Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Los perros son aun más egoístas que nosotros, ¿¡está demostrado!?

perro egoísta
© Shutterstock

Un experimento realizado en Austria arroja datos realmente significativos que ponen en duda ciertos aspectos de la personalidad de los perros que creíamos incuestionables. Una de las conclusiones del estudio asegura que los humanos hemos convertido en egoístas a nuestros amigos caninos.

Por Jose Manuel Cano, 6 may. 2019

¿Han perdido los perros su solidaridad?

Nadie duda de la fidelidad de un perro. Nosotros tampoco. Sin embargo, un estudio realizado en Austria arroja serias incógnitas sobre la generosidad real de nuestros amigos caninos. ¿Son fieles y amables? Sin duda que sí, aunque es probable que también sean un poco egoístas en algunos aspectos de su personalidad

El experimento lo ha publicado la revista estadounidense PLOS One esta semana y pone en cuestión la verdadera reputación de los perros. ¿Por qué? Los investigadores pusieron a prueba la solidaridad canina con un sistema que les hacía recibir comida presionando un botón con su hocico. Cada vez que un perro presionaba uno de los botones, otro perro en otro recinto recibía comida, mientras que el que presionaba el mecanismo no recibía ninguna recompensa. Pues bien, este mismo experimento se realizó con lobos y las diferencias en los resultados fueron ciertamente notables y sorprendentes. 

Los lobos presionaron el botón más veces para alimentar a sus congéneres. Los perros, en cambio, mostraron ser mucho más egoístas y no compartieron sus croquetas con otros perritos. "Nuestros hallazgos ciertamente sugieren que los perros perdieron cierta prosocialidad entre ellos, en comparación con los lobos", explica Rachel Dale, investigadora especializada en el comportamiento animal. 

Todos los animales conocían perfectamente el mecanismo y las consecuencias de sus acciones

Con la domesticación, los perros parecen haber perdido la tendencia a ayudar al compañero. "Los perros perdieron cierta confianza mutua y, por lo tanto, ya no necesitan tener tanta consideración por las necesidades de otros perros como los lobos", concluye Dale, de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena.

Los perros demostraron un individualismo alarmante

Los perros estaban entrenados previamente y sometidos a esta acción voluntaria con la que sabían que beneficiaban a un compañero con el que se habían criado y que se encontraba en una habitación contigua. Al contrario que los lobos, que manifestaron un comportamiento notablemente más solidario hacia sus compañeros de grupo proporcionando comida muy por encima de lo esperado, "los perros no". De hecho, su egoísmo llegó a resultar alarmante pues incluso accionaron más veces el mecanismo para enviar comida cuando la otra estancia estaba vacía que cuando había otro perro. 

Cuando los perros tenían la oportunidad de enviarse comida a sí mismos, recuperaban nuevamente el interés en la prueba

En el caso de los lobos, se evidenció un sentimiento de camaradería limitada pues su generosidad no era indiferente: solo enviaban comida a compañeros de su manada. Cuando se trataba de lobos de otro grupo, aunque los conocieran, no mostraban esa desprendimiento.

La resolución definitiva del estudio

La conclusión a la que llegaron estos expertos es que los perros tienen cierto carácter solidario gracias a su origen lobuno, pero que seguramente ha quedado muy reducido al sacarlos de sus manadas y convertirlos en animales 'humanizados' que han vivido en casas durante miles de años.

¿Hemos convertido en egoístas a nuestros perros? Probablemente sí. "Como científica, es difícil para mí ser tan directa y decir que los perros pueden ser más egoístas que los lobos. No hemos demostrado que le quitarían activamente la comida a otros", advierte Dale. "Sin embargo, puedo decir que a través de nuestra serie de estudios hemos demostrado que tienen menos probabilidades que los lobos de donar alimentos a otros de su propia especie", concluye esta experta del Instituto de Etología Konrad Lorenz.