Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Puso su coche en venta para salvar a su perro enfermo, pero nunca habría imaginado lo que sucedería

Puso su coche en venta para salvar al perro
© thedodo.com

Siempre se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, pero en esta sorprendente historia queda claro que también puede suceder al revés. Randy haría cualquier cosa para salvar a su mejor amigo de cuatro patas... 

Por Jade del Arco, 2 may. 2019

Randy Etter y su perro Gemini están juntos desde que Gemini era un pequeño cachorro, hace ahora alrededor de dos años. Desde entonces, esta adorable pareja se volvió inseparable. El uno lo haría todo por el otro. Por eso no es de extrañar que, cuando Randy supo que podía perder a su mejor amigo, hizo absolutamente todo lo que estaba en sus manos para que esto no pasase. 

Un desgraciado accidente

Todo comenzó hace algo más de un mes mientras Gemini jugaba con la hija de Randy. La niña se divertía lanzándole al perro su biberón. El perro corría para recogerlo y devolvérselo a su dueño, que lo lavó antes de dárselo de nuevo a la pequeña. Ambos eran el claro ejemplo de que perros y niños pueden convivir perfectamente y llevarse a las mil maravillas.  
 
Desgraciadamente, el juego acabó mal, y Gemini se tragó el biberón sin que su dueño se diese cuenta...
 
Poco a poco, Gemini empezó a ponerse malo y dejó de ser el mismo perrito que conocían sus dueños. Al principio, Randy no se preocupó demasiado, pero cuando Gemini empezó a vomitar de forma incontrolable, comprendió que algo no andaba bien y lo llevó inmediatamente al veterinario, que quedó perplejo ante lo que en encontró. 
 
Decidido a ayudar a su perro, Randy consultó a varios especialistas veterinarios hasta que dio con uno capaz de comprender qué estaba haciendo sufrir tanto a su mejor amigo. Finalmente, un veterinario determinó que una operación quirúrgica era necesaria. Su coste: 4500 dólares. Nada que ver con el precio habitual de una visita al veterinario. 

Una operación cueste lo que cueste

Devastado, Randy no contaba con esa suma de dinero necesaria para salvar a Gemini. Por lo que decidió vender su coche para poder ayudar a su amigo de cuatro patas. Aún así, la suma que consiguió seguía sin ser suficiente. Afortumandamente, un amigo cercano, decidió dejarle dinero a Randy para poder operar a Gemini pero ambos seguían sin llegar a la suma necesaria.  
 
Fue finalmente una asociación (la S.O.A.R Initiative (Street Outreach Animal Response)) que, tras escuchar la historia, decidió financiar la operación aportando 3000 dólares que obtuvo gracias a donativos. 
 
Gemini pudo ser operado con éxito y hoy está a salvo junto a su familia, que lo sigue queriendo más que a nada.