvo en la guardería. Una noticia que cayó como un jarro de agua fría sobre su dueña ya que no dada crédito a lo que le estaban contando los trabajadores de la residencia canina. 

''Nos dijeron que Nova había muerto''. Esas fueron las palabras que tuvo que escuchar Kirsten en el momento que fue a buscar a Nova. Según los trabajadores y a tenor de lo que la chica ha comentado en las redes sociales, encontraron a la perra ensangrentada en su jaula. ''Nos quedamos devastados, impactados'', afirma Kirsten. 

Pero pasaron más cosas terribles

Si enfrentarte a la muerte de tu animal es un golpe muy duro imagínate recibir el cadáver. A día de hoy (han pasado varios meses desde el fallecimiento de Nova), su dueña se niega a asumir lo que pasó durante la entrega del cuerpecito inerte de Nova. 

"Habían aplastado a Nova en lo que solo puedo describir como una pelota envuelta en una bolsa negra, cubierta con cinta adhesiva. No había cuidado ni empatía en la forma en que había sido tratada. Estaba horrorizada, y no podía creer que hubiera un husky de 25 kg en aquella bola". Explicó Kirsten en su perfil de Instagram.

Unas palabras que solamente nos producen ira por partida doble. Cuando alguien deja a un animal en una residencia canina no se espera un final horrible para él ni mucho menos que le entreguen el cadáver de esa forma. 

Nova estaba enferma 

A tenor del testimonio que Kirsten ha contado en Instagram, Nova había estado enferma de colitis semanas antes de ser llevada a la residencia. La perra estaba tomando un tratamiento con esteroides que, según la veterinaria que cuidaba de ella, estaba dando los mejores resultados. 

La mamá de Nova, que no ha podido superar la muerte de su perra, quiere que se haga justicia con la muerte de Nova porque ella se encargó de darles instrucciones precisas de cómo tenía que ser el tratamiento y la forma en la cual la perra debía tomar las medicinas. "Les di instrucciones escritas y verbales", asegura en su relato de Instagram. 

Los dueños de P&E Boarding Kennels siguen asegurando que Nova recibió el tratamiento en la guardería durante esos tres días. Sin embargo, a Kirsten no le sirve de nada sus palabras porque nadie podrá devolver a su perra ni tampoco comprende lo que se atrevieron a hacer con sus restos. 

Una pérdida terrible

Nova falleció el 31 de diciembre de 2018. Su madre aún no ha superado su muerte y sigue reclamando justicia para Nova. "Nova ha dejado un agujero que será imposible de llenar, la echo de menos cada día y espero que escribir esto pueda detener una situación similar en el futuro", escribe la chica. 

Un llamamiento al que se suma todo el equipo de Wamiz porque casos así no se deberían permitir y deberían estar penados por la ley ya que estamos ante un caso de maltrato animal en toda regla. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Kirsten Kinch (@kirstenkinch) on